De cómo el Tea Party metió la pata en Idaho y Sarah Palin no dijo ni mu (y II)


 

En la anterior entrada dejamos todo el asunto con el candidato demócrata Walt Minnick más contento que unas Pascuas con su nota de respaldo por parte del Tea Party Express, lo cual le permitía sacar pecho y presumir de “candidato de consenso”, tan estimado por la izquierda como por la derecha. Por su parte, los dos candidatos republicanos, Vaughn Ward y Raúl Labrador, seguían estupefactos e intentando entender qué aire les había dado a los del Tea Party Express para ocurrírseles apoyar al candidato demócrata cuando cualquiera de ellos dos es más conservador que Minnick y aquel es justamente uno de esos escaños de la Cámara de Representantes que más fácilmente pueden volver a manos republicanas, con la falta que eso hace.

La excusa que dio el Tea Party Express es que convenía apoyar a algún candidato demócrata más o menos presentable siquiera para cerrar la boca de aquellos que no hacen más que protestar de que el movimiento Tea Party es un movimiento vinculado exclusivamente al Partido Republicano y que sólo apoya a sus candidatos y sólo ataca a los demócratas. Una excusa bastante pobre porque si el movimiento Tea Party se ve en la tesitura de tener que apoyar sólo a candidatos republicanos por algo será, ¿no? Por ejemplo, que no hay ningún candidato demócrata que se adhiera a los principios del movimiento Tea Party (gobierno limitado, responsabilidad fiscal, patriotismo, estricta interpretación de la Constitución, etc.). Y es que si lo hubiera, ese candidato ya no sería demócrata sino que se hubiera pasado al Partido Republicano. ¡Por eso es imposible apoyar a un demócrata! Parafraseando a Ann Coulter, no existe un demócrata inteligente porque cuando uno lo es resulta que ya se ha pasado a los republicanos, ¡caramba!

De todas formas, y tal como ya les avancé de alguna manera en mi anterior entrada, no hay que confundir al Tea Party Express con la totalidad del movimiento Tea Party. Ya les dije que el movimiento Tea Party no es un partido político organizado y con su correspondiente jerarquía, postulados ideológicos y organización dedicada a la toma de decisiones (eso es lo que no consiguen entender de ninguna manera los periodistas españoles, por ejemplo, que hablan del Tea Party como si fuera precisamente eso). El movimiento Tea Party es un movimiento, la expresión visible de un profundo malestar existente entre los estadounidenses y que se refiere a la manera como su clase política ejerce sus potestades en su nombre. Es el “politics as usual” que tantas veces menciona Sarah Palin. Y como tal, no existe jerarquía alguna, sus postulados ideológicos son muy genéricos y de organización interna nada de nada. Es un paraguas bajo el que se cobijan multitud de organizaciones y particulares que asumen la idea general del movimiento (¡estamos hasta los mismísimos… de nuestros políticos, tanto de los de un lado como de los del otro!) y que aúnan esfuerzos en pro de un cambio de rumbo que limpie Washington de los mismos de siempre y lleve en su lugar a otros nuevos comprometidos con sus votantes y que, ante todo, sean conscientes de que su misión es la de llevar la voz de estos al Congreso de los Estados Unidos, no la suya propia.

El movimiento Tea Party, que actualmente está siendo coordinado en lo posible por la National Tea Party Federation, se compone estrictamente de unas 61 organizaciones así como de otras 21 con las que mantiene buenas relaciones. Entre estas, podemos mencionar como las más conocidas a:

  • ­ Americans For Limited Government
  • American Majority
  • Americans For Prosperity
  • FreedomWorks
  • Independence Caucus
  • Liberty First
  • Our Country Deserves Better PAC
  • Smart Girl Politics
  • Tea Party Nation
  • Tea Party Patriots
  • The 912 Project
  • The Patriot Caucus

De entre ellas, la que nos interesa resaltar ahora mismo es Our Country Deserves Better PAC porque es dentro de ella que encontramos al Tea Party Express. OCDV PAC es eso, un PAC (polítical action committee) y como tal recauda fondos y los distribuye entre los políticos a los que apoya. Así, por ejemplo, fueron ellos los que apoyaron más intensamente la campaña electoral del ahora senador Scott Brown en Massachusetts, pagando hasta 350.000 dólares en anuncios televisivos en su favor. También han organizado los tres Tea Party Express que se han producido hasta ahora, siendo el más recordado por todos nosotros el tercero de ellos, el Tea Party Express III, siquiera porque su salida tuvo lugar en Searchlight (Nevada), la localidad natal del senador demócrata Harry Reid, adonde acudió Sarah Palin a pronunciar un pequeño discurso y dar su apoyo a la iniciativa, así como acudió también a la penúltima parada del recorrido en Boston (Massachusetts). Además, han apoyado exitosamente a Sharron Angle en Nevada en su campaña contra su rival en las primarias republicanas Sue Lowden, gastándose casi medio millón de dólares en anuncios para ella (sí, tienen pasta; ya lo creo). En Utah, apoyaron exitosamente también a Mike Lee contra su rival en las primarias republicanas Bob Bennett, el actual senador, y en Alaska, de nuevo exitosamente, a Joe Miller en Alaska contra su rival republicana en las primarias Lisa Murkowski. En los tres casos, se trata de candidatos al Senado de los Estados Unidos.

Pero como quiera que el movimiento Tea Party no es una organización vertical, organizada de arriba abajo, no tiene una cúpula directiva y no puede dar órdenes a sus afiliados (que tampoco los hay, en realidad; cada persona apoya a su organización local en la medida que le da la gana y ya está). En consecuencia, si los del Tea Party Express deciden que les gusta Minnick y que ya está bien de pasar por ultraderechistas siempre y que van a darles con un canto en los dientes a todos esos que les dicen tantas cosas feas, pues nadie puede hacer nada y ahí va el Tea Party Express metiendo la pata de tal manera que difícil será para ellos empeorarlo. Pero sí que lo empeoraron… y mucho.

Toda la culpa la tiene una carta satírica que el portavoz del grupo, Mark Williams, publicó en su página web en respuesta a una serie de críticas realizadas al movimiento Tea Party por parte de la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), acusando a varias de sus organizaciones de racistas, lo cual es el pan nuestro de cada día. El caso es que Mark Williams se sintió tan ofendido por la acusación que acto seguido publicó esa carta a la que hemos hecho mención y que, pretendiendo estar dirigida al presidente Abraham Lincoln, decía exactamente esto:

Estimado Sr. Lincoln:

Nosotros, la gente de color, hemos votado y decidido que no nos mola toda esa cosa de la emancipación. La libertad significa tener que trabajar de verdad, pensar por nosotros mismos y asumir las consecuencias junto con las recompensas. Eso es demasiado pedir de nosotros, la gente de color, ¡y exigimos que se detenga!

De hecho, tuvimos una gran reunión y una votación en Kansas City esta semana. Votamos a favor de condenar ese revival político del viejo espíritu abolicionista que se denomina “movimiento Tea Party”.

La postura del Tea Party de “poner fin a los planes de rescate”, por ejemplo, es una tontería. Los planes de rescate son simplemente un montón de dinero para el bienestar ¿y no es eso precisamente por lo que toda la gente de color lucha? ¿Qué clase de racista quería terminar con un montón de dinero para el bienestar? ¡Lo que tienen que hacer es empezar a destinar los planes de rescate directamente a nosotros, la gente de color! Por supuesto, la National Association for the Advancemente of Colored People es la única parte responsable a la que debería serle concedido el derecho a asignar los fondos. ¿Y esa ridícula idea de “reducir el tamaño y la intromisión del gobierno”? ¿Qué clase de amo no querría controlar mi vida? ¡Como gente de color alguien debe cuidar de nosotros o de lo contrario estaríamos solos, tendríamos que pensar por nuestra cuenta y tomar decisiones!

El racista Tea Party también exige que el gobierno “detenga el gasto fuera de control”. De nuevo, afecta directamente a la gente de color. Eso significa que nosotros, la gente de color, tendríamos que competir por los puestos de trabajo como cualquier otro y eso no es justo. Tal vez el punto más racista de todos en el Tea Party es su exigencia de que el gobierno “deje de subir los impuestos”. ¡Eso es indignante! ¿Cómo vamos a conseguir nosotros, la gente de color, una televisión de pantalla ancha en cada habitación y a los que no son de color se les permite conservar el dinero que ganan? ¡Totalmente racista! ¿El Tea Party espera que nosotros, gente de color, seamos miembros productivos de la sociedad?

Sr. Lincoln, usted fue el mayor racista de todos. Teníamos una gran situación. Tres comidas, alojamiento, todas nuestras decisiones tomada por el amo de la casa grande. Por favor, derogue las Decimotercera y Decimocuarta Enmiendas y déjenos volver a donde pertenecemos. 

Sinceramente,

Como pueden ver, una carta de lo más ácida que uno puede imaginarse. Personalmente, no me hace gracia porque creo que falla en su intención de concretar a sus destinatarios, que son los de la NAACP, y, en consecuencia, engloba a todos los negros estadounidenses lo que puede hacer sentirse ofendidos a muchos de ellos que no tienen culpa de nada, pero tampoco la considero terrorífica. Desacertada y para de contar. Además, quienes ya llevamos un par de años siguiendo a Sarah Palin hemos tenido la desgracia de leer y escuchar cosas mucho peores que ésta y sin que nadie moviera un dedo en su defensa (aparte de nosotros, bloguistas palinistas). E incluso los “graciosos de turno” se han sentido indignados cuando Palin ha protestado (¿recuerdan los comentarios repulsivos de Jay Leno sobre su hija Willow? Nosotros sí).

Mark Williams, el portavoz de Tea Party Express. Sin comentarios. Que cada uno saque sus propias conclusiones, por favor.

El caso es que la carta es desacertada porque los de la NAACP aprovecharon que Williams picó el anzuelo y montaron una de aquí te espero clamando “¡racista!” a voz en grito. En Idaho, el escándalo provocó que Minnick, el candidato demócrata que tan felices se las prometía, tuviera que tomar partido por la NAACP (por supuesto) y exigiera que el Tea Party Express expulsara a Williams de la organización. El Tea Party Express dijo que no, que tururú, y Minnick replicó por escrito condenando al Tea Party Express y rechazando su anterior apoyo prestado por parte del grupo. De todas formas, Minnick no quiso romper del todo con el movimiento Tea Party y declaró que mientras que la carta de Williams era de muy mal gusto:

Ésa es una razón por la cual mi interacción con el popular movimiento Tea Party aquí en Idaho ha sido muy positiva. Encuentro que la vasta mayoría de sus miembros son cordiales, educados y sinceros. Aunque están fuertemente en descuerdo con el presidente y sus políticas, su pasión tiende a enfocarse en los asuntos y no en las personalidades. Por supuesto, en cualquier movimiento hay algunos que llevan las cosas demasiado lejos y dicen o hacen cosas odiosas o hirientes que dañan la causa de todo el grupo. Sin embargo, aquellos que ascienden o reclaman el liderazgo en esos movimientos tienen la obligación de liderarlos con respeto por el movimiento y sus miembros y en consecuencia ser responsables de sus obras y sus palabras.

Uno sospecha que Minnick nunca se sintió demasiado a gusto con el apoyo de marras y que vio el cielo abierto cuando estalló el escándalo como la excusa perfecta para deshacerse de él quedando tan ricamente con el resto del movimiento así como con sus seguidores izquierdistas tradicionales.

Por su parte, Labrador, el candidato republicano vencedor de las primarias, declaró a su vez que condenaba la acción de Williams también, pero pidió que no se culpabilizara a todo el movimiento Tea Party por lo que no es más que la actuación de una sola persona:

Como alguien que ha experimentado el racismo [Labrador es portorriqueño], condeno las declaraciones de este particular. Pero he conocido a mucha gente de diferentes razas en los actos del Tea Party y no creo que las acciones de esta única persona deban ser representativas del resto de personas del movimiento.

¿Y cómo terminó el asunto? Pues finalmente la National Tea Party Federation tomó cartas en el asunto y exigió a su vez la expulsión de Williams del Tea Party Express y el rechazo por parte de estos de su carta, que calificaron de “claramente ofensiva”. La carta fue finalmente retirada de la página web del grupo, pero Williams fue apoyado expresamente por el Tea Party Express y, en consecuencia, la National Tea Party Federation decidió expulsar a todo el grupo del movimiento Tea Party.

Tras semejante resolución, Williams declaró que era una lástima que la NAACP haya escogido el aprovecharse de la situación en lugar de ayudar realmente a la comunidad negra:

No me sorprende que estén entrando al trapo porque la NAACP acaba de descubrir un pozo de petróleo bien lleno de contribuciones en efectivo que les llegarán después de esta resolución [la de la National Tea Party Federation]. Y sé que Al [Sharpton] y Jesse [Jackson, Jr.] van a querer su parte. Los mercaderes de esclaros del siglo XVI deben de haber sido tan buenos explotando a los africanos como lo son ellos.

 En fin, que finalmente la NAACP logró su victoria y al movimiento Tea Party le han sacudido un estacazo que no debería haber recibido nunca, pero las cosas son así. Por mi parte, ya se lo he dicho: la carta es desacertada, pero nada más. Lo que ocurre que cuando uno es un maestro en utilizar la más mínima excusa para armar lío como lo es la NAACP, estos errores se pagan. Williams tendría que haber sido más listo y no haberse dejado tentar por esos tipos, pero no lo fue y las consecuencias a la vista están.

Una metedura de pata. Nada más. El Tea Party Express seguirá existiendo y seguirá actuando, no lo duden. Ya lo dijo Williams en su momento:

No hay un liderazgo en el movimiento Tea Party, cada miembro del Tea Party es un líder.

Y Sarah Palin siguió sin decir ni mu. Hasta la próxima entrada.

8 respuestas a De cómo el Tea Party metió la pata en Idaho y Sarah Palin no dijo ni mu (y II)

  1. Conservadora dice:

    Ni el Tea Party Express ni ningún otro grupo es líder del movimiento. Por eso ningún desatino de cualquiera de ellos, como el apoyo al demócrata Minnick o esa ridícula carta, puede atribuírse al movimiento en conjunto. Cierto que hacen daño; pero al mismo tiempo sirven de alerta a los dos partidos, tan corruptos uno como el otro, sobre el humor de los votantes. Dar por seguro un escaño por tener una R o una D añadida al nombre no es algo que ningún político se puede dar el lujo de asumir, y eso es un primer paso para limpiar la clase gobernante de USA.
    Hasta los enemigos de Sarah están empezando a referirse a su “clase”, a su compromiso con América y su voluntad férrea de doblegar el discurso político a lo que a los votantes les interesa y no a las zarandajas en las que se enfrascan los políticos cuando no pueden debatir sobre principios.

  2. Santi dice:

    De acuerdo en todo, Bob. Has expresado mi opinión al respecto, aunque naturalmente con mejor redacción y más gracia. Un error sobre otro error, pero que no creo que afecte en demasía al Tea Party. Esa falta de estructura interna es bueno para muchas cosas, más libertad, pero malo para algunas otras. Espero que a partir de ahora nunca más apoyen candidatos por motivos “políticos” y sí lo hagan por motivos ideológicos.

    La que ha estado inteligente ha sido Sarah Palin, no metiéndose en este tipo de fregados dentro del Tea Party. Sarah sí que tiene siempre muy claro a quien apoyar por coincidencias con sus ideas conservadoras con sentido común, y siempre eligirá al candidato mejor, con sus principios.

    Oye, Conservadora, ¿dónde te encuentras?

    ¡Y ánimo, Bob, con tu libro!

  3. educantabro dice:

    Con estas entradas nos ha quedado mucho mas claro lo que es y como funciona el Tea Party. Como bien indica Santi la descentralización de que disfrutan tiene su pros y contras pero, personalmente, espero que siga a si pues, creo, que es la pieza que les distingue y hace de él un movimiento útil y distinto. (Al menos por ahora).

    En cualquier caso Sarah acierta en no inmiscuirse en las cuitas propias del Tea Party y mantenerse “junto a” pero no “revuelta con” ellos.

    Lo que no comprendo es la continua manía de no preguntar a los mas directamente interesados, es decir, al Tea party local sobre la idoneidad o no de los distintos candidatos que se presenta cuando son estos los que mejor conocen el percal de los que se presentan. Creo que esta claro que ha sido una metedura de pata del Tea Party Express por buscar el perdón aprobatorio y conciliador de medios “progres” mediante el apoyo a candidatos demócratas.

    PD: El votante republicano votara republicano mayoritariamente lo diga o no el Tea Party. ¿No podrían por tanto estos apoyar a todos los candidatos demócratas para que sus votantes, horrorizados por votar a un candidato respaldado por los extremistas del Tea Party , prefieran votar a un candidato republicano que no cuenta con el apoyo de estos? Ja¡. Soy casi tan maquiavélico como nuestro ministro Rubalcaba.

    Un saludo.

  4. Conservadora dice:

    Santi, yo estoy en América, y muy al tanto de lo que pasa en política en todo el mundo. Por supuesto, con especial atención a USA, más aún estando Sarah Palin involucrada.
    El Tea Party no puede apoyar a los demócratas para empujar los votos de los sensatos hacia los republicanos porque los “Tea Partiers” son el pueblo llano harto de políticos mentirosos, o sea, los sensatos de ambos bandos dispuestos a hecerse escuchar por la élite que manda. No obstante, es muy simpático lo que propones, educantabro.
    Ojalá Bob se decida a escribir sobre el apoyo de los negros a Obama, a pasar del daño de este gobierno para todas las minorías, no sólo los negros. En ese contexto se puede entender la carta de marras, burda en su discurso, pero con un sustrato vergonzosamente cierto en varios sentidos.
    Saludos.

  5. Santi dice:

    Ya, ya suponía que estabas en América, Conservadora. Pero América es muy grande, creía te encontrabas en EEUU, pero veo que estás en Hispanoamérica. Yo estoy en Europa, adivina dónde.

    Mira, Bob, lo que dice nuestra querida presidenta Esperanza Aguirre: La presidenta ha negado que en España exista un “tea party” al estilo norteamericano, pero se ha mostrado favorable al “patriotismo, menos impuestos y menos intervención del Gobierno”.

    ¡Qué grande! es nuestra Sarah española.

  6. educantabro dice:

    Buscando cosas de la tierra de Sarah y para que el amigo Bob vaya a descansar después de terminar el libro prometido, así como para cualquiera que tenga interés, puede ser útil esta guía gratuita de Anchorage y el Sur de Alaska que nos permitira conocer mejor el estado de Sarah Palin. Con permiso dejo el enlace. Yo la he solicitado. No creo que pueda ir nunca pero si me llega disfrutare de las fotos y además soñar es gratis.

    http://www.anchorage.net/454.cfm

    PD: Para posibles malos pensados: no gano nada con esto.

  7. Santi dice:

    “I Want Your Money”, el mensaje del “Tea Party” llega a la gran pantalla.
    Calificado como propaganda del “Tea Party”, el documental “I Want Your Money” debuta hoy en los cines de EE.UU. con una dura crítica a las políticas de Barack Obama, una respuesta conservadora a los populares y falaces documentales de izquierda.

  8. Santi dice:

    Anticipo de la serie televisiva Sarah Palin’s Alaska. ¡Quién pudiera verla! ¿Verdad Bob?

    Discurso de Sarah en ANAHEIM, dirigido a más de 2.000 seguidores en un mitin del Comité Nacional Republicano en el Condado de Orange (California).

    Sarah Palin participará en otra reunión del Comité Nacional Republicano el 23 de octubre en Orlando, Florida.

    Sigue dándolo todo de un lado a otro de EEUU allá donde la reclaman, que es de todos lados. ¡Ya va quedando poco para el 2 de noviembre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: