TOMANDO EJEMPLO: MIS COMENTARISTAS POLÍTICOS FAVORITOS (II)


 

Por los comentarios que he recibido últimamente, parece que mi entrada anterior sobre los comentaristas a los que suelo seguir habitualmente ha gustado a mis lectores. Y no me extraña porque tanto Ann Coulter como Michelle Malkin o Andrea Tantaros son tres extraordinarias comentaristas de las que no dejo de aprender a cada día que pasa. Ojalá algún día pudiera merecer que me compararan con ellas, pero eso mucho me temo que será imposible. Y es que en mi opinión, un columnista de opinión nace y no se hace. Me explico: muchas personas pueden escribir columnas de opinión en un medio de comunicación, pero sólo unas pocas de ellas logran que esas columnas interesen a los lectores. A un columnista de éxito, se le distingue porque la gente le lee tanto para alabarlas como para vituperarlas, pero le lee. O como decía no recuerdo quién, pero era alguien que sabía de lo que hablaba: “Uno necesita a su columnista diario aunque sólo sea para cagarse en él”.  En España, Paco Umbral ha sido el epítome del columnista y reconozco que, por mucho que no compartiera prácticamente ni una de sus opiniones, no podía dejar de leer sus columnas siempre que tenía ocasión de ello (cuando yo leía todavía los periódicos, hace ya tanto tiempo). Todos los comentaristas que les presento en esta serie cumplen con esa condición: apetece leerles siempre. Y si la semana pasada tratamos a las chicas, esta semana le toca el turno a los chicos. Vamos con ellos pues.

¿Recuerdan que no hace mucho propuse diseñar una “palinseta”, o sea, una camiseta con la imagen de Palin? Algunos de ustedes ya ha mandado su propuesta y creo que es la ocasión para proponer la mía. Tengo varias, pero ésta es la que más me gusta: Sarah Palin con la bandera estadounidense detrás, saludando a sus partidarios. Y como lema: “Palin for President. You betcha!”. Y detrás podríamos poner algo así como “Conservador en Alaska. Contando la verdad sobre Sarah Palin a quien quiera escucharla. http://www.moosecon.wordpress.com”. Sí, ya sé que eso es hacerme publicidad, pero uno tiene que promocionarse de alguna manera, ¿no?

Nota del autor (1): Por cierto, Santi me pregunta si creo que podría haber algún líder en España similar a Sarah Palin y a pesar de que uno no habla de la política nacional (más que nada para no echarme a llorar) voy a contestarle en atención al enorme aprecio que siento por él: sí, Santi, si tuviera que decir un nombre sería el de Esperanza Aguirre que es la única política actual que parece tener alguna idea sensata en la cabeza. Sin embargo, teniendo en cuenta que España no es una democracia sino una partitocracia, lo tiene realmente difícil porque no serán los sencillos ciudadanos como nosotros quienes la elevemos al poder, sino que será ella primero quien tendrá que imponerse dentro de su propio partido y eso sólo ya será harto difícil. Si Aguirre fuera estadounidense creo que sería algo así como Michelle Bachmann, más bien. Como Palin, no; como Bachmann.

Nota del autor (2): Por cierto, el grandísimo Josh Painter, de “Texas for Sarah Palin”, no sé cómo ha conocido de este misérrimo blog y lo ha incluido en su lista de blogs recomendados. ¡Me siento honrado! Josh Painter es uno de mis héroes y nunca hubiera podido imaginar que iba a perder ni un solo minuto en hacerse eco de mi existencia.

El negro que no quiere ser “un negro”: Larry Elder

Es realmente difícil conseguir una foto de Larry Elder en la que éste salga favorecido. La verdad es que posa muy mal. Y no se lo reprocho porque yo poso peor. Por eso nunca verán una foto mía por ahí. Ni siquiera en la solapa de un libro por más que lo estoy intentando. El caso es que Elder es algo que curiosamente muchos consideran casi como un monstruo: un negro de derechas. Cosas de la izquierda que no pueden dejar de etiquetar a las personas y agruparlas en compartimentos, incapaces como son de entender que cada uno es como es y que cada persona es única e irrepetible. Pues no hay manera de que lo entiendan, ¡caramba! Si uno es negro, tiene que ser demócrata por narices porque los republicanos son todos racistas. ¡Pues no! Y Elder es el primero que lo dice alto y claro.

