VUELVEN LAS PALIN SMEARS: CUANDO EL CALUMNIADOR NO ES SÓLO UN MENTIROSO SINO QUE TAMBIÉN HACE EL RIDÍCULO


 

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que trate una Palin smear en este blog. Tanto como el que va desde la dimisión de Sarah como gobernadora de Alaska hasta ahora. Recuerdo que justamente cuando se produjo tal hecho, yo acababa de terminar una serie donde detallaba todas y cada una de las Palin smears que se habían lanzado contra ella durante la anterior campaña electoral y daba los motivos que había para descartar rotundamente su veracidad, y acababa de empezar otra sobre las ethics complaints que habían empezado a acumularse sobre su mesa y que eran la nueva arma de los izquierdistas para derrotarla. Me da mucho coraje tener que reconocer que esos condenados embusteros lograron finalmente su objetivo: hacerle la vida imposible a Sarah. Sin embargo, en una demostración de lo inteligente que es ella y de lo fundamentalmente estúpidos que son sus adversarios, Sarah logró darle la vuelta a la tortilla y en lugar de dejarse amedrentar y rendirse (“sentarse y callarse” que dice ella), decidió romper la baraja y darle la vuelta a la situación. Su dimisión era lo último que se esperaban quienes la acosaban y aunque es cierto que disfrutaron viendo como la “echaban” de su despacho de gobernadora, también es cierto que con ello le dieron inesperadamente la libertad que tanto necesitaba para convertirse en quien se ha convertido ahora: la única esperanza de las personas de bien tanto en Estados Unidos como en todo el mundo de que algún día se podrá repetir ese triunvirato extraordinario que formaron en su momento Ronald Reagan, Margaret Thatcher y Juan Pablo II. Fue gracias a ellos tres que el mundo libre derrotó finalmente al comunismo, tal y como ahora esperamos que de nuevo pueda derrotar al islamismo, una amenaza aún peor si cabe. De momento, empezaremos por Estados Unidos: Sarah Palin, presidente en 2012. Luego, ya veremos qué sucede en Reino Unido porque no tengo yo mucha confianza en David Cameron que me parece que si fuera estadounidense sería un RINO de primera clase. Pero si el “número dos” del triunvirato no surge en Reino Unido, tendrá que hacerlo en  algún otro sitio: ¿en España, tal vez? ¡Ah, eso sí que es un ejercicio de fe!

¿Se han enterado? La revista Time ha nombrado a Sarah Palin una de las personas más influyentes del mundo en 2010. Agrupada en la categoría de “líderes”, Sarah es la novena de una lista de veinticinco. La verdad es que la noticia me deja frío porque cada uno de nosotros tiene su propia lista y la de Time tiene tanta validez como la de mi vecina que votaría sin duda por George Clooney. Además, que la octava de la lista sea la indigna Nancy Pelosi y que el primero sea el presidente de Brasil, Lula da Silva, ya dice mucho acerca de quienes la han redactado, ¿verdad? Por cierto, como mera curiosidad, el presidente de Estados Unidos es el cuarto; el comentarista de Fox News Channel, Glenn Beck es el duodécimo; y el senador por Massachusetts, Scott Brown, el vigésimo quinto. Pues qué bien, ¿no? ¡Ah! Y Hillary Clinton ni siquiera aparece, ja, ja, ja.

Nota del autor: Ha salido publicado un nuevo artículo mío en Semanario Atlántico titulado: “Crist-Rubio: Los republicanos de Florida andan a la greña“. Confío en que les guste tanto como a mí me gustó el escribirlo.

Una revista que sólo sirve para envolver el pescado: New York

Unas palabras sobre la revista que publica la calumnia: New York es un semanario dedicado por entero a reportar lo que sucede dentro de la ciudad de New York. Fundado en 1968 por los periodistas Clay Felker y Milton Glaser como competencia de otra revista, The New Yorker, para distinguirse de éste New York ofrece menos noticias nacionales y más cotilleos, que trata de una manera muy similar a las de las revistas del corazón. En su momento, New York fue una de las primeras revistas dedicadas al “lifestyle” (modo de vida), lo que provocó que su formato fuera copiado por otras revistas como Philadelphia y New Jersey Monthly, por ejemplo. Sin embargo, New York es la única de entre todas ellas con una periodicidad semanal, lo que le permite prestar más atención a la actualidad que sus rivales.

La revista no nació directamente como tal, sino que apareció en 1963 como el suplemento dominical del New York Herald Tribune, siendo su primer editor Clay Felker. Cuando el Tribune desapareció en 1967, Felker y su socio, Milton Glaser, compraron los derechos de la cabecera y lanzaron New York como una revista independiente, apareciendo su primer número el 8 de abril de 1968.

En 1976, Rupert Murdoch compró la revista lanzando para ello una OPA hostil que tuvo éxito y que supuso el despido fulminante de Felker y Glaser. En 1991, Murdoch decidió abandonar el negocio de las revistas de este tipo y la vendió a una empresa de comunicaciones llamada K-III Communications, propiedad de Henry Kravis, quien, a su vez, la vendió en 2003 a Bruce Wasserstein, que fue quien contrató a su actual editor, Adam Moss, y le encargó un relanzamiento completo de la revista. Ese relanzamiento se produjo en 2004, convirtiéndola en una de las más exitosas del mercado, superando desde entonces a su viejo rival, The New Yorker. Políticamente, la revista es de las más izquierdistas que se pueden encontrar en el quiosco; o sea, que el que la compra ya sabe a lo que se arriesga.

En 2005, su tirada era de algo más de 400.000 ejemplares, la gran mayoría de ellos por subscripción, mientras que su website recibía cerca de 1,1 millones de visitas mensuales (este blog recibe menos, ciertamente, pero tampoco muchas menos, ¿eh? Para chulo, yo).

La portada del número de marras de New York. Como ya les he dicho, útil sólo para envolver el pescado aunque no se lo recomiendo porque entre lo mal que huele el pescado y lo mal que huele la propia revista, mejor usar algo como el papel de aluminio, que al menos no les obligará a lavarse las manos con lejía. Y es que su sólo contacto, infecta.

La calumnia

Todo empezó con un anuncio en la página en Twitter de Gabriel Sherman, el autor del artículo, anunciando ufano su próxima fechoría:

Próximo lunes: Mi historia de portada en New York Magazine sobre el imperio empresarial de Sarah Palin. Ya es presidente – y directora general – de la América de derechas.

Cerrada finalmente mi historia de portada en New York Magazine. En ella, el imperio de 15 millones de dólares de Sarah Palin el próximo lunes.

¿Qué posibilidades tienen? @DraftJoe2012 vs. @SarahPalinUSA en 2012. Algunas respuestas en la próxima historia de portada de NY Mag.

Una vez anunciado, algunos bloguistas empezamos a rastrear la red en busca de datos sobre el autor, Gabriel Sherman, y lo que encontramos no presagiaba nada bueno. Lo último que se sabía de éste era que había estado cubriendo las apariciones de Sarah Palin en Arizona en apoyo de John McCain y el rally del movimiento Tea Party en Searchlight (Nevada), persiguiéndola tanto a ella como a los miembros de su equipo. Sin embargo, lo peor era que Sherman había viajado hasta Alaska para entrevistar a Levi Johnston, el repulsivo ex novio de Bristol Palin, a quien consideraba una valiosa fuente sobre el “imperio empresarial de Sarah Palin”, lo cual debe de ser el único que lo piensa pues semejante tipejo no puede ser considerado fuente de nada por ningún periodista decente (pero como quiera que Sherman no es un periodista sino un libelista, eso es diferente).

Con estos ánimos esperamos hasta que apareció el artículo en la revista el pasado lunes 26 de abril. Titulado “La revolución será comercializada” (no publico el enlace porque ya saben ustedes que yo soy así) y subtitulado “Sarah Palin ya es la presidente de la América de derechas y es un cargo con un muy gran salario”, estaba claro sobre qué iba a versar y la verdad es que muchos descubrimos de pronto que teníamos muchas cosas mejores que hacer (por ejemplo, ver secarse la pintura de la pared) que leer ese bodrio. Sin embargo, como que el dichoso artículo ha tenido cierta repercusión en la prensa española, era mi deber como bloguista salir al paso de semejante calumnia y publicar lo antes posible un desmentido formal para que nadie pueda llamarse a engaño: Sherman es un embustero y New York apesta.

En resumen, el artículo de marras pretende simplemente (además de demostrar de nuevo la absoluta incapacidad de los periodistas de izquierdas para decir una verdad aunque sea pequeña) que Sarah Palin es una mujer tan avariciosa, tan ansiosa de hacer dinero, que ése es su único objetivo en la vida y que todos sus actos deben ser interpretados a la luz de ese hecho. En ella no hay principios, sino meramente afán de lucro. Y para afirmar eso se basa en todo el dinero, varios millones de dólares, que Sarah Palin ha logrado ganar durante el año pasado. Como quiera que hay otros que han desmentido mucho mejor de lo que pueda hacer yo semejante engendro, simplemente voy a cederles la palabra. Es el caso de Ian Lazaran de Conservatives4Palin quien ha escrito la que para mí es el mejor artículo sobre la cuestión (ver el original aquí)

La comercialización de narraciones falsas sobre Palin

El artículo de portada de ocho páginas de Gabrielle [sic] Sherman en New York Magazine ya está disponible. Se titula “La revolución será comercializada”. El artículo no ofrece una nueva visión de la gobernadora Palin y aporta narraciones familiares, pero falsas. Vamos a abordar algunas de ellas en este post.

El enfoque dominante en el artículo de Sherman es la cantidad de dinero que Palin ha ganado en el último año. Sherman sugiere que el dinero fue la razón principal por la que decidió dimitir como gobernadora de Alaska. ¿Cómo puede Sherman llegar realmente a esta conclusión al señalar en su propio artículo que su contrato editorial, que parece ser la causa de la mayor parte del dinero que ha ganado en el último año, se firmó meses antes de su dimisión? No hay evidencia de que ella no habría recibido el dinero de su contrato editorial si no hubiera dimitido. Además, debemos tener en cuenta que reveló los detalles de su contrato editorial a la junta de personal del Estado antes de firmar el contrato; y no había ningún indicio de que alguna vez fuera a dimitir cuando firmó el contrato o que tuviera que dimitir si quería llevar a cabo una gira de promoción. Si el dinero era lo único que le importaba a Palin, ¿tiene Sherman alguna evidencia de que Palin no habría sido capaz de hacer aún más dinero si se hubiera quedado como gobernadora de Alaska por otro año y medio y luego simplemente no se postulaba para la reelección? Si hubiera seguido ese camino, no hubiera recibido el castigo político que recibió después de su renuncia y mejores perspectivas la hubieran esperado después de que su mandato terminara si es que el dinero era su única motivación. Después de todo, ella habría estado en una posición más fuerte políticamente y la posición política más fuerte podría haberla llevado a una empresa más rentable a partir de que terminara su mandato. Que Palin estaba dispuesta a afrontar el castigo político que sabía que iba a caerle a raíz de su renuncia debería haber sugerido a un gacetillero liberal como Sherman que el dinero era lo último que tenía en mente cuando renunció (aunque supongo que deberíamos dar algo de crédito a Sherman por reconocer efectivamente que ella no renunció por un escándalo secreto como claman muchos de sus colegas liberales).

Sherman pregunta “[P]or qué Palin cambiaría la presidencia – y el sueldo – por una candidatura.” La mejor pregunta para Sherman es por qué siente que el dinero es un factor de motivación para Palin cuando la prueba en la que se basa en llegar a esa conclusión es tan frágil. Nadie duda de que ella estuviera preocupada por pagar sus deudas legales, pero es por eso que sus seguidores establecieron un fondo de defensa legal para ayudarla a hacerlo. Ella no tuvo que dimitir por el dinero. Renunció porque el día a día de su Estado fue paralizado por la izquierda obstruccionista que hacía mofa del procedimiento sobre quejas éticas de Alaska. Sherman también deja de mencionar que no ha sido encontrada culpable de haber cometido acto ilícito alguno en ninguna de la veintitantas quejas éticas frívolas que fueron interpuestas contra ella.

Sherman publica la siguiente denuncia de un anónimo colaborador de McCain: “En el fondo, quería hacer dinero”. En el fondo y de forma anónima los colaboradores de McCain no saben absolutamente nada acerca de las intenciones de Palin. En La batalla por América, un libro sobre las elecciones de 2008, Dan Balz efectivamente escribió que no podía determinar si las denuncias anónimas que los colaboradores de McCain hicieron sobre la gobernadora Palin eran ciertas. Después de la noche electoral de 2008, nada sugiere que ella tuviera la intención de hacer otra cosa que volver a casa a Alaska y terminar su mandato como gobernadora, pero las circunstancias impidieron que así fuera. Desear más dinero no era la circunstancia. ¿Y cuándo se ha demostrado alguna vez en el pasado que estaba motivada simplemente por el dinero? Si ella sólo estaba interesada en el dinero, seguramente nunca habría renunciado a su bien remunerado trabajo como presidente de la Alaska Oil and Gas Conservation Commission. Ella lo dejó y denunció la corrupción en su propio partido sabiendo que eso podía acabar con sus futuras perspectivas laborales. ¿Eso le parece a usted las acciones de alguien motivado sólo por el dinero?

Una narración relacionada con la narración principal sobre el dinero es que el dinero la ha convertido en una “diva”. Sherman cita como prueba de que Palin ha comprado supuestamente dos coches y aumentado el tamaño de la casa de su familia. ¿Alguna persona razonable considera exorbitante alguno de esos gastos teniendo en cuenta que ha ganado supuestamente doce millones de dólares en el último año? De hecho, las compras parecen bastante frugales teniendo en cuenta el aumento de su riqueza. Además, Sherman no tiene en consideración lo que ha sido reportado en otra parte: que la razón por la cual ha aumentado el tamaño de su casa es porque necesitaba un estudio que poder utilizar para sus apariciones por satélite en Fox News.

Sherman sugiere entonces algo desfavorable sobre lo que solicita por sus conferencias. Sin embargo, Sherman no consigue probar que sus peticiones sean distintas de las peticiones formuladas por otros oradores de alto nivel. Sólo toma nota de que sus contratos son más detallados que otros. ¿De qué manera es un contrato detallado algo malo? Cuanto más detallado sea el contrato, menos queda a la ambigüedad. La ambigüedad es algo que todas las partes en un contrato se esfuerzan por evitar. Y, teniendo en cuenta que los contratos son confidenciales, nos preguntamos si los datos que da son precisos. Ésta no sería la primera vez que los miembros de la profesión de Sherman se inventan las cosas.

Sherman también afirma que Palin tiene “pura alegría… en lo que ella no sabe”. Esta narración consiste en que a ella no le importa lo que no sabe. Por supuesto, ni sus oponentes ni Sherman citan nunca nada que apoye esta afirmación de la alegría que ella supuestamente tiene en lo que no sabe. Si ése fuera el caso, ¿por qué mantiene a expertos en política en su equipo, tal y como Sherman informa que hace? Si le gusta el hecho de que ella no lo sabe todo, ¿por qué está escribiendo artículos de opinión para el Wall Street Journal y The Washington Post sobre la reforma sanitaria y la política energética? ¿Por qué está dando discursos de una hora sobre las relaciones entre China y Estados Unidos sin un teleprompter?

Que Sherman incluso utilice a Johnston como fuente en su artículo debería causar en toda persona razonable el que se cuestione la credibilidad del artículo. ¿De qué manera es Johnston una fuente fiable para un artículo acerca de cualquiera de las decisiones que Palin ha hecho con respecto a su carrera política teniendo en cuenta que el chico admite que la última vez que tuvo contacto con ella fue mucho antes de que ella renunciara a su cargo y que ha mentido sobre Palin antes? Por supuesto, Sherman no dice a sus lectores que Bristol ya ha pedido la custodia en exclusiva de Tripp. Sherman tampoco les dice a sus lectores que entrevistó a esta otra buena pieza por su artículo. A pesar de que no la cita en el artículo, parece que se han basado en lo que ella le dijo para hacer algunas afirmaciones discutibles en el artículo.

Sherman también falsamente afirma que ella “canceló una aparición prevista en la conferencia de la CPAC” en febrero de 2009. Ella nunca aceptó la invitación para asistir a la CPAC. Sherman sugiere también que Palin canceló una aparición en un acto de recaudación de fondos en Nueva Orleans para el que su asistencia había sido promocionada. El RNC [Republican National Committee, comité nacional republicano] puede haber promocionado su asistencia, pero en ningún momento aceptó la invitación de la RNC para aparecer en el acto de recaudación de fondos.

El artículo de Sherman es sólo el último de la izquierda radical que se centra en la cantidad de dinero que la gobernadora Palin ha ganado en el último año. El motivo de la izquierda para centrar la atención sobre la riqueza de Palin es bastante claro. Ellos están tratando de crear la narración de que Palin es una hipócrita por hacer un montón de dinero. A los ojos de la izquierda radical, su riqueza contradice la imagen de hockey mom que ha transmitido al público.

El que la izquierda crea esta narrativa demuestra lo mal que comprenden la manera cómo los conservadores o republicanos ven el dinero o riqueza como algo opuesto al elitismo. La izquierda confunde el dinero o la riqueza con el elitismo. Ningún populista de tendencia conservadora o republicana tiene algún problema con el dinero o la riqueza que se gana a través del libre mercado. La gobernadora Palin nunca ha criticado a nadie por hacer demasiado dinero a través del mercado libre. De hecho, una de las razones por las que los conservadores y los republicanos apoyan de manera tan agresiva los recortes de impuestos incluso para los estadounidenses más ricos es que los que han sobresalido a través del mercado libre no deberían ser castigados por su éxito.

Lo que los conservadores y los republicanos, como la gobernadora Palin, no soportan es el elitismo, que es la idea de que alguien con un fondo especial de educación o una persona que viene de una clase social alta está intrínsecamente agraciada con ideas superiores o cualificaciones. Liberales como Sherman no entienden la distinción entre el dinero y la riqueza y el elitismo. Lo primero es algo que los conservadores y los republicanos como Palin aplauden. Lo último es lo que denunciamos.

De ninguna manera es una hipocresía de la gobernadora Palin el trabajar duro y ganar tanta riqueza como pueda. El hecho de que se ha convertido en rica no va en contra de su narrativa de hockey mom. ¿Por qué no lo hace? Porque la historia de Sarah Palin nunca ha sido que ella es sólo una hockey mom… la historia de Sarah Palin ha sido siempre que ella es una hockey mom que ha triunfado en el ámbito político y económico. Ella es una americana corriente que ha logrado cosas extraordinarias. Y ella tiene mucho más que ofrecer a nuestro país y nadie – ni Gabe Sherman o Joe Biden o cualquier otro miembro de los cojos medios de comunicación – pueden pretender conocer sus intenciones futuras o su destino final.

Con posterioridad a la publicación de esta basura, otro gacetillero, Joshua Green de Atlantic Magazine, publicó lo que podría ser considerado una separata a la primera basura. En ella, abundaba en el hecho de que Sarah Palin se ha hecho rica durante este último año y que adora el dinero, pero, a diferencia de lo que dice Sherman, él sostiene que Palin es una vaga y que no se va a presentar como candidata a la presidencia porque no está dispuesta en absoluto a trabajar lo que habría que trabajar para ello.

De nuevo, recurro a Ian Lazaran de Conservatives4Palin para que le dé la réplica al embustero (ver el original aquí):

¿Qué es peor: ser un “clamoroso estúpido” o un gacetillero del Atlantic Magazine como Joshua Green?

(…)

Si el dinero fuera todo lo que interesa a Palin, no sé entonces por qué rechazó un sustancioso aumento de sueldo a principios de 2009. Por supuesto, ni Green ni Gabriel Sherman pueden reconciliar sus afirmaciones de que el dinero fue el principal detonante de su dimisión cuando ella hubiera recibido igualmente el dinero de su contrato editorial, que parece justificar la mayor parte del dinero que ha hecho este pasado año, tanto si dimitía o no. Si ella fuera una mujer guiada principalmente por la avaricia, ¿por qué accedió a hablar sin cobrar (p.e., en la Southern Republican Leadership Conference, los discursos en los Tea Party de Searchlight y Boston) o devolvió sus honorarios (p.e., en la convención Tea Party, Ohio Right to Life) en tantas ocasiones?

Por lo que se refiere a la narrativa de Green acerca del trabajo duro, uno no necesita mirar mucho más lejos de cuando se aparta de la narrativa de Sherman en el artículo del New York Magazine. Ambos gacetilleros izquierdistas parecen conceder que Palin ha creado una empresa extremadamente exitosa. Donde Green difiere de Sherman es en cuánto es responsabilidad de Palin en ese éxito. En la mente de Green, Palin es una figura completamente pasiva que asiente dócilmente a todo lo que su troupe de bufones dicen y hacen. Green ni siquiera afirma que se basa en fuentes cualesquiera para llegar a semejante conclusión. ¿Ha escrito alguien alguna pieza creíble sobre Palin, para bien o para mal, que la retrate de otra manera que una figura completamente segura de sí misma que toma el mando de su carrera política y de su propio destino? ¿Habría dimitido alguna vez una persona pasiva y dócil sabiendo el castigo político que iba a soportar?

La única manera en que Green puede afirmar plausiblemente que Palin se escabulle del trabajo duro a pesar de que parece estar de acuerdo con la caracterización de Sherman del “imperio” de Palin es minimizando su papel en su creación. Green compara a Palin con Glenn Beck, incluso los gacetilleros de extrema izquierda como Green saben que le ha costado años de duro trabajo y dedicación a Beck el llegar a donde está hoy. Green no puede sostener su narrativa sobre el trabajo duro a menos que pueda disminuir el papel que Palin ha jugado en su propio triunfo ya que el triunfo en sí mismo es la prueba de su diligencia.

(…)

Actualización: Si Palin es realmente tan perezosa, entonces porque escribe ella misma todo su material tal y como Sherman reconoce en su artículo. Si ella fuera una completa tarugo, ¿no usaría simplemente un teleprompter en todos sus discursos y se fiaría de esa “red de seguridad” para hacer sus comentarios?

Y para remachar el clavo, Ian Lazaran publica un nuevo post al día siguiente dando la verdadera razón de la salida al ruedo de Green en lo que parece ser una abierta contradicción con su colega Sherman (ver el original aquí):

El gacetillero de Atlantic Magazine Joshua Green trata de salvar otra narrativa sobre Palin que de hecho ha sido puesta en peligro  por el artículo de Sherman

(…)

El motivo por el que gacetilleros del Partido Demócrata como Green están cuestionando algunos aspectos del artículo de Sherman es porque aceptar el artículo en su totalidad significaría aceptar el hecho de que Palin es una figura absolutamente competente y alguien capaz de gestionar una exitosa y sofisticada empresa con un pequeño equipo y ser alguien que no depende en absoluto de ningún asesor político nacional.

Y para terminar con esta entrada y, de paso, ir al meollo de la cuestión, les ofrezco de nuevo otra traducción de un artículo de Conservatives4Palin. En esta ocasión, se trata de uno de C. Brooks Kurtz y en él aclara a todos los acomplejados que pueda haber por ahí que hacer dinero, cuando se hace honradamente, no tiene nada de malo, ¡caramba! (ver el original aquí)

Recuérdamelo otra vez: ¿cuál es el problema con hacer dinero en el libre mercado?

Se ha dicho mucho en los últimos días acerca de la gobernadora Palin y el dinero, específicamente sobre todo lo que ha ganado desde su dimisión como gobernadora de Alaska. Ésta es la cuestión: ¿qué tiene de malo ganar dinero? ¿Acaso se supone que debe pagar sus deudas legales con cupones, pieles de animales y billetes de lotería?

Ella no está ganando dinero con un cargo público, ella no está cogiendo dinero impuesto a los contribuyentes y recaudado por agentes bajo la amenaza de la fuerza o de encarcelamiento, ella no está robándolo y no está tomándolo prestado. Ella no está gimoteando el ser una víctima de una clase o de una causa, ella no está extorsionando a ninguna empresa bajo la amenaza de un boicot y no está cabildeando por el dinero de los contribuyentes.

Ha escrito un libro, una idea que antes de su lanzamiento fue objeto de burlas y ridiculizada y después explicada como inevitable tras el hecho de que su éxito fuera obvio. Su libro ha vendido más de dos millones de ejemplares y ni siquiera ha sido editado en edición de bolsillo. Cuando publique su segundo libro, dudo que venda tan bien como Going Rogue pero será un best-seller inmediatamente en The New York Times, Amazon y Barnes and Noble antes incluso de que llegue a sus estanterías, tal y como hizo Going Rogue antes que él.

Su gira de presentación, una brillante idea a posteriori, fue un riesgo mayor. Si hubiera ido por todo el país en su autocar y pocas personas hubieran acudido, ella hubiera parecido estar loca y hubiera terminado, a todos los efectos, con su pujanza nacional. Siguiendo sus observaciones del día de su dimisión, ella comprendió que sólo los peces muertos siguen la corriente. Cientos de miles de personas lucimos esas pancartas y esperamos en cola durante horas para conseguir unos pocos segundos y decirle “gracias”. La gobernadora Palin hizo un montón de dinero de todo eso. ¿Y qué? Nosotros solemos decir “bien por ellos” cuando una persona tiene una idea, se arriesga y triunfa. Se llama “el modo americano” y no “el modo de Chicago” por una razón.

Llevar la política al libre mercado es arriesgado – si eres un político, casi no se oye hablar de las arrogantes giras de discursos que tantos políticos e intelectuales hacen cada año por ahí. Los acuerdos de la gobernadora Palin han sido tan endemoniadamente diferentes que vuelven locos tanto a amigos como a enemigos, en parte porque son tan fuera de lo corriente. Como muchos partidarios de la gobernadora Palin, yo no me siento explotado o que se han aprovechado de mí cuando oigo hablar de sus honorarios como conferenciante – me sentiría incómodo si no tuviera la oportunidad de oírla hablar en una intervención en directo, con franqueza, y ciertamente no espero oírla hablar gratis. Sé que no estoy solo cuando digo que me siento feliz de añadir mi pequeña contribución a su creciente fortuna.

Al contrario que cierto candidato presidencial fracasado y activista medioambiental, la gobernadora Palin no va por todo el mundo urgiendo a los gobiernos a endosar a un público reticente una serie de terribles regulaciones medioambientales que la enriquezcan. Nanay, ella simplemente cobra a la gente que quiere oírle hablar – me sentí feliz de apoquinar 114 dólares por verla en Tulsa, y si resulta que viene por aquí cerca otra vez para hablar, me sentiré feliz de apoquinar otros tantos. No lo lamento, lo disfruté. De entre las muchas razones por las que trabajo por un sueldo (en el malvado libre mercado, recuerden), una de ellas es que así puedo hacer cosas como ver a la gobernadora Palin hablar con miles de sus seguidores. Gano mi dinero honradamente y lo gasto de la misma manera. No le niego a personas con diferentes opiniones políticas la misma libertad, me hace feliz.

¿Cuándo fue que hicimos que mejorar honradamente la cuantía de nuestra cuenta en el banco a través del libre mercado fuera una mala cosa o algo sospechoso? La única cosa que la gobernadora Palin está explotando es la vitriólica obsesión de la izquierda con ella y afortunadamente está haciendo un trabajo fino con ello.

El artículo del New York Magazine “Palin, Inc.” usaba alteraciones de marcas registradas americanas en un intento de burlarse y empequeñecer a la gobernadora Palin. Imagino que encontrar la idea de que una mujer como la gobernadora Palin sea capaz de enriquecerse es a partes iguales siniestra, hipócrita e impensable en cenáculos liberales. Tal vez esta ignorancia sobre el capitalismo y el libre mercado explique por qué tantas publicaciones están perdiendo dinero a espuertas.

La única revelación que encontré en “Palin, Inc.” fue la de las pocas personas que ella emplea a su alrededor. Fui sorprendido de que su séquito fuera tan reducido. Cuando me reveló que ella vuela en avión privado cuando viene de Alaska o vuela en business o primera clase cuando lo hace en “los 48 de abajo”, mi única sorpresa fue que no insistiera en volar siempre en avión privado. Yo lo haría, y ustedes también lo harían de estar en la misma situación. Pequeñeces como ésa se presentan como si fueran demandas extravagantes en sus contratos como conferenciante, aunque no he visto nada acerca de demandas de “copas de brandy llenas de chocolatinas M&M”. He visto peticiones razonables de alguien que es asediada cuando está en público y que valora en mucho su intimidad en las raras ocasiones en que la consigue.

En “Palin, Inc.” me asombró la sorprendente revelación de que los Palin habían añadido dos coches a su garaje y estaban  ampliando su casa para acomodar a su hija y a su pequeño hijo, y a su hijo, un veterano de guerra. No veo cómo puede ser esto reprochable o sospechoso. ¿No es lo que hacen todas las familias? ¿Ampliar sus casas para poder acomodar a su familia?

Hacer dinero en el libre mercado no es malo sino que es un bien supremo. Si fuera fácil, todo el mundo lo haría. La gobernadora Palin tuvo la oportunidad de ser nominada para el ticket del GOP a través de una serie de riesgos que podrían haber terminado con su carrera política antes aún de que hubiera despegado. Políticamente y en todo lo demás, ella es una tomadora de riesgos y una muy buena en eso.

Cuando el tener derecho se convierte en la nueva prosperidad, tenemos razón de preocuparnos. Que la gobernadora Palin pueda hacer una fortuna basada en la idea de que la gente quiere oír más de ella es una idea de la que necesitamos más como ésa, no menos. Necesitamos más gente como Sarah Palin. Las jóvenes generaciones necesitan entender que hay maneras de enriquecerse y prosperar que no implican el meter mano en los ahorros del gobierno, o controlar la hucha. El trabajo no lucrativo está muy bien si es eso lo que quieres, pero no es más honroso o más moral que ofrecer al público algo que el público quiere – un producto, una idea, una expresión – a cambio de un pago. Lo no lucrativo y el trabajo en el gobierno no hacen funcionar la economía; el provecho, sí.

La gobernadora Palin ha hecho provecho y muy bien por ella. Se lo ha ganado.

Y hasta aquí mi entrada de hoy en la que la verdad más de uno dirá que Sarah Palin no será una vaga, pero yo sí porque todo lo que he hecho ha sido ceder la palabra a otros autores. El caso es que cuando leí estos artículos me parecieron tan excelentes que no pude dejar de pensar en que debería ofrecérselos a ustedes y que nada que yo pudiera decir iba a mejorarlos ni un ápice.  Como quiera que los artículos están en inglés, debía traducirlos y ésa (la mala traducción) ha sido toda mi intervención hoy. ¿Y es que qué más podría decir yo? Tan sólo una cosa: que ojalá yo también pudiera cobrar por mis escritos (créanme si les digo que no cobro ni un euro por ninguno de ellos), sobre todo si eso me permitía luego dejar mi desagradable trabajo actual y establecerme por mi cuenta. Sin embargo, no ha llegado todavía mi momento y, si algún día llega, no veo porqué no iba a aprovechar la ocasión. Y si encima logro hacerme millonario, ¿me iba a avergonzar por ello? ¡Nunca! Y es que en mi opinión, si la izquierda odia a los emprendedores que se arriesgan y logran el triunfo no es más que por envidia porque ellos son unos inútiles redomados, incapaces de tener una idea siquiera, y por eso sólo aspiran a que el gobierno o algún sindicato los amamante durante el resto de su vida sin tener ellos que dar un palo al agua. Y ahí está el meollo de la cuestión. La pura y simple envidia. Y es que si la envidia fuera tiña…

¡Gobernadora, haga todo el dinero que pueda, por favor! Y cuando saque un nuevo libro, cuente conmigo para incrementar sus ganancias; juro que pagaré el precio del libro con gran placer.

Hasta la próxima entrada.

5 respuestas a VUELVEN LAS PALIN SMEARS: CUANDO EL CALUMNIADOR NO ES SÓLO UN MENTIROSO SINO QUE TAMBIÉN HACE EL RIDÍCULO

  1. Carla dice:

    Me alegro que Sarah Palin gane 12 millones ya que ahora tendrá más argumentos para estar en contra de la subida de impuestos a los más ricos por parte de Obama. Drill baby, drill!

  2. Santi dice:

    Muy buenas las contestaciones de ese blog amigo, que tan amablemente nos has traducido, Bob. ¡Y es que mi inglés es una pena! Ya me temía que el NYM era un semanario progre de pura basura, vamos, algo así como el diario El País o, incluso mejor, Público, aquí en España. Y por lo que veo la izquierda progre sigue marcando a Sarah de cerca para seguir calumniándola con infundios. Que si tiene éxito y gana mucho dinero, entonces mal; pero es que si hubiera fracasado y estuviera arruinada dirían que es una inutil que no vale para nada. La siguen temiendo y por eso siguen en su asedio.

    Por lo demás lo que ya he dicho, si gana dinero ¡olé por ella! Se lo ha ganado honradamente y a base de duro trabajo e inteligencia. Y apoyando la causa conservadora que es lo principal. Ojalá siga ganando mucho dinero, ello significará que sus ideas, nuestras ideas, triunfan por el mundo. ¡Palin 2012!

    Respecto a tu comentario, Bob, a Cameron no lo conozco demasiado, pero ¿y en España?, ¿cuál sería tu apuesta como político preferido? Yo ya he dado mi opinión, no sé si coincide con la tuya. Comprendo que mojarse en la política nacional puede ser más difícil y que se escapa del tema de este blog. Lo entiendo perfectamente, mi anónimo amigo Bob.

    Un saludo y hasta la próxima.

  3. Conservadora dice:

    El problema de la izquierda con el dinero es que los conservadores lo tengan. Ninguno protesta cuando un inútil como el presidente de EE UU hace alguno millones mayormente vendiendo el libro que no escribió. Los izquierdistas están tan fascinados con el dinero y lo desean con tanto ardor que no se imaginan que los conservadores no lo tengan como único norte en la vida. Para ellos Sarah es una ambiciosa calculadora porque ninguno de ellos es otra cosa.

  4. El Moli de Getafe dice:

    En primer lugar contaros que me han gustado mucho esos dos párrafos de Ian Lazaran en los que habla sobre la oposición de los auténticos conservadores al elitismo.

    Esto de Internet es así de maravilloso : ¿ Quién me iba a decir a mí hace unos años que mi alergia a ciertos especimenes que abundan por los pasillos de las sedes centrales de nuestras organizaciones políticas me sería diagnosticada desde el otro lado del Atlántico ?

    Y, luego, decirle a Santi que yo veo más comparable a Doña Esperanza con Margaret Thatcher que con Sarah, y a todos que, en esto de buscar parecidos con aquellos tres grandes, les echéis un ojo al estonio Mart Laar y al húngaro Viktor Orban.

  5. Gustavo dice:

    El objetivo es un burdo intento de relacionar riqueza con elitismo, es cierto que todos los elitistas por muy de izquierdas que sean y mas aun cuanto mas de izquierdas mas les gusta el dinero; son ricos, pero no todos los ricos son elitistas cuanto mas capitalista es un país mas veces la gente de abajo (clase media) logra subir en la escala de los millonarios con su esfuerzo y riesgo. Yo pienso y espero que en USA esto tenga muy poco predicamento, pero aquí en la vieja Europa y más en España es triste pero esta demagogia triunfa sobre manera.
    Imagínense que le ofrecen un gobernante que toda empresa que a realizado se ha ido a pique, usted le votaría, (pues en España si Por que es un SIMPSON*), yo pienso que en un país medianamente inteligente Nunca votarían a un fracaso. Y sin embargo en ciertos países se repudia a los triunfadores así les va el pelo a esos países.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: