Escribiendo America is Ready! – Diario de una gran aventura (VI)

20/02/2011

 

Amigos míos, háganme caso: si alguna vez se plantean escribir un libro, aunque sea de recetas de cocina, dejen el trabajo, divórciense (esto es esencial: no hay esposa que soporte que su marido se dedique todo el día a darle a la tecla… ¡y menos si es para escribir sobre otra mujer!), avisen a la familia de que se van a la guerra y que sólo podrán llamarles dos veces al mes y alquilen una cabaña perdida en la sierra, mejor si es un sitio al cual sólo se puede llegar en helicóptero. Entonces tal vez logren concentrarse lo suficiente como para que la aventura de escribir sea sólo eso: una aventura y no una odisea.

El autor después de haberse enterado de que tiene que llevar a su sobrino favorito al cine justo cuando él se pensaba que iba a poder dedicarse a aporrear teclas toda la tarde, ahora que se sentía inspirado para escribir un capítulo de una tirada. ¡Grrr! Si es que no se puede ser el tío molón…

Sobre el libro

De nuevo les tengo que pedir perdón por mi desaparición. Ya parezco el Guadiana, ora aparezco, ora desaparezco. La única excusa que tengo es que es tengo un buen motivo. Les explico: escribir America is Ready! se ha convertido en algo que me ocupa todo mi tiempo libre, que es poco desgraciadamente. Lástima no poder dejar de dormir una temporada porque me iría de perlas. Por eso les he indicado arriba las condiciones indispensables bajo las cuales uno puede plantearse la idea de escribir porque si no… El trabajo, la familia, la casa, etc. Distracciones y más distracciones y montones de horas perdidas. Y aún suerte que no estoy casado, pero como me han comentado aquellas de mis amigas que conocen mi personalidad secreta, “si mi marido pretende tirarse seis meses escribiendo a todas horas sobre otra mujer, antes de que termine el primer capítulo está muerto”. O aquella otra que me dijo: “¿Seis meses en casa y pasarse todo el rato escribiendo? ¡Estás loco! ¡Con la cantidad de cosas que hay siempre por hacer!”. O la última: “¿Seis meses en casa a todas horas? ¡Si no lo aguanto seis horas seguidas!”. ¡Ah, qué bonito es el amor! ¿Verdad?

En fin, que les explico: America is Ready! ya empieza a estar listo. Actualmente estoy trabajando a marchas forzadas para tenerlo preparado antes del 1 de abril. Estoy haciendo la última revisión del manuscrito y empieza a gustarme lo que he escrito. Además estoy editándolo ya para su publicación. En principio, será un libro de 15×21 cm (ahorro de costes, ya saben). Existe también la posibilidad de que sea más grande: 17×23,5 cm, pero me ha parecido excesivo aunque estoy abierto a todo tipo de sugerencias al respecto. Calculo que serán unas 400 páginas en total.

Me ha surgido un problema con el último capítulo: “Las elecciones del midterm”, que voy a reescribir de nuevo. No me gusta nada como ha quedado y estoy esperando a terminar la revisión de los restantes capítulos para ponerme a ello. Calculo que esta semana que viene terminaré con eso y la primera de marzo podré dedicarme a rehacer el capítulo-pifia. Diez días para ello y listo. Y entonces ya sólo necesitaré tres días para hacer una última lectura de todo el manuscrito y comenzar por fin con la parte técnica de todo el asunto: índice, números de página y demás. ¡Y a publicar! Si todo va bien, a primeros de abril estará a su disposición.

La parte de la publicación es lo que más me preocupa porque no tengo ni idea de cómo saldrá. Lo haré a través de Bubok y me he descargado la guía que tienen allí. En principio, no parece demasiado complicado, pero estas cosas siempre imponen un poco de respeto. Cuando llegue el momento, voy a pedir una semana de vacaciones en el trabajo para poder dedicarme en cuerpo y alma a ello y que no haya ningún problema. Y si lo hay, estar disponible para resolverlo.

Les confieso que a veces pienso que estoy escribiendo una tontería y que cuando lo lean me van a maldecir los huesos: “¡Vaya con Bob! ¡Tanto rollo para este bodrio!”. Otras veces, sobre todo después de haberme tomado una cervecita fresquita, pienso que no está mal y que posiblemente le solucione sus problemas de insomnio a más de uno. Después de dos, ya pienso que aquello es macanudo y que va a ser muy leído. Después de tres, ya empiezo a pensar en escribir la segunda parte… Suerte que nunca paso de tres, sólo bebo en casa y así me queda cerca la camita para irme a dormir la mona.

En consecuencia, que les ruego que tengan un poco más de paciencia conmigo. Ya saben que estoy solo (todos nosotros estamos solos en este maldito mundo progre; suerte de Sarah que ha hecho que nos hayamos encontrado que si no sería terrible) y la tarea que me he impuesto me sobrepasa por todos los lados. Como digo en mi introducción, ojalá este libro lo hubiera escrito alguien mejor que yo. Ojalá lo hubiera escrito Rillot, lo digo sinceramente. Él sí que hubiera hecho algo meritorio mientras que yo, con suerte lograré algo legible y aún gracias. Pero las cosas han venido así y de lo único que pueden estar seguros es que no cejaré en mi empeño. Palabra de Palin.

Sobre el blog

Y también tengo novedades sobre “Conservador en Alaska”. La primera es que lo voy a clausurar… ¡Tranquilos, tranquilos! ¡No hay motivo para la alarma! La segunda novedad es que si lo clausuro es simplemente porque voy a abrir otro nuevo dedicado también a Sarah Palin. Tendrá otro título (no se lo digo porque quiero que sea una sorpresa), pero seguirá siendo el mismo blog que todos ustedes conocen sólo que incorporará toda la experiencia que he acumulado en este sentido durante estos dos años que llevo dedicado a ello.

El motivo es sencillamente que tras la publicación de America is Ready! voy a abrir una nueva etapa. Y una nueva etapa exige algo que la haga evidente. El nuevo blog será más efectivo a la hora de dar a conocer a nuestra admirada Sarah Palin y, como quiera que estoy convencido de que habrá una candidatura suya a las elecciones de 2012, el enfoque que tendrá será precisamente ese: el apoyo a su candidatura. “Conservador en Alaska” estuvo muy bien para darla a conocer, pero ahora necesitamos otra cosa: hacer un seguimiento permanente de su actividad. Lamentablemente, yo solo no podré dedicarme a ello tan intensamente como me gustaría, pero sí que creo que podré llevarlo decentemente. Habrá mucha actualidad, comentarios cortos sobre esa actualidad, reportajes de investigación sobre su historia política y personal, explicaciones de los intríngulis del sistema político estadounidense, etc. Creo que puede salirme algo bueno y como quiera que ya no estaré agobiado por el libro, me encontraré de pronto con un buen montón de tiempo libre para escribir.

Como ya les digo, ya está todo preparado y tan pronto como termine la revisión del libro y tenga el manuscrito completo, se encontrarán un día con una entrada en la que aparecerá un enlace al nuevo blog. Eso será a mediados del mes que viene, si Dios quiere, y la inauguración efectiva del blog será tan pronto como haya concluido la tarea de publicación de America is Ready! Y ojalá que la primera noticia que tenga para ofrecerles sea ésta: “¡Sarah Palin anuncia su candidatura a las elecciones de 2012!”.

Estaría bien, ¿eh?

Un abrazo muy fuerte de mi parte para todos ustedes y gracias, muchas gracias, por sus mensajes de apoyo. Me ayudan mucho, sobre todo cuando me siento desanimado que es casi todo el tiempo.