Una imagen del blog de Larry Elder (para verlo, pulse aquí). No es exactamente un blog, sino un anuncio y es que Elder está pensando en lanzar un show por internet que se va a titular Elderado News, pero sólo si obtiene suficientes subscriptores para ello lo hará. Sería una lástima que no lo lograra, la verdad. Elder es una de las voces más interesantes de oír en el panorama estadounidense actual.

Lawrence Allen Elder nación en Los Angeles (California) el 27 de abril de 1952, viviendo todavía su padre, Randolph, de 91 años, mientras que su madre, Viola, falleció en 2006 a los 81 años. Licenciado en 1974 en Ciencias Políticas por la Brown University, más tarde, en 1977, se licenció en Derecho en la University of Michigan Law School, tras lo cual empezó su carrera profesional trabajando en una gran firma de abogados de Cleveland (Ohio). No debió de apasionarle el trabajo porque tan pronto como en 1980, Elder fundó su propia empresa, Laurence A. Elder and Associates, dedicada a seleccionar y contratar abogados experimentados para otras empresas.

Fue también estando en Cleveland, a finales de los años 80, cuando Elder empezó a interesarse por los medios de comunicación, ofreciéndose voluntariamente para presentar un programa en la cadena WVIZ (afiliada a la PBS). El programa, que debatía cada semana sobre un tema diferente, acabó siendo llamado The Larry Elder Show y trasladándose a la cadena WOIO (afiliada a la Fox Network) y a la televisión por cable. Finalmente, Elder se mudó a Los Angeles en 1994 y el programa llegó a su fin.

A partir de 2000, Elder hizo más apariciones en televisión, presentado una amplia variedad de programas en diferentes cadenas, pero siempre en programas informativos, no de noticias, sino de debate. Desde 2009, Elder se dedica principalmente a su propia página web además de a diversas colaboraciones periodísticas y a la publicación de libros y hasta de DVD. Así, por ejemplo, entre sus libros encontramos los siguientes títulos:

  • The Ten Things You Can’t Say In America.
  • Showdown: Confronting Bias, Lies And The Special Interests That Divide America.
  • What’s Race Got To Do With It? Why It’s Time To Stop The Stupidest Argument In America (originalmente titulado Stupid Black Men: How To Play The Race Card – And Lose).

Y entre sus DVD, los siguientes:

  • Redefining Racism: Fresh Voices From Black America.
  • Title IX And Women In Sports: What’s Wrong With This Picture.
  • Michael & Me (en el cual replica al farsante Michael Moore y sus opiniones en el documental Bowling for Columbine).

Elder se define a sí mismo como un libertario, es decir, un partidario extremo de la libertad personal, estando a favor no sólo de la libre empresa sino también de otras posturas como el derecho al aborto y la legalización de las drogas, opiniones suyas que no comparto, pero que respeto. Actualmente, sin embargo, y a pesar de que existe realmente un Partido Libertario en Estados Unidos, Elder está registrado como republicano desde mayo de 2003, principalmente como medio de demostrar su apoyo a la Guerra contra el Terror emprendida por la administración Bush, además de así poder resultar más influyente dentro del Partido Republicano. El propio Elder explicó en su momento su decisión de esta manera:

Soy un republicano con “R” mayúscula y un libertario con “l” minúscula. Me he afiliado al Partido Republicano no porque ellos tengan ningún principio, sino porque es la manera de ser más útil y de tener mayor influencia. Mi filosofía es claramente libertaria”.

(…)

No se equivoquen. Mis principios libertarios siguen siendo los mismos. Pero como el escritor Midge Decter dijo una vez: “Llega el momento de unirse al lado con el que estás”.

Y para dejarlo más claro, Elder ha acuñado el término “republitarian”, o sea, un miembro del Partido Republicano que sostiene ideales políticos libertarios. Para Elder, el libertarianismo es una filosofía (una “l” minúscula), no un partido (una “L” mayúscula).

¿Que por qué me gusta Larry Elder? Algunos de ustedes puede que no lo entiendan porque yo mismo confieso que no tengo mucho de libertario (la verdad es que poco). Sin embargo, eso no quiera decir que no deba apreciar la excelencia donde la encuentre y Elder es una persona excelente cuya capacidad de polemizar y ganar las polémicas con quien haga falta nunca deja de sorprenderme. Además, su voluntad de luchar contra la excusa de la raza es algo para lo que se necesitan muchas agallas. Algo similar está haciendo Michelle Malkin, pero ella no entra dentro de esa estupidez de clasificación llamada “afroamericanos” (a ella la clasifican dentro de los  “asiaticoamericanos”) mientras que Elder sí. Pero en lo que ambos coinciden sin duda alguna es en que ellos de eso, nada; ellos son americanos y punto.

Por cierto, no me puedo resistir a traducirles uno de los artículos que más me han gustado de Larry Elder. Llevo mucho tiempo guardándolo y creo que no tendré nunca mejor ocasión que ésta para ofrecérselo. Helo aquí.

¿Demócrata o republicano?

Le escribo en nombre de mi hijo. Hablando en plata, ¿cuáles son las principales diferencias entre los demócratas y los republicanos hoy en día? Me complico demasiado con mis explicaciones. No creo que estos chicos sepan realmente la diferencia y votarán simplemente a un candidato porque es joven o mujer, etc. ¿Puede ayudarme?

Por supuesto. Examinemos en qué creen los republicanos y en qué creen los demócratas.

Los republicanos creen que el éxito es fruto del trabajo duro y que el gobierno debería permitirle conservar lo que gana en el máximo grado posible. Los demócratas creen que el éxito resulta de la suerte, la casualidad y el azar y, por tanto, un gobierno justo coge de aquellos que tienen y lo entrega a aquellos que no.

Los republicanos creen en una sociedad que no mire el color de la piel y que evalúe a las personas por su iniciativa, ética de trabajo y talento. Los demócratas quieren una sociedad coordinada según la raza. Esto explica el apoyo a la discriminación positiva racial o sexual para “corregir” pecados anteriores y generar “diversidad”.

Los republicanos creen que discriminar para solucionar los efectos de anteriores discriminaciones sigue siendo discriminación y que un gobierno debe limitarse a ser justo en el momento en que actúa. Los demócratas quieren utilizarlo para “rectificar” errores pasados a los que culpan de las “injusticias” de hoy.

Los republicanos creen que el gobierno debe poner el acento en el individuo, que un gobierno que reduce los impuestos es mejor. Los demócratas quieren que los individuos le otorguen más poderes al Estados y apoyan políticas que redistribuyan los ingresos de la persona A a la persona B porque “lo merece”.

Los republicanos creen que el campo de juego, aunque desnivelado, exige del individuo que se desenvuelva lo mejor que pueda con las cartas repartidas. Los demócratas consideran que la vida está amañada y que el destino de uno descansa sobre temas más allá del control del individuo.

Los republicanos creen que aquellos que no pueden ayudarse a sí mismos pueden ser ayudados y serán ayudados por otras personas –no por el gobierno-, debido a la más elemental compasión humana. Los demócratas creen que a causa de la mala suerte de uno, él o ella tiene derecho a algo –a través del gobierno- procedente de alguien más.

Los republicanos creen en la paz a través de la fuerza y, por tanto, apoyan una defensa nacional firme y –en esta era de islamofascismo- en una política exterior proactiva. Los demócratas creen en la fuerza a través de la paz y creen poder influir mejor en el comportamiento de nuestros enemigos manifestando nuestras buenas intenciones.

Los republicanos creen en los beneficios mutuos del libre comercio y el libre intercambio de bienes y servicios. Los demócratas creen en el “comercio justo” y son partidarios de barreras que protegen de la competencia a las industrias nacionales, reduciendo los incentivos para innovar y cambiar para seguir siendo competitivas.

Los republicanos consideran a la Constitución un contrato que limita los deberes, los poderes y las obligaciones del gobierno federal. Los demócratas consideran a la Constitución “un documento vivo” que ha de ser interpretado con flexibilidad. Los republicanos, por ejemplo, rechazan el veredicto de Roe vs. Wade porque el tribunal basó su argumentación en el derecho a la privacidad, que no se menciona en la Constitución de los Estados Unidos. Los demócratas consideran que ese derecho está implícito en nuestra ley fundamental pese a la ausencia de cualquier referencia al mismo.

Los republicanos creen en la Segunda Enmienda, que confiere al individuo el derecho a tener y llevar armas. Los Padres Fundadores quisieron este derecho para proteger a los estadounidenses frente a la tiranía del Estado. Los demócratas consideran la Segunda Enmienda un obstáculo a la seguridad pública.

Michigan, hace seis años, se convirtió en uno de los cerca de 40 estados que permite a los ciudadanos solicitar un permiso para llevar armas ocultas. Entonces los funcionarios de las fuerzas del orden predijeron un incremento de los crímenes violentos. En realidad sucedió lo contrario. El jefe de policía de Woodhaven, Michael Martin, dijo: “Creo que el consenso general entre las fuerzas del orden es que las cosas no se pusieron tan mal como se esperaba. Hay problemas con las armas de fuego, pero creo que podemos respirar aliviados porque aquello que anticipamos no sucediera”.

¿Cómo cree que reaccionó la presidenta de la delegación de Michigan del colectivo contrario al derecho a portar armas Million Moms March? Pues declarando que las estadísticas estaban falsificadas y afirmando que, aun en el supuesto de que fueran reales, la sociedad aún poseía demasiadas armas.

Lo que nos lleva a nuestra observación final: los republicanos creen en lo que ven y los demócratas ven aquellos en lo que creen.

Si alguien me preguntara alguna vez en qué creo yo exactamente, me bastaría con darle una copia de este artículo porque estoy seguro de que por más que lo intentara, nunca lograría expresarme con mayor exactitud. ¿Comprenden ahora por qué Larry Elder es uno de mis comentaristas políticos favoritos?

El profesor que cada vez que habla da una lección: Thomas Sowell

Difícil es hacer una presentación de Thomas Sowell, dado que no es sólo un economista brillante, sino también un filósofo, un comentarista político, un crítico social y un prolífico escritor.  Su currículo académico es largo como un brazo e impresionante se mire por donde se mire. Otro ejemplo viviente de que ser negro no significa ser tonto, como parece que piensa la izquierda en Estados Unidos que, de tanto pretender “compensar” a los negros por los siglos de esclavitud lo único que han conseguido es volverlos a esclavizar, pero ahora en lugar de personas como amos tienen al Estado como tal. ¡Demonios, los negros son tan capaces como usted y como yo de salir adelante con voluntad, esfuerzo y una pizca de suerte! ¡No necesitan que les den la sopa boba toda su vida! Y aún pretende la izquierda que ellos son sus defensores…

Una imagen del blog de Thomas Sowell (para verlo, pulse aquí). Sí, ciertamente es un poco soso, pero olvídense de eso y entren en él y pónganse a leer sus escritos. Les aseguro que valen la pena. Lo que sabe este hombre sobre economía y lo bien que sabe explicarla a gente como nosotros, es un soplo de aire fresco en un campo que tanto pedante se empeña en volver árido como un desierto.

Thomas Sowell nació en North Carolina el 30 de junio de 1930, huérfano de padre. Ha publicado su autobiografía, titulada A personal Odyssey (2002), y en ella relata, por ejemplo, que durante su infancia, tuvo tan poco contacto con personas de raza blanca que no podía creerse que hubiera gente cuyo color de pelo fuera “amarillo”. Por aquel entonces, Sowell pensaba que su tía materna era su madre y con ella se mudó a Harlem, en New York. No tuvieron mucha suerte y él tuvo que dejar los estudios a los 17 años a causa de problemas económicos y a causa también de problemas familiares. Para independizarse, Sowell aceptó cualquier trabajo que se le ofreciera y así trabajó desde dependiente en un comercio hasta repartidor de Western Union. Con el tiempo, se ofreció para trabajar como funcionario y logró obtener una plaza que le llevó a mudarse a Washington, DC. En 1951, Sowell fue reclutado para incorporarse al Ejército durante la Guerra de Corea, siendo asignado a los marines, sirviendo en una unidad fotográfica gracias a que tenía experiencia como tal.

Tras su tiempo de servicio, Sowell aprovechó la oportunidad que se le brinda en Estados Unidos a todos los veteranos de guerra de optar a entrar en la Universidad  y estudió Economía en la universidad de Harvard, licenciándose en 1958, obteniendo un máster en la misma materia en la universidad de Columbia en 1959 y doctorándose finalmente en la universidad de Chicago poco después. Desde entonces, la principal ocupación de Sowell ha sido la enseñanza en multitud de universidades por todo el país, lo cual es curioso en alguien que reconoce que cuando tenía veinte años era marxista, grave enfermedad de la que se curó afortunadamente poco después, cuando empezó a trabajar para el gobierno. Además de docente, Sowell es un reputadísimo columnista y escritor cuyos artículos y libros, casi siempre sobre economía, merecen siempre una lectura atenta. Sin embargo, Sowell también ha escrito sobre otros temas como los raciales, por ejemplo, siendo un firme crítico de la discriminación positiva. Alguien lo ha descrito como un “conservador negro”, pero él prefiere no ser catalogado e incluso se considera a sí mismo más libertario que conservador, como Larry Elder.

Una relación de sus libros es tan larga que asusta sólo verla, pero a pesar de todo voy a relacionarlos todos aquí:

  • Intellectuals and Society (2010)
  • The Housing Boom and Bust (2009)
  • Economic Facts and Fallacies (2007)
  • Basic Economics: A Common Sense Guide to the Economy (2007)
  • A Man of Letters (2007)
  • Ever Wonder Why? And Other Controversial Essays (2006)
  • On Classical Economics (2006)
  • Black Rednecks and White Liberals And Other Cultural And Ethnic Issues (2005)
  • Affirmative Action Around the World: An Empirical Study (2004)
  • Basic Economics: A Citizen’s Guide to the Economy (2004)
  • Applied Economics: Thinking Beyond Stage One (2003)
  • Inside American Education (2003)
  • The Einstein Syndrome: Bright Children Who Talk Late (2002)
  • Controversial Essays (2002)
  • A Personal Odyssey (2002)
  • The Quest For Cosmic Justice (2002)
  • Conquests and Cultures: An International History (1998)
  • Migrations and Cultures: A World View (1996)
  • The Vision of the Anointed: Self-Congratulation As a Basis for Social Policy (1996)
  • Race and Culture: A World View (1995)
  • A Conflict of Visions: Ideological Origins of Political Struggles (1987)
  • Compassion Versus Guilt and Other Essays (1987)
  • Marxism: Philosophy and Economics (1986)
  • Civil Rights: Rhetoric or Reality? (1984)
  • The Economics and Politics of Race (1983)
  • Ethnic America: A History (1981)
  • Markets and Minorities (1981)
  • Knowledge and Decisions (1980)
  • Race and Economics (1975)
  • Say’s Law. An Historical Analysis (1972)

Como pueden ver, Sowell es un autor consagrado que sigue la estela de los venerados Milton Friedman, George Stiegler y F. A. Hayek y su opinión bien merecedora de ser escuchada. Desgraciadamente, el presidente de Estados Unidos no está nada interesado en hacer eso, lo cual es una lástima porque mejor le irían las cosas seguramente. ¿Que por qué me gusta tanto Sowell? Pues por las mismas razones que me gusta Larry Elder, pero es que además en su caso este hombre explica las cuestiones económicas con tanta facilidad que logra hacerlas comprensibles incluso a los negados como yo. Sólo por eso ya merecería ser uno de mis favoritos.

Por mi parte, aquí termino esta segunda entrada dedicada a mis comentaristas políticos preferidos. En la tercera y última tendremos al último de todos ellos: Mark Steyn. Sin embargo, como quiera que sólo es uno, voy a completar la entrada con un pequeño repaso a tres de los comunicadores más importantes de Estados Unidos, de quienes oímos hablar día sí y día también: Rush Limbaugh, Glenn Beck  y Sean Hannity. Será interesante saber un poco más sobre ellos, ¿verdad?

Hasta la próxima.

5 respuestas a TOMANDO EJEMPLO: MIS COMENTARISTAS POLÍTICOS FAVORITOS (II)

  1. Santi dice:

    Bob, me alegro que coincidamos en lo de Aguirre. Y tienes razón en que lo tendrá difícil, no tiene en el partido la fuerza que le correspondería por su tirón electoral. Aparte de Rajoy, que no se sabe muy bien lo que es ni lo que quiere, menuda decepción, resulta que hay mucho de lo que podríamos denominar como RINOS, con su exponente claro en el alcalde Ruiz Gallardón, junto con muchos otros. Parece mentira que ambos puedan militar en el mismo partido. No sé si estoy algo descentrado, pero veo muchísimas similitudes con lo que ocurre en el partido republicano de Sarah Palin. Bueno, no sigo hablando de política nacional que no es el tema de este blog.

    Buena elección de foto y eslogan. Y te veo muy puesto en comentaristas conservadores con sentido común. Estos dos últimos afroamericanos son otra muestra.

    Y, evidentemente, Paco Umbral era un gran columnista que merecía la pena leer, sobre todo por su lenguaje. Más en su última época en que moderó mucho sus ideas políticas y se aproximó al Partido Popular en cierta forma.

  2. Conservadora dice:

    Si de mi hubiera dependido, Thomas Sowell habría sido el primer presidente negro de EE UU y no la cosa insufrible esa que está en la Casa Blanca.
    Sowell tiene un profundo conocimiento de economía, como es de esperarse; pero tiene también un claro sentido ético en donde no caben el racismo a lo Al Sharpton y compañía. Este hombre, sobrio y afable, es una verdadera inspiración para muchos conservadores.

  3. El Moli de Getafe dice:

    Si sois admiradores de Thomas Sowell os recomiendo que volváis a ver aquella serie de televisión “Libre para Elegir” de Milton Friedman y que os fijéis en aquel jovenzuelo irritante ( y con un importante casquete de pelo a lo afro ) que se atrevía a corregir a propio Milton y al que éste, complacido, miraba con ojos de padre orgulloso.

  4. manu dice:

    WOWW contentisimo q hablaras sobre Hannity LImbaugh Beck man destaquese como lo ha hecho con todo tus demas post felicidades creeme soy adcito a sus comentarios lo del sr Acereda gracias a uds. una vision acertada aunq no escribo y solo leo hoy me provoco mostrar mi deferencia saludos

  5. Santi dice:

    Ahora que lo he leido con más detenimiento, no puedo estar más de acuerdo con ese artículo de Larry Elder. Podríamos decir en lenguaje llano que lo ha clavado, y esas diferencias son extensibles a la derecha/izquierda de todo el mundo.

    Larga lista de publicaciones del economista Thomas Sowell. ¿Están editados en español en nuestro país?

    Espero que los negros americanos tomen ejemplo de estos dos compatriotas suyos triunfadores por su esfuerzo e inteligencia, no por discriminaciones positivas ni otras zarandajas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: