LA IMPORTANCIA DE QUE QUIEN TE APOYE SE LLAME SARAH PALIN


 

Estoy de acuerdo con ustedes: el título es un vano intento de remedar el de aquella obra de teatro de Oscar Wilde que era La importancia de llamarse Ernesto, autor que a mí, personalmente, siempre me ha parecido sobrevalorado por obra y gracia de sus populares paradojas que, en muchos casos, son meros fuegos de artificio y, en otros, tienen la misma profundidad que cualquiera que pueda pronunciar alguien que se ha regalado excesivamente con el licor de la sobremesa. Para paradojas realmente concienzudas, por favor, lean a G. K. Chesterton, éste sí uno de mis autores favoritos. Sin embargo, si bien Wilde no es de mi agrado (uno tiene esas manías), me reservo el derecho de parafrasear el título de esa obra suya para empezar mi entrada de hoy, una entrada que confío que completarán leyendo acto seguido un nuevo artículo mío publicado hoy mismo en Semanario Atlántico (hay que ver qué paciencia tiene su director conmigo, ¿verdad?), uno titulado Martes, 8 de junio: un buen día para Sarah Palin. Que disfruten de ambas cosas, la entrada y el artículo.

Sarah Palin saliendo al escenario en un acto celebrado recientemente en Las Vegas (Nevada). Como pueden ver, esta vez llevaba un buen manojo de papeles y no chuletas escritas en la mano, je, je, je. ¡Qué pena! Con lo divertidos que son sus mensajes al estilo “tonto quien lo lea”, “hola, mamá”, “¡Piper, deberías estar acostada ya!”. O mejor aún, ¿se imaginan uno que dijera “Leed Conservador en Alaska”? Pero eso me temo que nunca pasará (suspiro).

El mini super Tuesday

Ya sabemos que el pasado martes día 8 tuvo lugar eso, una especie de mini super Tuesday, en Estados Unidos. Once estados celebraban elecciones primarias y era la ocasión en la que más estados iban a hacerlo durante el mismo día. Todavía hay previsto otro mini super Tuesday, pero no será hasta el próximo día 14 de septiembre y entonces serán diez estados los que se lancen a la aventura. En esta ocasión, se ha tratado de los siguientes, eligiendo a sus nominados para los siguientes cargos públicos:

  • Arkansas (*): Nominados al Senado y a la Cámara de Representantes.
  • California: Nominados para ser gobernador, al Senado y a la Cámara de Representantes.
  • Iowa: Nominados para ser gobernador, al Senado y a la Cámara de Representantes.
  • Maine: Nominados para ser gobernador.
  • Montana: Nominados a la Cámara de Representantes.
  • North Dakota: Nominados al Senado.
  • New Jersey: Nominados a la Cámara de Representantes.
  • Nevada: Nominados para ser gobernador, al Senado y a la Cámara de Representantes.
  • South Carolina: Nominados para ser gobernador, al Senado y a la Cámara de Representantes.
  • South Dakota: Nominados para ser gobernador, al Senado y a la Cámara de Representantes.
  • Virginia: Nominados a la Cámara de Representantes.

(*) El caso de Arkansas es especial ya que se trata de una segunda vuelta. Es decir, las primarias se celebraron realmente el pasado día 18 de mayo, pero dado que algunos candidatos a la nominación (el del Senado y tres de los cuatro correspondientes a la Cámara de Representantes) no lograron alcanzar el 50% de los votos, no han tenido más remedio que someterse a una segunda vuelta. Eso es algo que no pasa en todos los estados, pero sí en algunos (por ejemplo, de los que estamos viendo, South Carolina verá una segunda vuelta el próximo día 22 de junio para algunos de sus candidatos).

Visto esto, ¿cuáles eran a priori las primarias más interesantes? La verdad es que todas tenían su interés porque ni una sola de ellas era merecedora de nuestro desprecio. Pero había algunas que tenían un aliciente añadido al propio proceso electoral y ése era que concurría a él algún candidato respaldado expresamente por Sarah Palin. En concreto, se trataba de estos cuatro casos:

  • Arkansas (segunda vuelta): Cecile Bledsoe, candidata a la nominación republicana a la Cámara de Representantes.
  • California: Carly Fiorina, candidata a la nominación republicana al Senado.
  • Iowa: Terry Branstad, candidato a la nominación republicana como gobernador.
  • South Carolina: Nikki Haley, candidata a la nominación republicana como gobernadora.

Mis lectores son listos y no tengo la más mínima duda de que todos ustedes están al cabo de la calle de lo que ha sucedido durante estas primarias, así que abreviaré y les diré simplemente que Bledsoe perdió tristemente la nominación en Arkansas, pero que Fiorina en California, Branstad en Iowa y Haley en South Carolina la obtuvieron, por más que esta última, Haley, se haya quedado a apenas un solo punto porcentual de lograrla directamente y tenga que someterse a una segunda vuelta el próximo día 22 de junio, pero como quiera que su más directo rival, Gresham Barrett, ha obtenido nada más que un 22% de los votos contra el 48% de ella, resulta difícil de imaginar que pueda arrebatarle la nominación a Haley en los diez días que quedan. Mejor sería que tuviera la elegancia de rechazar la segunda vuelta, tal y como le están insistiendo desde el propio seno del Partido Republicano, pero no parece que vaya a hacer caso. Tendrán que obligarle porque es un mal perdedor y lo suyo es mero rencor, una cosa parecida a la que ha sucedido en California, donde Fiorina ha vencido con el 56% de los votos mientras que Chuck DeVore, el rival que le ha estado disputando durante toda la campaña el mismo voto conservador, se ha quedado en un mero 19% y ocupando la tercera plaza. ¿No hubiera sido mejor que una vez que Palin hizo público su respaldo a Fiorina DeVore se retirase, granjeándose así el reconocimiento no sólo de todos los votantes conservadores sino también de Fiorina y muy seguramente su entusiasta apoyo a una futura campaña de DeVore en 2012 (cuando se pondrá en juego el otro escaño senatorial de California? Pues no, tuvo una pataleta y quedó como un trapo. Y así le ha ido.

Un inciso sobre Nikki Haley

De entre todos los candidatos “palinistas” que han competido este martes pasado, me gustaría llamar la atención sobre Nikki Haley, la prácticamente nominada candidata a gobernadora de South Carolina, de la cual no he hablado nunca a diferencia de Carly Fiorina, a quien hasta le dediqué uno de mis artículos en Semanario Atlántico. Favorita de Sarah Palin, Haley ha pasado por una campaña especialmente dura donde se le ha insultado y se le ha acusado de adulterio por dos veces y todo esto por parte de algunos de sus compañeros de partido, lo cual demuestra que el ateo de Voltaire tenía razón cuando decía eso de que Dios le cuidase de sus amigos porque de sus enemigos ya se cuidaba él.

Nuestra favorita, Nikki Haley. Si Sarah confía en ella, ¿cómo no vamos a confiar nosotros también? Además, si los del establishment ladran contra ella, razón de más para estar a su lado. Ésa es precisamente la indicación de que es la candidata correcta.

Nimrata Nikki Randhawa Haley, nacida el 20 de enero de 1972 en Bamberg (South Carolina) es hija de dos emigrantes sijs del Punjab (India), lo cual es todo un mazazo para los demócratas ya que según la estupidez políticamente correcta actualmente en boga, ¿cómo puede ser que una candidata que no es WASP (ya saben, eso de White, Anglo-Saxon and Protestant, blanca, anglosajona y protestante) sea republicana? ¡Debería ser demócrata! Los republicanos todos sabemos que son irremediablemente racistas y una hija de sijs no puede ni debe cruzarse en la calle con un republicano confeso sin darle una patada en la entrepierna y reprocharle que Israel siga manteniendo el bloqueo en Gaza, ¿verdad? Sin embargo, yo me imagino que lo que Haley seguramente siente en su interior es que ella es estadounidense y nada más y ahí acaba toda la historia. Y si encima se siente republicana, conservadora en concreto, mejor para ella porque eso demuestra que además es inteligente y que tiene una pizca de sal en la mollera, lo cual en los tiempos que corren ya es mucho pedir.

Haley tiene dos hermanos, Mitti (oficial del Ejército en activo) y Charan, y una hermana, Simran. Licenciada en Contabilidad, trabajó para una empresa de reciclaje antes de incorporarse a la fima de su madre, Exotica International, una empresa textil creada en 1994 de manera casi casera y que ha terminado convirtiéndose en una empresa multimillonaria, algo que es muy habitual entre los indios, que son una de las etnias más emprendedoras que existen. Haley está casada con Michael Haley, un funcionario del Ministerio del Ejército y oficial de la Guardia Nacional de South Carolina, y el matrimonio tiene dos hijos, Rena y Nalin. ¡Ah, y Haley es de religión cristiana! Ya sé que eso no tiene ninguna importancia y que a nosotros tanto nos da, pero en este caso en concreto sí que he creído necesario resaltarlo para fastidiar de nuevo a los demócratas que puedan estar leyéndome, que seguro que padecerán un ataque de rabia al enterarse de ello.

En cuanto a la experiencia política de Haley, ésta se presentó en 2004 como candidata a la Cámara de Representantes de South Carolina, logrando ganar las primarias republicanas (en el desempate también, se ve que está abonada) y las elecciones, éstas últimas sin apuros porque no se presentó ningún rival demócrata. Para que vean que realmente se trata de una commonsense conservative, ya por aquel entonces su programa electoral hacía hincapié en su oposición frontal a elevar los impuestos, mostrándose partidaria de rebajarlos e incluso eliminar todos los posibles. O sea, que es de fiar. Su historial lo demuestra.

Y otro inciso, pero ahora sobre las primarias de Nevada

Y a pesar de que no es una de las cuatro candidatas apoyadas expresamente por Sarah, no quisiera dejar de presentarles también a la ganadora de la nominación republicana al Senado en Nevada, Sharron Angle, que va a ser, si Dios quiere, quien mande a su casa a ver el fútbol en la tele y ponerse gordo de tanto comer patatas fritas y beber cerveza al gran sicario que es Harry Reid, el infame líder de la perversa mayoría demócrata en el Senado.

Sharron Angle saludando satisfecha a sus partidarios después de saber que era la nominada. Como gane las elecciones, no sólo nos dará una inmensa alegría librándonos de Reid para siempre sino que será de lo más interesante verla en acción en el Senado porque es una política que no tiene el más mínimo empacho en votar “no” incluso cuando el resto de la cámara vota “sí” al unísono. O sea, que si tiene que llevar la contraria, la lleva y se queda tan pancha.

Sharron Elaine Angle nació el 26 de julio de 1949 en Klamath Falls (Oregon), pero sus padres se mudaron a Reno (Nevada) cuando ella apenas tenía tres años de edad. Licenciada en Bellas Artes, se casó con su marido Ted en 1970, habiendo tenido en su matrimonio dos hijos y diez nietos. Angle ha trabajado durante 25 años como profesora, siendo en 1999 cuando sintió la llamada de la política y se presentó a las elecciones como miembro de la Cámara de Representantes de Nevada, puesto que ocupó hasta 2005.

El 15 de abril de 2010, Angle recibió el respaldo expreso del movimiento Tea Party en su intento de lograr la nominación republicana al Senado. Partiendo desde el principio por detrás de la favorita, Sue Lowden, no fue hasta principios de junio que logró el impulso necesario para superar a su rival, venciendo finalmente por un 40,1% de los votos contra el 26,1% de Lowden. Y ese impulso sigue frente a quien va a ser su rival demócrata, Harry “canallesco” Reid, quien en una encuesta celebrada al día siguiente de las primarias perdía en intención de voto frente a Angle por un estrepitoso 39% suyo contra el 50% de ella. ¿A que es fantástico?

Por otra parte, si bien Angle no ha sido una de las candidatas respaldadas por Sarah Palin, no es en absoluto porque no se lo merezca ya que sus posturas políticas son conservadoras-conservadoras. Así, Angle opina que la educación de los niños debería ser algo controlado por las propias comunidades y que el gobierno federal debería apartar sus sucias manos de ella (esto último no es en absoluto una cita, sino opinión mía que comparte sin duda Angle) porque los hijos son algo muy serio como para que alguien se permita el jugar con ellos y con su futuro. Otra opinión que yo, personalmente, comparto por completo es que Estados Unidos debería retirarse de las Naciones Unidas porque éstas no son más que un bastión de la ideología liberal y el juez de la ciencia fraudulenta en referencia al timo del “calentamiento global” causado por la actividad humana. Angle apoya la familia tradicional, para ella el matrimonio sólo es posible entre un hombre y una mujer y cree que la mejor manera de levantar una familia consiste en que uno de los progenitores se quede en casa ocupándose de esa tarea. (¿Machismo? No lo creo. Sensatez. Por cierto, que yo sueño con poder ser un stay-at-home-daddy, o sea, poder quedarme en casa criando a mis hijos mientras mi esposa, cuando la tenga, se va a trabajar fuera). Por supuesto, Angle es completamente contraria al aborto, además de sus opiniones conservadoras fiscales en material económica. Lo ven como será una maravilla que logre ganar las elecciones y vaya al Senado. ¿Se imaginan la que puede liar allí y lo que les va a pasar a los RINO que queden todavía en el Senado cuando tengan que discutir con ella? Será genial.

Y, por fin, algo sobre Sarah Palin

Que está muy bien educada, ya lo sabíamos, pero aquí tenemos otra prueba de ello. Cuando a Sarah Palin los de Fox News le preguntaron si había sido su apoyo expreso lo que había inclinado la balanza en los casos de Fiorina y Haley, ésta respondió:

Creo que cualquier crédito atribuido a mí es exagerado porque ninguna persona individual puede marcar la diferencia, ya sea de una manera u otra, sobre un candidato.

Por supuesto, esto es lo que tenía que responder, pero bien sabemos todos nosotros la importancia que tiene el ser apoyado por Sarah Palin. No se trata solamente de que su apoyo imprime sobre la candidatura en cuestión un sello de “fiabilidad”, tal y como vino a decir un portavoz de Carly Fiorina cuando ésta reconoció que ha sido contar con el respaldo de Palin lo que le ha permitido ganar las primarias. También supone que ese candidato pasa a ser inmediatamente reconocido nacionalmente y que las donaciones a su campaña se incrementan ipso-facto. Y eso son hechos contrastables, que no pueden ser negados por nadie.

Es cierto que algunos candidatos apoyados por ella han perdido sus contiendas (Hoffman, Ward, Burns y Bledsoe), pero eso no quiere decir nada ya que el apoyo de Palin se limita a una nota en Facebook, tal vez algunos mensajes cortos en Twitter y seguramente una contribución económica para la campaña de que se trate por parte de SarahPAC. No es Palin quien dirige sus campañas ni quien se ocupa de establecer la estrategia a seguir. Y si el candidato en cuestión mete la pata, dice tonterías o se mete en problemas, ahí poco puede hacer Palin más que lamentar la ocasión perdida.

Es curioso porque a raíz de la derrota de Tim Burns en Pennsylvania hace poco, algunos comentaristas empezaban a dudar del “efecto Palin”; ahora que tres de sus cuatro apuestas han vencido, esos mismos comentaristas lo achacan precisamente a ese mismo “efecto Palin” que hace menos de un mes negaban rotundamente. Tanto se ha hablado de ello que otros comentaristas, demócratas por supuesto, están haciendo mangas y capirotes para aguar la fiesta, alegando que el “efecto Palin” no existe y hasta aportando estadísticas (¡ah, cómo odio las estadísticas!) con las que pretenden demostrarlo “científicamente”.  Por supuesto, semejante intentona además de ridícula está condenada al fracaso.

Y es que tal y como declaró Jason Recher, uno de sus más fieles escuderos, sobre la manera como Sarah Palin elige a quien va a respaldar o no:

Ella hace una buena parte de su propia investigación y lecturas y va con la persona que siente que será la mejor para el puesto y que comparte sus valores comunes.

Así pues, la conclusión es fácil: existe el “efecto Palin” y está más vivo que nunca. Y en estos momentos en que se empiezan a perfilar las posiciones de cada uno de cara a una campaña electoral que a buen seguro será una de las más intensas de la historia reciente de Estados Unidos, el contar con su apoyo vale un potosí. Y quien lo niegue, miente como un bellaco.

P.D. Suelo despedirme hasta la próxima entrada, pero en esta ocasión no tengo más remedio que despedirme hasta el próximo domingo. Cuestiones laborales me van a impedir esta semana el dedicar a la escritura el escaso tiempo libre que suelo tener. Afortunadamente, sólo va a ser cosa de una semana y el domingo volveremos a encontrarnos todos de nuevo. Les pido perdón por mi ausencia que en verdad es completamente ajena a mi voluntad. Hasta el domingo pues.

3 respuestas a LA IMPORTANCIA DE QUE QUIEN TE APOYE SE LLAME SARAH PALIN

  1. El primo tonto dice:

    No hay problema, ya sabemos que es por obra y gracia del jefe negrero. Nos vemos el domingo.

    Y para que no sea un escrito solo negativo, enhorabuena por la entrada, autónoma pero con su sinergia atlántica. Unas pinceladas muy interesantes. Espero que al jefe le de un cólico nefrítico, nada grave, y permita seguir esas primarias como se merecen. Que supongo que serán igual que como las pintaron en “The west wing”, una locura.
    Saludos y hasta el domingo.

  2. Santi dice:

    Yo también creo que el apoyo de Sarah Palin tiene su importancia y a las pruebas me remito. Ya es un referente conservador de primer orden y tiene una gran influencia mediática. Pero es evidente que no puede hacer milagros y algunos candidatos le fallarán electoralmente. Sarah se toma su trabajo examinando a los que se presentan y claramente acierta en sus apoyos de candidatos, tienen que ser verdaderos conservadores con sentido común como ella, salvo algunas excepciones por fuerza mayor (léase McCain y algún otro). Esta encomiable labor espero que se vea recompensada con éxitos electorales y que pueda lograr una sólida red en la que apoyarse para el 2012. El efecto Palin existe, ¡vaya si existe!

    Bob, descansa un poco, te lo tienes merecido. Haz de la necesidad virtud. Hasta el domingo.

  3. Santi dice:

    Sarah vuelve a ser portada del Newsweek Magazine, aunque me temo que sea para meterse otra vez con ella. ¡Esta prensa progre no la perdona! ¿verdad Bob?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: