YA ES TIEMPO DE PRIMARIAS… ¡NOVIEMBRE SE ACERCA!


 

Ciertamente, las primarias estadounidenses no están despertando excesivo interés en la prensa española (o al menos, eso es lo que me dicen porque yo, ya lo saben, hace tiempo que dejé de leerla). Uno se imagina que es sobre todo para no dar ideas a los españoles porque ahí es nada, que haya un país donde son los propios votantes de cada partido los que eligen a sus respectivos candidatos y no sus dirigentes, es todo un descubrimiento. Y una amenaza también… para esos mismos dirigentes que verían como pierden su férreo control de la maquinaria del partido y eso es algo que nunca permitirán que suceda. Al menos, aquí, en España, en la partitocracia más perfecta de la Tierra, la dictadura disfrazada de democracia más envidiada por cualquiera que sueñe con ser eso, un dictador. ¡Ah, Estados Unidos, qué envidia! God bless America!

Esta foto pertenece a una entrevista que la revista Esquire hizo a Sarah Palin hace ya un tiempo, pero entonces no la publicaron, haciéndolo con otra similar. Ahora he descubierto ésta y como quiera que nuestro amigo Educantabro (a quien aprovecho para mandarle mis mejores deseos de recuperación de sus problemas de salud) me ha rogado que no deje de publicarlas, le digo que no se preocupe por ello porque son mis fotos favoritas (bueno… después de las de Piper, lo confieso) y verá muchas más de ellas durante los próximos meses.

Y ahora, al tajo. Estados Unidos está en pleno período de elecciones primarias. Como todos ustedes ya saben, las primarias consisten en la elección por parte de los votantes registrados de cada partido, el Demócrata y el Republicano, de sus candidatos para unas próximas elecciones, en este caso, las de mitad de mandato (midterm) a celebrar el próximo mes de noviembre. En Estados Unidos, cualquier persona puede presentarse a las primarias sin necesidad de contar con el nihil obstat del gerifalte de turno, basta con que sea capaz de financiarse la campaña con sus propios medios económicos, ya sea porque es rico y puede permitírselo (al estilo de Mitt “Chulo” Romney), ya sea gracias a las donaciones económicas de sus partidarios. El segundo caso es el más habitual y de ahí viene la plétora de actos de recaudación de fondos (fundraisers los llaman ellos) de los que ustedes tienen noticias habitualmente, sobre todo si la invitada de honor es nuestra adorada Sarah.

Que el nombre de Sarah Palin es una garantía de éxito a la hora de celebrar un acto de recaudación de fondos no lo discute nadie. Basta con el anuncio de su presencia en tal sitio y a tal hora para que cualquiera que sea el aforo del lugar donde va a celebrarse el evento se quede pequeño, la gente se quede a las puertas confiando en verla al menos cuando salga y el anfitrión se convierta de pronto en noticia nacional y fueran cuales fueran sus posibilidades anteriores a la presencia de Sarah a su lado, las vea de pronto multiplicadas por diez. Evidentemente, Sarah no da su apoyo a tontas y a locas; se lo piensa mucho y, cuando lo hace, es porque cuenta con todas las garantías de que ese candidato es un conservador sensato (a commonsense conservative) que se presenta por las razones correctas (the right reasons). Su equipo bien que se preocupa por seguir con la máxima minuciosidad posible todas y cada una de las diferentes contiendas electorales (ya sean para la Cámara de Representantes, el Senado o los puestos de gobernador) y en analizar campañas y valorar posibilidades. Eso no quiere decir que Sarah Palin sólo apueste por ganadores, al estilo de lo que está haciendo Mitt “Presuntuoso” Romney, cuyos respaldos van siempre a miembros del establishment en un intento de ganar voluntades dentro del partido de cara a las primarias presidenciales de 2012, sino que, tal y como nos prometió después de su dimisión como gobernadora de Alaska (las negritas son mías):

(…) Y hay tal necesidad de construir y luchar por nuestro estado y nuestro país. ¡Decido luchar por ello! Y trabajaré mucho para otros que todavía creen en la libre empresa y en un gobierno más pequeño; en una seguridad nacional fuerte para nuestro país y en el apoyo a nuestras tropas; en la independencia energética; y para aquellos que protegerán la libertad y la igualdad y la vida.

Trabajaré y haré campaña para aquellos orgullosos de ser americanos y aquellos que se sienten inspirados por nuestros ideales y no se mofen de ellos. Apoyaré a otros que procuran servir, en un cargo o fuera de él, por los motivos correctos y no me importa en qué partido estén o que no estén en ningún partido en absoluto. Dentro de Alaska – o fuera de Alaska.

A estas alturas, finales de mayo, se han celebrado elecciones primarias en unos pocos estados, los más tempraneros. Así, el 2 de febrero se celebraron en Illinois; el 2 de marzo en Texas; el 4 de mayo en Indiana, North Carolina y Ohio; el 11 de mayo en Nebraska; el 18 de mayo en Arkansas, Kentucky, Oregon y Pennsylvania; y el 25 de mayo en Idaho. Como quiera que una relación de nombres que a la mayoría de nosotros no nos diría mucho es irrelevante, he decidido no hacerles el detalle de quiénes han sido elegidos y quiénes no, remitiéndoles en cambio a mis artículos en Semanario Atlántico donde sí que estoy siguiendo las primarias más interesantes (ya les hablé de las próximas en California, de las próximas en Wisconsin y en mi próxima entrega les hablaré de las recientes en Pennsylvania).

Lo bueno de las primarias todavía está por venir y eso empieza a partir de la semana que viene. Junio es el gran mes donde, por ejemplo, el día 1 tenemos las primarias de Alabama y New Mexico; el día 8, un mini super Tuesday, con primarias en California, Iowa, Maine, Nevada, South Carolina y South Dakota; el día 22, las primarias de North Carolina y Utah y una serie más de seis primarias en otras tantas fechas hasta llegar a otro mini super Tuesday el 24 de agosto, con primarias en Alaska, Arizona (¡ay, ay, McCain!), Florida y Vermont, terminando con las del día 28 en Louisiana; las del 14 de septiembre, el tercer mini super Tuesday, en Delaware, Maryland, New Hampshire, New York, Rhode Island y Wisconsin; y, para finalizar por fin, las del día 18 en Hawaii.

Sí, ya sé que esto no es más que una agenda y que a uno le acaba bailando la cabeza con tantas fechas y lugares. Es por eso que no he preparado ninguna tabla porque al final no sirve de mucho. No son las primarias lo que más nos interesa, sino las elecciones generales y para entonces les prometo que no sólo prepararé esa tabla sino que además haremos una porra y algún premio se me ocurrirá para aquel que más presciencia demuestre y acierte más vencedores. Aunque dicho esto, debo precisar: las primarias SÍ que interesan… y mucho. Me he explicado mal.

¿Cuál es la razón de ser de las primarias? Las primarias nacieron en Estados Unidos para arrebatar a las cúpulas de los partidos políticos la última decisión sobre quiénes eran los candidatos a los distintos cargos electorales y evitar así la formación de una casta dirigente que se perpetuara en el poder, o sea, lo que sufrimos nosotros en España precisamente. Para ello, son los propios votantes los que eligen a sus candidatos y, en consecuencia, esos candidatos tienen que hacer campaña primero y convencer a los votantes de su propio partido de que ellos son la persona ideal para que sus ideas lleguen a los distintos órganos de poder ya sea del condado, del estado o de la nación. O sea, que en las primarias se discuten las ideas del partido, el enfoque bajo el cual ese partido va a interpretar los problemas actuales de la sociedad. En el caso del Partido Republicano, lo que se está cociendo ahora mismo es si el partido como tal adopta la postura “centrista” de los RINO (eligiendo para ello candidatos “blanditos”) o se deja de tonterías y adopta la postura tradicionalmente republicana, la conservadora, olvidándose de “ganar el centro” (y, por el camino, perder la derecha), algo que en el fondo sólo quiere decir ser demócrata.

¿Quién es el representante de los bizcochables? Mitt “Pijo” Romney. Por más que en ocasiones se las de de derechista (es que está de moda, ¿saben?), es el líder nato de los RINO. ¿Quién es el representante de los conservadores? Sarah Palin. ¿Quién tiene todas las de ganar? En mi opinión (recuerden que no soy profeta ni hijo de profeta), Sarah Palin. Y eso por una razón muy simple: los estadounidenses son, mayoritariamente, conservadores. Lo eran los padres con Reagan y lo siguen siendo los hijos con Obama, y estos con más razón. Y si tienen alguna duda, repasen la lista de candidatos conservadores y se asombrarán todos de la juventud de la mayoría de estos; por ejemplo, de Sean Duffy, el candidato de Wisconsin, nacido en 1971. Y él no es el único. En cambio, repasen lo que les pasa a los RINO; por ejemplo, a Arlen Specter, augusto senador RINO-republicano por Pennsylvania durante casi toda su vida que, ante la amenaza de perder la nominación republicana ante el verdadero conservador Pat Toomey, se pasó con armas y bagajes a las filas demócratas. ¿Y saben qué? ¡Pues que acaba de perder la nominación demócrata ante el verdadero liberal Mark Sestak, ja, ja, ja! Justo castigo a su perversidad. Y es que qué liberal va a votar a un republicano chaquetero cuando tiene a otro liberal de verdad a mano. (Por favor, que nadie se lo diga al indigno alcalde de Madrid a ver si hay suerte y algún día se pasa al PSOE).

En cuanto a Sarah Palin, ya sabemos todos que sus notas de apoyo en Facebook se han ido publicando habitualmente, llamando nuestra atención hacia diversos candidatos. Sin duda, se pensarán que son muchos, pero la verdad es que hasta ahora Sarah Palin tan sólo ha respaldado a dieciséis candidatos, helos aquí:

22 de octubre de 2009, Doug Hoffman, candidato a la Cámara de Representantes por New York: Su primera nota de respaldo y la que más llamó la atención dado que se trataba del candidato de un partido, el Conservador de New York, que no era el suyo propio, el Republicano. A partir de entonces, Hoffman se disparó en las encuestas y, de ser el tercero en discordia, pasó a ser el favorito por delante de los dos candidatos del Partido Demócrata, el oficial, Bill Owens, y el camuflado en forma de candidata del Partido Republicano, Dierdree Scozzafava. Sólo la vil traición de ésta última, que más que RINO era todo una DIABLO, retirándose de la campaña a última hora y pidiendo públicamente el voto para el candidato demócrata, pudo evitar la victoria de Hoffman por un puñado de votos. Pero eso no volverá a pasar más y este noviembre las cosas volverán al lugar que debieran: Hoffman al Congreso y Scozzafava al infierno.

27 de octubre de 2009, Bob McDonnell, candidato a gobernador de Virginia: ¡Victoria! Habemus gobernador.

27 de octubre de 2009, Chris Christie, candidato a gobernador de New Jersey: ¡Victoria! Habemus gobernador.

20 de enero de 2010, John McCain, candidato al Senado por Arizona: Controvertido apoyo el de Sarah a su antiguo compañero de ticket. Más de uno se tiró de los pelos y dijo cosas muy feas sobre esto. Ya conocen ustedes mi opinión, dejando aparte que McCain me gusta más bien poco como candidato en estos tiempos que corremos, Sarah no tenía otra opción que apoyarle: por agradecimiento y por inteligencia. No apoyarle hubiera significado quedar marcada con la fea mancha de la ingratitud y además hubiera abierto un frente que la izquierda hubiera aprovechado a base de bien para hablar de “guerra civil” en el GOP. O sea, que Sarah podría decir aquello de fui, le apoyé… y me volví lo antes posible. El viejo McCa, la verdad es que lo tiene difícil en su tierra porque tiene un fuerte rival haciéndole frente y todo podría pasar, pero me temo que ganará.

20 de enero de 2010, Michele Bachmann, candidata a la Cámara de Representantes por Minnesota: Todo lo contrario que en el caso de John McCain. El apoyo de Sarah Palin a Michele Bachmann fue apoyado unánimemente por todos y celebrado por todo lo alto. Aquí sí que no tengo ninguna duda: será una victoria rotunda.

20 de enero de 2010, Rick Perry, candidato a gobernador de Texas: Si hay algún político en activo que pueda ser calificado de palinista, Perry sería ése. Y es que ya hace mucho tiempo que viene declarando su admiración por Sarah Palin. Aquí también peco de partidista porque en mi opinión, Perry haría un excelente ticket con Sarah en 2012. Es cierto que hay otras opiniones por ahí, pero yo tengo esa intuición y me niego a darla de lado. Es cierto también que Perry echa pestes de Washington y no parece muy proclive a aceptar una oferta en ese sentido, pero su popularidad, su experiencia y sobre todo su gran sintonía con Sarah le hacen a mis ojos el gran favorito en ese sentido. Y es que ya lo ha dicho ella más de una vez: Texas y Alaska se parecen mucho.

17 de febrero de 2010, Sean Duffy, candidato a la Cámara de Representantes por Wisconsin: Una completa sorpresa al estilo de la de Doug Hoffman ya que Duffy no es político, pero eso no le importa en absoluto a Sarah, tal y como ya nos dijo en su momento cuando dimitió como gobernadora de Alaska. Sobre Duffy y su hazaña al echar de la carrera electoral ni más ni menos que al terrible David Obey he escrito recientemente en Semanario Atlántico así que no me repetiré. Sólo decirles que su victoria será una de las mayores y más agradables sorpresas de este año.

29 de marzo de 2010, Allen West, candidato a la Cámara de Representantes por Florida: Antiguo militar, West es uno de esos estadounidenses que se han visto impelidos a la acción política ante el convencimiento de que sus amados Estados Unidos están amenazados y esta vez la amenaza está dentro y ocupando los puestos de poder. Al igual que Duffy, no es un político y el respaldo por parte de Sarah a su candidatura fue una magnífica noticia.

29 de marzo de 2010, Adam Kinzinger, candidato a la Cámara de Representantes por Illinois: Otro antiguo militar y todo lo que he dicho antes sobre West es aplicable a él.

29 de marzo de 2010, Vaughn Ward, candidato a la Cámara de Representantes por Idaho: Y de nuevo otro antiguo militar. Como West y como Kinzinger, vale lo dicho anteriormente para él.

26 de abril de 2010, Tim Burns, candidato a la Cámara de Representantes por Pennsylvania: Sobre lo que pasó en Pennsylvania, espero publicar esta misma semana mi opinión en Semanario Atlántico, así que les emplazo a que la lean allí. Sólo les diré que, como muchos de ustedes ya sabrán, Burns ha sido derrotado en primera instancia, pero como quiera que las elecciones volverán a celebrarse en noviembre, veremos qué pasa entonces aunque es cierto que será difícil darle la vuelta a la tortilla.

29 de abril de 2010, Tom Emmer, candidato a gobernador por Minnesota: Paisano de Michelle Bachmann, Emmer ha ganado ya la nominación republicana al retirarse su único rival justo un día después de que Sarah hiciera público su respaldo. De esta manera, Emmer puede concentrarse en batir a su rival demócrata, sea cual sea éste, ya que los demócratas sí que celebrarán en agosto unas primarias dado que son varios los aspirantes a la nominación.

6 de mayo de 2010, Carly Fiorina, candidata al Senado por California: Al igual que pasó en su momento con John McCain, el apoyo de Sarah a Fiorina levantó ampollas y produjo una controversia que, en mi opinión, fue claramente excesiva y que dejó en evidencia a los criticones, tanto el rival de Fiorina, Chuck “El niño-de-la-pataleta” DeVore, como a algunos dirigentes del movimiento Tea Party que deberían recordar que Sarah no es de su propiedad y que es una persona libre y que puede opinar lo que le dé la gana sobre lo que quiera. De nuevo les remito a mi artículo publicado hace un par de semanas en Semanario Atlántico sobre el tema e incluso a una entrada en este mismo blog.

14 de mayo de 2010, Nikki Haley, candidata a gobernadora por South Carolina: Un apoyo que no ha despertado ninguna controversia y que la propia Haley ha agradecido efusivamente. Y es que es una de esas conservadoras sensatas que tan bien encajan en la descripción que Sarah ha dado tantas veces: partidaria de la responsabilidad fiscal, de la transparencia a la hora de gobernar y con firmes valores conservadores. Y lo lleva haciendo desde 2005, ¿eh?

16 de mayo de 2010, Susana Martinez, candidata a gobernadora de New Mexico: Cuando me enteré de este respaldo, por un momento pensé en que era una candidata española, ja, ja, ja. Cosas que pasan; cuando uno tiene hambre, sueña con pan. Al igual que la anterior, Haley, Martinez (qué gusto da el escribir su apellido) es una conservadora sensata cuyo historial como fiscal del distrito hace honor a los valores y principios que defiende públicamente. Ojalá gane también y tengamos una gobernadora Martinez que llevarnos a la boca. Sería todo un orgullo para los hispanos de Estados Unidos, ¿verdad?

20 de mayo de 2010, Clint Didier, candidato al Senado por Washington: De nuevo, un respaldo a un candidato que no es de los habituales: un antiguo jugador profesional de fútbol americano. Y es que Sarah no se deja influir por nadie y hace simplemente lo que cree que tiene que hacer. Desde que volvió a la primera línea de la política nacional, tras su dimisión, Sarah no ha dejado de llamar a sus compatriotas para que se comprometan y salten a la palestra. Algunos lo han hecho y, para su sorpresa, se han encontrado con su respaldo expreso, pero ¿no es eso precisamente lo que les había prometido tantas veces? O sea, que el próximo Congreso va a estar lleno de gente que se pierda por los pasillos porque, sencillamente, nunca han estado allí antes. Novatos, vamos. ¡Lo que se van a divertir los ordenanzas con ellos!

Y ya para finalizar, simplemente aclarar dos errores que corren por ahí: el primero, que Sarah nunca respaldó a Scott Brown como candidato al Senado por Massachusetts. Fueron los demócratas quienes se empeñaron en vincularlos de la manera que fuera con la esperanza de que eso fuera mortal para Brown en un estado que, pese a todo, sigue siendo azul, azul. Lo que sí que hizo Palin fue felicitar a Brown una vez que hubo ganado las elecciones, el día 19 de enero, demostrando que es más lista que todos los demócratas juntos.

Y el segundo error se refiere al respaldo a Rand Paul, candidato al Senado por Kentucky. Aquí sí que hubo un apoyo expreso de Palin a Paul, pero es que no lo hizo a través de una nota en Facebook, como los anteriores, sino que lo hizo el propio Paul por boca de sus portavoces, haciendo una declaración oficial el día 1 de febrero, un par de días después de que saltara la noticia.

En definitiva, que estos son hasta ahora los candidatos “palinistas”, si es que se les puede llamar así. Me dejo en el tintero a aquellos famosos “veinte”, una lista de veinte circunscripciones electorales publicada en SarahPAC y en Facebook el día 23 de marzo en la que Palin detallaba veinte congresistas demócratas votantes del proyecto de reforma de la Sanidad a pesar de que la mayoría de votantes en sus respectivas circunscripciones no estaban de acuerdo y cuyo llamamiento a echarlos a la calle supone, evidentemente, un apoyo implícito a sus rivales republicanos. Uno de ellos, Alan Muholland, de West Virginia, ya ha sido derrotado en las primarias demócratas. A ver cuántos quedan al final. Más adelante les daremos un repaso también, pero ahora vamos todos a prestar atención al próximo martes 8 de junio, el primer mini super Tuesday. Para entonces, empezaremos a ver con más claridad qué está pasando realmente en el Partido Republicano y si éste tiene solución o no. Yo creo que sí, pero la cura será larga y difícil. Y es que después de tanto tiempo enfermo de cuidado, ¿qué se puede esperar?

Y en la próxima entrada, si no pasa nada urgente, hablaremos sobre los libertarios y sobre los dos Paul, Ron y Rand. Hasta el domingo que viene.

3 respuestas a YA ES TIEMPO DE PRIMARIAS… ¡NOVIEMBRE SE ACERCA!

  1. Conservadora dice:

    A mi me parece insensato esperar que todos los candidatos que Sarah apoya ganen. Son tan diversos como el gran país de todos y con muy diversas condiciones. Lo más importante es que los americanos vean claro que GOP y Palin no son, necesariamente, lo mismo. Eso lo ha hecho ella misma muy bien y es, en mi opinión, la única cura contra los RINO y DIABLO que han infectado al Grand Old Party.

  2. Santi dice:

    Bob, veo tus comentarios igual de extensos que siempre. Y me parece muy bien, ¡a eso se llama sacar tiempo de dónde no lo hay!

    Respecto a todos esos candidatos, pueden que ganen o no, pero sus posibilidades han subido exponencialmente con el apoyo explícito de Sarah Palin. Por algo será que todos lo quieren.

  3. Manu dice:

    Que bueno lo de los Paul.

    te doy la razon respecto a Mc Cain es claro que tenia como un deber moral de apoyar y por otro lado me gustaria saber tu opinion sobre lo le paso a Ron Paul en la pelicula Bruno del actor Sacha Baron Cohen

    muchas gracias , saludos desde argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: