SARAH PALIN APOYA A CARLY FIORINA EN CALIFORNIA… Y A ALGUNOS LES DA UN ATAQUE DE NERVIOS


 

Hoy tenemos mucha faena. Hay mucho sobre lo que hablar así que me permitirán que me deje de rodeos y vaya directamente al grano. Ante todo, anunciarles que el segundo libro de Sarah Palin ya tiene fecha de publicación: el próximo día 23 de noviembre. Se va a titular America by heart: reflections on family, faith and flag (Estados Unidos de memoria: reflexiones sobre la familia, la fe y la bandera). Por la nota de prensa de la editorial que lo va a publicar, HarperCollins (la misma que publicó Going Rogue), el libro es un homenaje a los valores tradicionales estadounidenses e incluirá “una selección de lecturas clásicas y contemporáneas que la han conmovido [a Sarah Palin]”, entre los que se encuentran tanto “los documentos fundacionales de la nación como grandes discursos, sermones, cartas, literatura y poesía, biografías e incluso algunas de sus canciones y de sus películas favoritas”. Así mismo, la nota de prensa destaca que el libro está inspirado no sólo en su “firme creencia en la importancia de la familia, la fe y el patriotismo”, sino también en algunas de las personas que conoció el año pasado mientras promocionaba Going Rogue. “El libro incluirá también retratos de algunos de los extraordinarios hombres y mujeres a los que ella admira y que personifican su hondo amor por el país, sus firmes raíces en la fe y su profundo amor y aprecio por la familia”. La nota termina anunciando que se está preparando una nueva gira promocional por todo el país aunque ésta todavía no está decidida. La primera edición será de un millón de ejemplares, 500.000 menos que la de Going Rogue, pero eso no tiene más importancia que la de ofrecer un avance de las previsiones de la editorial. Ciertamente será difícil que llegue a los 2,6 millones de ejemplares vendidos de Going Rogue, pero estoy convencido de que alcanzará los dos millones sin demasiado esfuerzo. Nada más anunciarse la próxima publicación del libro, se produjo una avalancha de peticiones de reserva en Amazon que no hay duda de que acabarán llevando el libro hasta el número uno de las listas de ventas, lo cual es todo un éxito para un libro que ni siquiera está publicado y que aún tardará medio año en serlo. Yo, por supuesto, lo voy a comprar y, tan pronto como lo tenga, lo voy a devorar. Tengo que hablar con mi amiga L. para que me lo consiga. Y cuando lo tenga, no se angustien porque antes de quince días les haré otro resumen como el que ya hice de Going Rogue para que todos aquellos que no lo puedan leer directamente del inglés  puedan disfrutar en la medida de lo posible de él. Palabra de Palin.

Como ya saben todos ustedes, hoy vamos a hablar sobre lo que ha pasado recientemente en California donde falta apenas un mes para que se celebren las primarias republicanas que van a elegir al candidato del partido para disputarle el escaño en el Senado a su actual poseedora, la demócrata Barbara Boxer. Tres son los rivales que se han postulado para ser nominados: Tom Campbell (a la izquierda), Chuck DeVore (en el centro) y Carly Fiorina (a la derecha). Del primero, sólo me oirán hablar mal porque es un mal bicho y lo digo así de claro; del segundo, no tengo nada contra él, pero creo que ha medido mal sus fuerzas, se ha comportado arrogantemente y, en definitiva, ha metido la pata hasta el fondo; y de la tercera, resulta que es la favorita de Sarah Palin, lo cual ya merece como mínimo un respeto por mi parte, aparte de que es una mujer que no nació precisamente ayer y que tiene más experiencia en la vida de la que podré llegar a tener yo aunque me reencarnase veinte veces seguidas (siempre y cuando no fuese como vaca). Vamos a entrar pues en detalles y a dejar que cada uno se forje su propia opinión.

Las elecciones al Senado por el estado de California

En California, las elecciones de este 2 de noviembre que viene van a elegir a uno de los dos senadores que representan al Estado en el Senado de Estados Unidos Actualmente, esos dos senadores son dos mujeres y ambas pertenecen al Partido Demócrata, algo no demasiado sorprendente si recordamos que California es un estado especialmente azul (o sea, demócrata), tan o más azul como lo pueda ser Massachusetts, por ejemplo. La senadora que continúa en su puesto hasta la próxima cita electoral en 2012 se llama Dianne Feinstein y es una de las más liberales del Senado, ya que la ACU (American Conservative Union) le ha dado una nota de 0 puntos en su habitual escala anual (y en 2008, sacó 4 puntos, con lo que aún resulta que ha empeorado), lo cual significa que es muy liberal, pero mucho. De hecho, sólo 24 de los 57 miembros demócratas del Senado obtuvieron ese cero patatero como calificación). Por lo que se refiere a la senadora cuyo escaño se ha puesto en juego este año, su nombre es Barbara Boxer y todo lo que hemos dicho sobre su colega, Feinstein, es de aplicación para ella: su nota también es de 0 puntos (en 2008, fue igualmente de 4 puntos, lo que demuestra que ambas mujeres son tal para cual).

La senadora Barbara Boxer (que a mí me recuerda a Cruella de Vil, ¿no les parece?), tan liberal ella que mucho me temo que el próximo año acabe obteniendo una calificación negativa por parte de la ACU, un -4 o algo así si es que no logramos echarla antes. Afortunadamente, tenemos una posibilidad de lograrlo este año y repetir la proeza de Scott Brown en Massachusetts, pero para ello tendríamos que estar todos bien unidos y me temo que eso no va a suceder. Hay una prima dona por ahí que no está dispuesto a ello y que va a echarlo todo a perder sólo por resentimiento.

Cruella de Vil… quiero decir, Barbara Levy Boxer nació el 11 de noviembre de 1940 en Brooklyn (New York) y lleva en el Senado de Estados Unidos desde 1992, lo que ya es tiempo, ¿verdad? Tras su colega, Dianne Feinstein, Boxer fue la segunda mujer judía en la historia en ser elegida para ser senadora nacional. Una vez que ocupó el escaño, Boxer inició una fulgurante carrera que le ha llevado a ser la única senadora que preside dos comités simultáneamente, el de Obras Públicas y Medio Ambiente y el de Ética, además de ser una de las dirigentes de la mayoría demócrata en el Senado, ostentando del cargo de chief deputy whip (algo así como el tercero al mando).

Durante las primarias presidenciales de 2008, Boxer, que era una de las superdelegadas nombradas a dedo por la maquinaria del partido, declaró que apoyaría al vencedor de las primarias demócratas en California, que resultó ser Hillary Clinton. Sin embargo, consciente de que el saber aplicar aquello de donde dije digo, digo Diego es una de las virtudes políticas supremas, prefirió permanecer neutral hasta que finalmente el luego presidente de Estados Unidos obtuvo la mayoría de delegados suficiente para ser nominado, momento en el que le respaldó públicamente (justo el día después de las últimas primarias).

Para estas elecciones, Boxer no tiene apenas competencia entre sus filas, debiendo deshacerse solamente de un empresario, Brian Quintana, y de un periodista, Mickey Kaus, que no tienen la más mínima posibilidad de disputarle la nominación y que nadie sabe muy bien qué pintan ellos ahí como no sea para hacer bonito. Boxer es una candidata muy apreciada entre los votantes demócratas de California y en 2004, en las últimas elecciones a las que se presentó, ganó la reelección con un 58% de los votos y un record en número de votos populares con 6.955.728 votos, dejando al candidato suicida republicano, Bill Jones, para el arrastre.

Resumiendo, que Boxer es una de las candidatas más fuertes que presenta el Partido Demócrata en estas próximas elecciones y que sólo hay una mínima oportunidad de lograr desbancarla, pero para ello los republicanos deberían presentar un candidato que no sólo aglutine a conservadores y republicanos liberales (sí, malditos RINO, eso es, pero es que en California hay muchos) sino que pueda arrastrar también a una parte significativa de los votantes demócratas moderados (los blue dog democrats que se les llama), algo perfectamente posible dado que el perfil de Boxer es el de una radical de izquierdas, tan partidaria de la política de su presidente, el chiflado de la Casa Blanca, que se ha convertido en una de sus más fieles escuderas (tal vez para hacerse perdonar su pecadillo de tontear con Clinton hasta el último momento, por si acaso).

Las primarias republicanas: tres candidatos con muchas posibilidades

Ya hemos visto a los tres candidatos que se presentaron dentro del Partido Republicano para obtener la nominación. Los tres tienen un amplio historial y, antes de empezar a relatar todo lo que ha pasado durante estos últimos días, vamos a conocerlos un poco mejor:

Tom Campbell: Thomas J. Campbell nació el 14 de agosto de 1952 en Chicago (Illinois). Antiguo representante por California en la Cámara de Representantes de Estados Unidos (entre 1989 y 1993, representó a la 12ª circunscripción electoral y entre 1995 y 2001 a la 15ª). Doctor en Derecho y en Economía, ha sido catedrático en la universidad de Stanford (Law School), decano de la Haas School of Business y catedrático en Berkeley, dando clases actualmente en la universidad de Chapman (Law School).

Campbell es un republicano de los más liberales, habiéndolo sido desde siempre, lo cual en estos tiempos de fuerte sensibilización de los votantes conservadores, que ya no están dispuestos a cerrar los ojos (y las narices) y votar sin más, lo convierte en una muy mala opción para el partido. No es sólo que Campbell sea partidario del aborto, del matrimonio homosexual, se oponga a la perforación en la plataforma continental para buscar más pozos de petróleo y sea más que reticente a apoyar la Segunda Enmienda, la del derecho a poseer y llevar armas, sino es que además su historial político está lleno de actos de hostilidad hacia el estado de Israel. Así, por ejemplo:

  • En 1990, siendo miembro de la Cámara de Representantes, Campbell fue uno de los únicos 34 representantes que votaron en contra de una moción que expresaba el apoyo de la Cámara a que Jerusalén sea la capital de Israel.
  • En 1997, siendo miembro de la Cámara de Representantes, Campbell redactó una enmienda legislativa proponiendo que se cortara toda ayuda económica por parte de Estados Unidos a Israel. La propuesta fue derrotada en el comité correspondiente por 32 votos contra 9, siendo más sangrante aún por el hecho de que recientemente Israel acababa de admitir una reducción gradual de dicha ayuda durante un período de 8 años.
  • En 1999, siendo miembro de la Cámara de Representantes, Campbell fue uno de los únicos 24 representantes que votaron en contra de una moción que expresaba la oposición de la Cámara a que los palestinos declararan unilateralmente la creación de un estado propio.
  • En 1999, siendo miembro de la Cámara de Representantes, Campbell fue uno de los únicos 13 representantes que votaron a favor de una enmienda legislativa que proponía, de nuevo, que se cortara toda ayuda económica por parte de Estados Unidos a Israel.

Aparte de eso, lo peor es que en 2002 Campbell escribió una carta en defensa de Sami Al-Arian, un profesor de la University of South Florida que se había metido en problemas por sus posturas radicales, pidiendo a su rector que no lo sancionara. Algún tiempo después, Al-Arian fue detenido y condenado en 2006 a 57 meses en prisión y a ser deportado con posterioridad por conspiración para ayudar a la organización terrorista Jihad Islámica. En su defensa, Campbell esgrime que cuando escribió su carta no tenía ni idea de que Al-Arian fuera un terrorista ni que hubiera dicho, en un discurso comentado en el programa de Bill O`Reilly, The O`Reilly Factor, poco antes de que la escribiera, las siguientes frases: “La yihad es nuestro camino. Victoria al Islam. Muerte a Israel”, lo cual resulta poco convincente ya que en la carta de marras escribió: “Leí una transcripción de la entrevista en The O’Reilly Factor”. Además, por si fuera poco, en 2000, durante su fracasada campaña al Senado, Campbell recibió una contribución de 1.300 dólares por parte de Al-Arian, contribución que Campbell se ha empeñado tercamente en negar que existiera y que los archivos de la Federal Election Commission han demostrado que efectivamente existió. Para que un terrorista como Al-Arian deseara contribuir a su campaña electoral, muy cercano debió sentirse entonces a Campbell en sus opiniones políticas, digo yo.

Menudo bicho, ¿no?

Chuck DeVore: Charles S. DeVore nació el 20 de mayo de 1962 en Seattle (Washington) y actualmente es el representante estatal de la 70º circunscripción electoral en la asamblea estatal de California. En 1983, DeVore se alistó en la reserva del ejército de Estados Unidos como soldado raso, ascendiendo sucesivamente hasta que se retiró del servicio activo en 2007 con la graduación de teniente coronel.

De opiniones claramente conservadoras, DeVore es un político en activo cuyas posturas contrastan claramente con las de su rival, Tom Campbell. Así, por ejemplo, se opone al aborto, al matrimonio homosexual, apoya la perforación en la plataforma continental para buscar más pozos de petróleo, defiende la Segunda Enmienda, está a favor de la energía nuclear, de los recortes fiscales, a favor de que se revoque la reforma de la Sanidad recientemente aprobada por el Congreso, etc.

Sin embargo, al igual que Campbell que tiene un problema con Israel, DeVore tiene su propio problema y ése es el hecho de que está financiando su campaña electoral a cargo del dinero de los contribuyentes. Y es que todos, absolutamente todos, los miembros del equipo electoral de DeVore son funcionarios públicos que, además de su trabajo normal en la administración ocupándose de los asuntos del legislador DeVore, doblan su jornada trabajando en la campaña del candidato DeVore, no teniendo éste ni un solo trabajador contratado expresamente para la campaña y al que pague de su propio bolsillo. Ciertamente, es habitual en todas las legislaturas, tanto estatales como nacionales, que dichos funcionarios colaboren voluntariamente en las campañas electorales de sus respectivos jefes, pero cuando una campaña sólo tiene como trabajadores a esas personas, no habiendo ni un solo trabajador “externo”, la cosa empieza a oler mal. De hecho, la situación es tan ridícula que si alguien de la prensa pretende entrar en contacto con el cuartel general de la campaña del candidato DeVore durante la jornada laboral habitual de la administración, lo único que se encuentra es un buzón de voz que le pide que deje su mensaje. Y eso es señal de dos cosas: la primera, muy fea, que DeVore está haciendo mal uso de los recursos públicos puestos a su disposición como legislador estatal, abusando de ellos; la segunda, muy preocupante, que DeVore es incapaz de recaudar un dólar que sostenga su campaña.

Y ése es un detalle que a alguien como Sarah Palin no podía pasarle desapercibida, por supuesto.

Carly Fiorina: Carleton S. Fiorina (de soltera Sneed) nació el 6 de septiembre de 1954 en Austin (Texas). Licenciada en Historia y Filosofía Medieval en la Stanford University, completó sus estudios con un MBA en marketing en la University of Maryland y un master en gestión empresarial en la MIT Sloan School of Management.

Sus inicios profesionales fueron difíciles, ya que empezó a trabajar como secretaria o recepcionista en varias firmas, una de las cuales fue precisamente Hewlett-Packard. También fue durante un tiempo profesora de inglés en Italia. Por fin, Fiorina entró a trabajar en AT&T en 1980 y poco a poco fue escalando posiciones hasta llegar a ser su vicepresidente y la encargada del lanzamiento de la compañía desgajada del tronco materno, Lucent. En 1999, Hewlett-Packard la nombró CEO (chief executive officer, directora general) lo que la convirtió en la primera mujer en dirigir una empresa del ranking Fortune 20, convirtiéndose por ende en, tal y como lo reconoció la propia revista Fortune, “la mujer más poderosa del mundo de los negocios”.

Carly Fiorina durante su etapa como CEO de Hewlett-Packard. Su estilo fue el de una ejecutiva muy visible para los medios de comunicación.

En 2002, Hewlett-Packard se fusionó con la gran rival, Compaq, un proceso que estuvo lleno de problemas legales pero que finalmente se completó con éxito, creando la mayor compañía del mundo en fabricación de ordenadores personales. En 2005, el consejo de administración de Hewlett-Packard decidió prescindir de ella y le forzó a dimitir. Ciertamente, las opiniones sobre su gestión durante esos años al frente de HP son dispares; hay quien considera que fue un desastre para la compañía y quien considera que fue beneficiosa. Como mínimo, todos reconocen que Fiorina no se escondió nunca a la hora de tomar decisiones, ya fueran acertadas o no.

En 2008, Fiorina se incorporó al equipo del entonces candidato a la presidencia de Estados Unidos, John McCain, como asesora en cuestiones económicas, pudiendo ser que Palin y ella se conocieran personalmente en algún momento durante la campaña.

Como política, Fiorina es una conservadora. Se opone al aborto, se opone a los matrimonios homosexuales, es partidaria de la perforación petrolífera en la plataforma continental para buscar más pozos de petróleo, defiende la Segunda Enmienda, defiende la necesidad de luchar contra la inmigración ilegal y asegurar las fronteras (algo que debería ser tarea del gobierno federal, en su opinión), reconoce la existencia del cambio climático aunque se niega a achacarlo a la actividad humana y cree que la ciencia no ha logrado relacionar esa causa con ese efecto, etc. En definitiva, sus opiniones son tan conservadoras como las que mantiene Chuck DeVore, su gran rival en estas primarias, ya que ambos están compitiendo por los mismos electores.

En febrero del año pasado, se le diagnosticó un cáncer de mama. Fue operada en marzo y posteriormente siguió un tratamiento de quimioterapia que le provocó la pérdida del cabello, pero del que se ha recuperado completamente. ¡Bien por ella!

La batalla por la nominación


Con estos tres rivales, estaba claro que la campaña por las primarias republicanas iba a ser de lo más interesante. Varias cosas están claras: la primera, que la gran favorita para ganar las elecciones en noviembre es la candidata demócrata, Boxer, quien en ningún momento ha dejado de ganar en ninguna encuesta electoral aunque sin llegar a distanciarse demasiado de ninguno de los tres posibles candidatos republicanos. Así, el último sondeo del que tengo noticias, uno de Rasmussen Reports de mediados de abril, arrojaba los siguientes resultados:

Boxer: 43%; Campbell: 41%
Boxer: 42%; Fiorina: 38%
Boxer: 42%; DeVore: 39%

La segunda, que a pesar de esa condición de favorita de Boxer, ésta no ha llegado a superar nunca el 47% de la intención de voto, lo que a estas alturas de la campaña, el no llegar a un porcentaje del 50%, la convierte en “vulnerable”; la tercera, que los tres candidatos republicanos están también estancados en sus intenciones de voto, siendo Campbell el preferido por el electorado, seguido de Fiorina y después DeVore, aunque el porcentaje de indecisos supera el porcentaje de votos a favor de DeVore, con lo cual éste último realmente ocupa la cuarta plaza, tal y como demuestra este sondeo de Survey USA realizado a principios de este mes de mayo:

Campbell: 35%
Fiorina: 24%
DeVore: 15%
Indecisos: 23%
Otros: 3%

Boxer es una rival vulnerable pues, pero muy fuerte a pesar de todo. Dentro del campo republicano, Campbell es un candidato tan liberal que, sencillamente, no hay apenas diferencia entre él y Boxer, lo cual le convierte en un candidato imposible para los votantes conservadores. Además, sus controvertidas opiniones sobre Israel, que repugnan tanto a republicanos como a demócratas, serán algo que utilizará Boxer, que es judía, a fondo para perjudicarle y ganar fácilmente las elecciones. Fiorina, en cambio, es una candidata con todos los respaldos necesarios para la tranquilidad de esos mismos votantes conservadores (la respaldan National Right to Life, California Pro-Life Council, The Susan B. Anthony List y más) y su campaña cumple los requisitos de seriedad y profesionalidad que no está cumpliendo la de DeVore quien, a pesar de haber sido respaldado por el movimiento Tea Party de California, no logra despegar de ninguna manera, logrando únicamente el favorecer a Campbell.

Así las cosas, lo mejor sería que DeVore reconociera que su campaña ha sido un fiasco, que se retirara, que diera su apoyo a Fiorina y que se presentara de nuevo en 2012, compitiendo contra Feinstein y contando con el apoyo entonces de una posible senadora Fiorina, cosa que sería más que posible.

Sarah Palin toma partido

Así estaban las cosas cuando Sarah Palin publicó hace un par de semanas una de sus notas en Facebook. Era una nota de respaldo e iba dirigida a Carly Fiorina, la candidata a senadora por California. La nota rezaba así (lea el original aquí):

¡Vamos a sacudir las cosas en California!

Me gustaría contarles algo acerca de una conservadora sensata que se presenta a las elecciones en California de este año. Ella creció en un hogar modesto con un papá maestro de escuela, trabajó para costearse sus estudios en varias universidades y luego entró a competir en un campo en el que pocas mujeres se habían aventurado. Mediante una combinación de trabajo duro, perseverancia y sentido común, demostró a los que siempre dicen que no que estaban equivocados al alcanzar la cumbre, donde sirvió con distinción –haciendo frente a la dura verdad, tomando decisiones difíciles y mostrando verdadero liderazgo durante un difícil período de transición. Cuando otras habían fracasado, su compañía capeó la tormenta y se asentó sobre unos más firmes pilares.

Su nombre es Carly Fiorina y me siento orgullosa de respaldarla para el Senado de Estados Unidos.

Carly es la conservadora sensata que California necesita y que nuestro país podría utilizar en estos tiempos difíciles. Aún más importante, se presenta por las razones correctas. Ella tiene un conocimiento que es amargamente echado en falta en D.C. Ella no es una política professional. Es una mujer de negocios que ha dirigido una gran corporación. Conoce como incentivar realmente la creación de empleo. Su conservadurismo fiscal está enraizado en verdadera experiencia de la vida. Ella sabe que cuando el gobierno crece, el sector privado se encoge bajo el fardo de la deuda y el déficit. Podemos confiar en que Carly hará lo correcto por la economía de Estados Unidos y tomar las decisiones de principios tal y como lo ha hecho durante su carrera profesional

Por favor, consideren que Carly es la conservadora que tiene el potencial de batir a la liberal senadora de California, Barbara Boxer, en noviembre. Soy una declarada partidaria de las primarias disputadas, así que estoy contenta de ver la disputa dentro del GOP de California, pero apoyo a Carly en su lucha a través de unas duras primarias contra un miembro liberal del GOP que parece no tener ninguna diferencia con Boxer, uno de los más izquierdistas miembros del Senado. Carly necesita nuestro apoyo en este crucial año electoral cuando tenemos una verdadera oportunidad de poner fin a la agenda del “Gran Gobierno” de Pelosi/Reid.

Confío en que se unirán a mí en mi apoyo a Carly. Visiten su website aquí y síganla en Facebook y en Twitter. Lean sobre sus posturas y sus planes para ayudarnos a volver al camino correcto.

California es todavía “territorio Reagan” y Carly promete que sus valores “conservadores de Reagan” serán bien utilizados a favor de su estado y de nuestra gran nación. Sacudir las cosas en California es algo que hace tiempo que debería haberse realizado. ¡Vamos a ayudar a Carly a hacerlo!

Sarah Palin

Hasta aquí la nota de Sarah Palin, una nota como otras muchas que ha publicado ya apoyando a uno u otro candidato. Lo extraordinario esta vez consiste en que el habitual alud de protestas que siguen a cada una de sus notas procedió no del campo demócrata, sino del republicano. ¡Toma castaña!

Por supuesto, el primero en reaccionar fue el otro candidato conservador, DeVore, quien se sintió por lo que parece lo bastante ultrajado por el apoyo de Palin a Fiorina como para perder la medida de las cosas y responder de una manera que le descalificaba por completo, por más que lo hiciera a través de su portavoz, Joshua Trevino, quien declaró:

Este movimiento conservador popular es de hecho un movimiento conservador popular. Carly piensa que puede encontrar al perro pastor que meta en el corral a las ovejas. Chuck DeVore saber que no son ovejas en absoluto. Son estadounidenses. Y tomarán sus propias decisiones.

Por si acaso alguien no entiende la referencia, el “perro pastor” es Palin y las “ovejas” son los votantes conservadores. Por supuesto, y tal y como ya he dicho antes, una nota semejante, tan falta de clase, descalifica de inmediato a quien la emite, revelando su falta de madurez y, en consecuencia, la imposibilidad de confiar en alguien así para un cargo tan importante como es el de senador de los Estados Unidos. Esa nota no es más que la rabieta de un niño malcriado a quien se le ha arrebatado su juguete favorito y, en el caso de un político, prácticamente una nota de suicidio. Y es que más de una persona ha cambiado su opinión sobre DeVore después de esta metedura de pata.

Pero no contento con meter la pata una vez, DeVore se lució de nuevo y publicó, esta vez de su propio puño y letra, una declaración en la página web RedState.com que de nuevo no era más que una rabieta (y ya van dos):

Ella aplastó a Tom Campbell.
Intentó ignorarme a mí
Y anunció su apoyo a Carly Fiorina.
Llamó a Fiorina “conservadora sensata” y dijo que Fiorina es “la única conservadora en la campaña que puede batir a Barbara Boxer”.
Me gusta Sarah Palin. Tengo una gran opinión de ella. Pero se ha equivocado.

(…)

No voy a engañarles, me hubiera gustado recibir el apoyo de Sarah Palin (y ojalá lo logre después de que haya ganado las primarias).

El resto de la declaración no es más que un intento de vilipendiar a Fiorina. Por cierto, RedState.com es un sitio web fuertemente anti-palinista así que una declaración como ésta de DeVore les ha venido como anillo al dedo a sus lectores.

Y si DeVore estaba que se subía por las paredes, muchas otras personas también. Un gran número de comentarios han circulado por Internet lamentando la decisión de Palin y, en algunos casos, renegando incluso de ella. De entre todos ellos, el más destacado tal vez haya sido el de Eric Odom, de Liberty First PAC, una de las organizaciones miembro del movimiento Tea Party, que se despachó a gusto declarando que el apoyo de Palin a Fiorina era “un pecado imperdonable” y su segundo error grave después de haber apoyado a John McCain en su campaña para la reelección al Senado de Estados Unidos.

La primera falta grave fue dolorosa, pero tolerable. Esta segunda falta grave es completamente confusa, deshonesta y me hace sentir engañado.

Una opinión como cualquier otra. Y es que no sé quién le ha dicho a Odom que puede hablar en nombre de todo el movimiento, sobre todo cuando las encuestas demuestran que cada vez más miembros del movimiento están abandonando a DeVore y pasando a apoyar a Fiorina, reticentes todos ellos a favorecer a Campbell por mera tozudería. El caso es que fue tanta la controversia que se despertó que la propia Palin tuvo que acabar saliendo al paso añadiendo un párrafo a su nota original en el que detallaba los motivos de su apoyo a Fiorina, pero sin retirárselo en ningún momento (algo impensable en ella). El añadido rezaba así:

Actualización: Me gustaría añadir algunas pocas cosas acerca de mi respaldo a Carly porque algunas reacciones que se han producido por ahí requieren de más información:

Carly ha sido respaldada por el National Right to Life, el California Pro-Life Council y The Susan B. Anthony List. Es pro-vida, pro-matrimonio tradicional, pro-militares y pro-estricta seguridad de las fronteras y contraria a la amnistía. Está en contra de Obamacare y votará por revocarlo y evitar la toma de control por parte del gobierno de industrias y compañías privadas. Carly es también una gran defensora de la Segunda Enmienda. Como yo, es miembro de la NRA [National Rifle Association] y tiene una calificación de 100% y ella y su marido son propietarios de armas. Es pro-desarrollo energético y cree como yo en mi concepto de acercamiento a la independencia energética. Está en contra del cap and tax. Y lo más importante, Carly es la única conservadora en la campaña que puede batir a Barbara Boxer. Eso no es ser una RINO. Eso es ser una ganadora.

Sarah Palin

Como pueden ver, nada de pedir perdón y arriar vela. Todo lo contrario. ¿Acaso no es por eso que nos gusta tanto Sarah Palin? ¿Por su carácter y su independencia? ¿Y ahora pretenden algunos que haga lo que ellos dicen? Aviados están. Palin hará lo que le digan los demás cuando a las ranas les crezca pelo. Y si no, esperen sentados. Por cierto, ¿en qué se basan los protestones esos para decir que Fiorina es una RINO? Yo no he conseguido averiguarlo. Si alguien me lo quisiera aclarar, se lo agradecería mucho.

Para remachar el clavo, Jason Recher, uno de sus más estrechos colaboradores (si no el que más después de Todd y de Piper, ja, ja, ja), declaró a su vez lo siguiente, mientras explicaba que Palin respeta las diferencias de opinión pero que ella se mantiene firme en la suya:

La gobernadora nunca sigue la corriente. Es una persona muy independiente y le gusta sacudir el orden establecido –incluyendo el orden establecido popular conservador- siempre que puede.

En cuanto a Fiorina, ésta simplemente se ha mantenido al margen de toda esta polémica, estéril polémica en mi opinión, y se limitó a publicar un mensaje en Twitter diciendo que ella no es una política profesional, así que está orgullosa de todo el respaldo conservador que ha recibido incluyendo el de Sarah Palin. Elegante y profesional, no barriobajero e infantil, como DeVore, quien por las últimas noticias que tengo sigue por ahí lloriqueando que Palin no le quiere, ¡buaaa!

Y yo también tomo partido

Hasta aquí la historia de un llorica que ha demostrado que a la hora de hacer el ridículo los hay que se las pintan solos. ¿Quieren saber mi opinión? Pues es muy simple: no tengo nada en contra de DeVore, a quien considero un buen conservador, pero sí que lo tengo en contra de los que de alguna manera podrían ser calificados como “conservadores profesionales”, aquellos políticos que estaban ansiando la llegada de una revolución conservadora como la que se está gestando actualmente para prosperar. Y es que, en mi opinión, para ser parte de esa revolución no basta simplemente con ponerse la etiqueta de “conservador” y esperar a que Palin te respalde. Palin no es una persona que vaya por ahí haciendo brindis al sol y algo que nadie debería perder de vista es el hecho de que su seguimiento de todos y cada uno de los candidatos conservadores que se han postulado por todo el país es lo bastante exhaustivo y detallado como para que cuando toma la decisión de respaldar a uno éste: 1) sea un conservador cuyo historial, ya sea personal o político, está de acuerdo con los valores que defiende, 2) se ha presentado “por las razones correctas”, y 3) su campaña es lo bastante sólida como para tener posibilidades de triunfar.

En el caso de DeVore, éste puede ser un buen conservador, lo que no dudo en absoluto. Puede haberse presentado con el loable fin de servir a su país y no simplemente para aprovechar la ocasión de prosperar. Pero de lo que sí que estoy seguro es de que no ha gestionado correctamente su campaña y eso le ha llevado a ser el último en las preferencias de sus votantes, mientras que Fiorina sí que lo ha hecho y tal vez sea el empujón de Palin lo único que necesite para situarse a la par con Boxer. Sin embargo, DeVore es un obstáculo en su camino que sólo favorece a Campbell, el candidato que no debe ganar de ninguna manera la nominación republicana, y eso es algo que debería ver él mismo aún con todo el berrinche que lleva encima. Si gana Campbell, casi sería mejor que ganara Boxer las elecciones ya que al menos con ella aseguramos un defensor de la causa de Israel en el Senado y no a un antisemita allí, partidario de la política del presidente de Estados Unidos de abandonar a Israel a su suerte.

De hecho, lo único que dijo Palin en su nota es que, tal y como están las cosas, Fiorina es la única candidata conservadora con posibilidades de victoria. Y eso es cierto. Y DeVore así debería reconocerlo, pero mucho me temo que no lo va a hacer siquiera por resentimiento. Y es que después de su reacción de despecho, ¿quién no cree que pueda seguir en campaña sólo para que Fiorina no gane?

Y las últimas noticias (malas para DeVore)

Y ya para terminar, las últimas noticias son que después del respaldo de Palin, Fiorina está cosechando más apoyos. Así, el de Rick Santorum, antiguo senador por Pennsylvania, que se une al de sus colegas Tom Coburn y James Inhofe, de Oklahoma, y al de Jon Kyl, de Arizona. En concreto, el último párrafo de su comunicado de apoyo redunda en lo mismo que ya dijo Palin en su momento al señalar:

Igualmente importante que su bona fide conservadora es el hecho de que Carly Fiorina representa la mejor oportunidad de nuestro partido de batir a la liberal senadora Barbara Boxer en una generación –sí, ha pasado ya tanto tiempo- y reemplazarla por una auténtica conservadora social y fiscal. Ésa es una oportunidad que los republicanos no se pueden permitir perder y es por ello que estoy orgulloso de respaldar a Carly Fiorina hoy.

Por fin, hasta los de RedState.com parecen haber caído en la cuenta y su editor, Erick Erickson, que también es colaborador de la CNN, ha dicho recientemente que dejará de respaldar a DeVore si las perspectivas electorales de éste no mejoran antes de quince días.

Mira, si Chuck DeVore no sube en las encuestas significativamente en el plazo de dos semanas, apoyaré a Carly Fiorina porque Tom Campbell es algo demasiado malo.  Hay un montón de republicanos que sienten que DeVore, a cuatro semanas de las primarias, no ha sido capaz de dar el salto. Y es cualquier persona, la que sea, antes que Campbell.

Y es que unas elecciones entre Campbell y Boxer, tal y como ya hemos visto, serían un paseo para Boxer. Además, cuando Campbell pretendió ganarle el escaño a Feinstein, la otra senadora demócrata, en 2000, perdió por más de 19 puntos porcentuales, lo cual es todo un presagio. Entre dos candidatos liberales, con el mismo programa electoral, los californianos elegirán a Boxer siquiera porque no es antisemita y Campbell sí. En cambio, Fiorina sería la contrapartida ideal para convertir las elecciones en una batalla por las ideas y así dejar a Boxer, a quien hasta el liberal LA Times reprocha su falta de “vigor intelectual”, a la altura del betún, que es donde merece estar. Y es que después de dieciocho años en el Senado, ya estaría bien que se tomara un descanso, ¿verdad?

Atentos pues a las palabras de Erickson, que parecen anunciar un realineamiento de los conservadores por mucho que a DeVore le cueste asumirlo. Yo pronostico que acabará retirándose, pero que no será por voluntad propia sino que le forzarán a ello. Ojalá sea así. Cuando uno deja el coche mal aparcado y obstruye la circulación y se niega a retirarlo, lo que hay que hacer es llamar a la grúa y que se lo lleve. Lo de DeVore es de grúa municipal y cuanto antes venga ésta, mejor para todos. En la vida hay que saber cuándo retirarse y cuando permanecer firmes y ésta es la ocasión de retirarse para DeVore. Mala suerte; haber hecho mejor las cosas.

Hasta la próxima entrada.

P.D. En cuanto a lo que pienso sobre esos que pretenden darle órdenes a Palin, les emplazo a que lean mi próximo artículo en Semanario Atlántico (que ya lo tienen y confío en que me lo publiquen) donde trato la cuestión de lo sucedido en California desde ese punto de vista.

Actualización: Efectivamente me lo han publicado. Se titula El apoyo de Sarah Palin a Carly Fiorina: un acto de libertad. Léanlo y opinen, por favor. Me gustaría mucho saber lo que piensan ustedes sobre este asunto.

4 respuestas a SARAH PALIN APOYA A CARLY FIORINA EN CALIFORNIA… Y A ALGUNOS LES DA UN ATAQUE DE NERVIOS

  1. Conservadora dice:

    Mickey Kaus, este señor progre, dice estar en campaña para hacer que B. Boxer despierte de su letargo porque está muy confiada de su victoria. Mal por él si le sale bien.
    Carly es mucho más transparente que sus rivales a la hora de defender sus principios conservadores. Por eso merece todo el apoyo que pueda ganar.
    Lo que me asombra es que los tea partiers sientan que Sarah los traicionó. Ninguno parece realmente haber entendido la clase de política que es Palin, honesta y valiente. Y no le pertenece al movimiento Tea Party. Ambos deben trabajar juntos para limpiar de progres el país, pero sin ligaduras que acaben con la espontaneidad de ambos. ¿Es tan difícil de entender?

  2. Santi dice:

    Sarah Palin tiene perfecto derecho a apoyar al candidato que crea más cualificado por ideas y posibilidad de triunfo electoral. Es su opinión públicamente expresada, y es una decisión no precisamente tomada a la ligera, ha explicado muy clarito por qué le apoya. Y a mí me convence, veremos a ver si a los conservadores californianos también lo hace, ya sea en las primarias como en el duelo con los demócratas. Qué le sigan o no en su decisión es otra cuestión, ella hace lo que cree correcto con honestidad. ¡Y al que le pique, qué se rasque!

    Bob, te deseo unas próximas Navidades la mar de amenas con el nuevo best-seller de Sarah. A este paso llenarás toda una biblioteca con las obras completas de Sarah Palin. ¿A que te agrada la idea?

  3. […] a mi artículo publicado hace un par de semanas en Semanario Atlántico sobre el tema e incluso a una entrada en este mismo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: