MI ESTILO


 

GUÍA DE ESTILO: MI MANERA DE ESCRIBIR

A la hora de redactar entradas, pocas son las normas a las que me atengo; ésa es una de las ventajas de tener un blog personal: que no hay redactor-jefe que te amargue la existencia preguntándote iracundo a cada artículo que le presentas para su publicación si te has vuelto loco y pretendes que nos cierren el periódico. Sin embargo, tampoco tengo vocación de paracaidista sin paracaídas y algunos límites sí que me he impuesto. En concreto, son estos:

  • Conservador en Alaska es un blog que trata sobre Sarah Palin y nadie más. No toco ninguna otra temática a menos que tenga una relación directa con Sarah y sea conveniente que lo haga para facilitar la comprensión de lo que escribo a mis lectores. Uno conoce sus limitaciones y no quiero meterme en camisa de once varas. Por ejemplo, puedo escribir sobre el Plan de Estímulo presentado en su momento por el presidente de los Estados Unidos, pero sólo lo haré para aportar información adicional a una entrada que verse sobre las duras críticas vertidas por Sarah a dicho plan.
  • Dentro de todo lo que se refiere a Sarah Palin, mi interés fundamental estriba en su vida pública como política. No por ello descarto comentar su vida privada, pero siempre con el máximo respeto y sólo en tanto que pueda tener alguna relación con esa vida pública. Por ejemplo, puedo redactar una especie de biografía sobre ella porque es importante para todos conocer quién es y cuál es su formación, pero no comentaré nunca nada sobre sus problemas familiares que, como todos nosotros, tendrá sin duda.
  • Como decían antes: “El rumor no es noticia”. En consecuencia, no me haré eco de rumores salvo que sea para refutarlos. Éste es un blog serio; dicho de otra manera, los que busquen basura que lean los MSM (MainStream Media, medios de comunicación de masas) que para eso están lamentablemente. Aquí sólo se tratará sobre hechos y declaraciones públicas. No gossips. Por ejemplo, si me hago eco de la mamarrachada esa que pretende que Sarah no es la madre de Trig sino su abuela, lo haré simplemente para presentar hechos que lo refutan, no para añadir más carnaza. En mi opinión, ésa es la principal de las funciones de nosotros, los bloggers palinistas: saltar a la palestra en defensa de Sarah cuando ésta es injuriada. No es tarea suya discutir con la gentuza. En cambio, nosotros estaremos encantados de darles en toda la cresta.
  • No soy un lobo solitario ni mucho menos. Así, cualquier persona que quiera ponerse en contacto conmigo para aportarme una idea o hacer simplemente un comentario será bien recibida. Los insultos también serán bien recibidos. Señal de que he logrado levantar ampollas. Por ejemplo, si alguien hace un comentario alertándome de que he metido la pata en alguna afirmación mía y que no es así sino asá, estaré encantado de rectificar el dato de que se trate, se lo agradeceré a la persona que me haya advertido y hasta le enviaré una foto mía dedicada. Si alguien me envía un mensaje llamándome “fascista redomado”, me reiré una hora seguida, lo celebraré con una opípara cena y acto seguido añadiré su mensaje a la lista de spam.
  • Soy tan consciente de mi falta de conocimientos que no puedo dejar de admirar a mis compañeros bloggers que demuestran tal sabiduría y tal capacidad de análisis que me hacen sentir como lo que soy: un triste aficionado. En consecuencia, mi intención es la de colaborar con todos ellos en la medida de mis posibilidades. No tengo ninguna vanidad ni pretendo ningún reconocimiento sino simplemente añadir mi granito de arena a la tarea de ayudar a Sarah a llegar a la presidencia de los Estados Unidos. Con eso, me basta.Por ejemplo, todos conocen mi admiración por mi compañero Rillot, de “Sarah Palin en Español”. Su blog es extraordinario y no tengo ningún empacho en reconocerlo. Si algún día puedo colaborar con él, no tendré ninguna duda en hacerlo y me sentiré muy feliz por ello. Mientras tanto, me conformo con leerlo muy atentamente y aprender.
  • Entre mis pocas habilidades destaca la de mi capacidad para el sarcasmo. Si quiero, puedo ser venenoso y la verdad es que conforme ha ido pasando el tiempo y tratando más temas sobre Sarah (especialmente la serie que dediqué a las Palin smears), más ganas tengo de serlo. En consecuencia, no me voy a privar de ello y pienso repartir leña a diestro y siniestro. A diestro, especialmente contra los RINO (Republican In Name Only, republicano sólo de nombre) del Partido Republicano que, en mi opinión, si tantas ganas tienen de ser demócratas, que se vayan al Partido Demócrata; a siniestro, a los progres que tanto odian la religión que no han parado hasta instaurar la suya propia en la que se adora a un maldito telepredicador, el POTUS (President Of The United States, presidente de los Estados Unidos), y a su báculo, el TOTUS (Teleprompter Of The United States, teleprompter de los Estados Unidos). Por ejemplo, puedo escribir que Andree “Turuta” McLeod es el vivo ejemplo del parto de los montes después de ver el video (gracias a C4P) en el que nos enseña su guarida y los varios cientos de cajas llenas de documentación que le han servido sólo para presentar una docena de ethics complaints rechazadas todas una detrás de otra. Eso es un sarcasmo. Lo suyo, en cambio, es de circo (del número de los payasos).
  • Finalmente, tengo mis manías y una de ellas es la de que no soporto al actual presidente de los Estados Unidos por lo que me he hecho la promesa de no mencionar su nombre ni una sola vez (salvo que aparezca en una cita y no haya más remedio que respetar su literalidad). Esto no es más que una tontería, pero me hace gracia y por una vez que no tengo que suplicar a un redactor-jefe que no me tache mis frases, no me voy a privar de ello, ¡ea!

Fuera de estos límites, ancha es Castilla. O sea, que a la carga.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: