TOMANDO EJEMPLO: MIS COMENTARISTAS POLÍTICOS FAVORITOS (I)


 

Teniendo en cuenta el estado de confusión en el que se encuentra el Partido Republicano, cuyos dirigentes siguen obsesionados con la idea de “ganar el centro”, sea lo que sea ese centro del que están enamorados, es reconfortante comprobar que la base del partido, los votantes, no se ha dejado embaucar por su charlatanería y se mantiene firme en la defensa de sus principios y valores, los mismos que han tenido siempre y que no ven ningún motivo para dar de lado. De hecho, en la lucha que existe por el control del partido, la base está tomando ventaja gracias a la aparición y consolidación del movimiento Tea Party, un movimiento que nació fuera del GOP y a manos de gente que en muchas ocasiones ni siquiera votaba al GOP, pero que a la larga terminará decidiendo quiénes serán sus candidatos (ver el caso de Florida donde casi han echado de la carrera electoral a Charlie Crist, el rival de su candidato preferido, Marco Rubio, como ya hicieron en New York aupando a Doug Hoffman en contra de Dierdre Scozzafava) y los hará vencer, fortaleciendo cada vez más su posición dentro del GOP, limpiándolo en consecuencia de RINO y devolviéndolo a su sendero original, el de la defensa de la libertad individual frente a un gobierno federal cada día más desatado en su afán por apoderarse de la vida y la hacienda de todos los estadounidenses. Ése es el ideario que le ha hecho ganar elecciones y le ha permitido hacer prosperar al país. Y es que ¿para qué quiere alguien fundar un tercer partido en Estados Unidos cuando es mucho más fácil apoderarse de uno de los ya establecidos, tal y como ya ha demostrado la extrema izquierda en el caso del Partido Demócrata?

Nota del autor: De nuevo, me complazco en anunciarles un nuevo artículo mío en Semanario Atlántico titulado: De elefantes rosas, mujeres comprometidas y políticos confusos. De nuevo también, confío en que les guste. Un día tengo que hacer una recopilación de estos artículos y publicarlos en forma de libro. ¿A que estaría bien?

2009: RECUPERANDO LA ESPERANZA

Cuando los republicanos perdieron las elecciones presidenciales de 2008, el desaliento se apoderó de casi todos nosotros. Es cierto que teníamos la esperanza de que Sarah Palin no tardara en volver con su venganza, pero en aquel momento, los cuatro (¿u ocho?) años que se nos venían encima se nos antojaban muy largos. Sólo unos pocos audaces mantuvieron entonces bien enhiesta la bandera de la libertad cuando muchos ya la dábamos por perdida o nos aferrábamos a la ilusión de que la nueva administración no fuera tan extremista como lo parecía (luego resultó que lo era más incluso). Entre esos pocos audaces, los más audaces de entre ellos fueron un puñado de comentaristas políticos que se negaron en redondo a abjurar de sus principios y mantuvieron contra viento y marea sus opiniones y crearon el ambiente que, con el tiempo, llevó al surgimiento del movimiento Tea Party, al retorno de Sarah Palin (ahora como líder nacional) y a devolvernos la esperanza a los que teníamos miedo de que llegara 2012 y ahora no hacemos más que comprobar en el calendario cuántos días faltan todavía. En esta serie, voy a presentarles a algunos de esos comentaristas que más me han influido a lo largo de estos casi dos apasionantes años que llevamos ya. Por supuesto, faltarán muchos, pero cada uno tiene sus preferencias y éstas son las mías. Y empezaremos por las chicas.

La más feroz de entre las feroces: Ann Coulter

Extremadamente orgullosa de su título de “la segunda mujer más odiada por la izquierda de Estados Unidos” tras Sarah Palin (aunque tal vez haya retrocedido un puesto tras la reciente irrupción de Michele Bachmann), Ann Coulter tiene detrás de sí mucho más que una lengua afilada. Experta constitucionalista, Ann representa la quintaesencia de la mujer pionera estadounidense que no sólo seguía a su marido en busca de nuevas tierras sino que además estaba a su lado a la hora de desbrozar la tierra, construir la cabaña y hacer guardia por la noche con el fusil en el regazo por si acaso se acercaba algún puma o algún indeseable del gobierno, por ejemplo. ¡Ah, y entre guardia y guardia preparaba unas tartas de manzana de rechupete!

Una imagen del blog de Ann Coulter (para verlo, pulse aquí). Totalmente recomendable, especialmente en esos días en que uno necesita algo fuerte para ponerse en marcha. De verdad que la envidio por su libertad y su firme voluntad de preservar esa libertad. ¡Y por su lengua! Entre ella y un látigo, la única diferencia es que el látigo hace menos daño.

Nuestra heroína se llama Ann Hart Coulter y nació en New York City (New York) el 8 de diciembre de 1961, siendo la tercera hija (tiene dos hermanos mayores, James y John) del matrimonio formado por John Vincent Coulter (nacido en Albany, New York) y Nell Husbands Martin (nacida en Paducah, Kentucky), pero se crió en New Canaan (Connecticut), adonde sus padres se mudaron cuando ella era pequeña. Tiene gracia el que hace unos años, en 2002, Coulter se enzarzara en una disputa con el columnista Lloyd Grove de The Washington Post porque éste revelara en un artículo su fecha de nacimiento, obtenida tanto de su primer registro como votante en Connecticut como de su permiso de conducción, en tanto que ella insistía en que había nacido en 1963, algo que continuó manteniendo hasta que al final comunicó por escrito al Post que no pensaba confirmar la fecha “por razones privadas” y además “porque soy una chica”.

Coulter empezó a estudiar Derecho en la Cornell University donde empezó a escribir, ayudando a fundar The Cornell Review. Sin embargo, sus estudios los terminó en la University of Michigan Law School, de cuya revista, Michigan Law Review, fue editora. Aparte de eso, estudió Periodismo en el National Journalism Center.
 
Sus primeros pasos profesionales fueron, evidentemente, en los tribunales, trabajando como abogada en Kansas City primero y en New York City después. En 1994, Coulter entró en el Congreso de Estados Unidos como ayudante del senador de Michigan Spencer Abraham, tras lo cual pasó a ser abogada al servicio del Center for Individual Rights. A partir de entonces, Coulter empezó su carrera como comentarista política (aunque ella prefiere denominarse a sí misma como una “polemista” a la que le gusta “levantar la tapa” y que “no pretende ser imparcial u objetiva, tal y como lo son los presentadores de programas”), escribiendo además de libros y su propio blog, una columna semanal de opinión que se publica en multitud de medios de comunicación. De hecho, su propio editor reconoce que:

Los periódicos clientes de Ann la publican porque tiene una leal base de seguidores conservadores que ansían leer sus columnas en sus periódicos locales.

Lo más interesante de la producción de Coulter, además de su columna semanal y de su blog, por supuesto, son sus libros, de los cuales lleva ya publicados siete y todos ellos con un extraordinario éxito de ventas, habiendo vendido un total de tres millones de ejemplares hasta ahora. Un rápido vistazo a sus títulos nos hará entender fácilmente por qué es tan odiada esta mujer por los progres de Estados Unidos (y de todo el mundo, la verdad):

  • High Crimes And Misdemanors: The Case Against Bill Clinton (1998): En su primer libro, Coulter detalla todos los motivos por los que ella cree que se debería haber procedido a la destitución (“impeachment”) de Bill Clinton.
  • Slander: Liberal Lies About the American Right (2002): En el segundo, Coulter argumenta su opinión de que los medios de comunicación proporcionaban a sabiendas una visión negativa e injusta del anterior presidente George W. Bush.
  • Treason: Liberal Treachery From The Cold War To The War On Terrorism (2003): En el tercero, Coulter reexamina la historia de la Guerra Fría , incluyendo una revisión de la carrera del senador Joseph McCarthy, el caso Chambers-Hiss y el desafío de Ronald Reagan a Mijail Gorbachev, argumentando que los liberales estaban completamente equivocados en sus análisis políticos y tomas de decisión durante la Guerra Fría y que McCarthy tenía razón sobre la existencia de agentes soviéticos trabajando desde dentro del gobierno de Estados Unidos.
  • How To Talk To A Liberal (If You Must): The World According To Ann Coulter (2004): En el cuarto, Coulter hace una recopilación de sus columnas más populares.
  • Godless: The Church Of Liberalism (2006): En el quinto, Coulter argumenta que el liberalismo rechaza la idea de Dios y denigra la fe de la gente porque el propio liberalismo tiene todos los atributos de una religión y encima una que no soporta la existencia de ninguna otra.
  • If Democrats Had Any Brains, They’d Be Republicans (2007): En el sexto, Coulter recopila una gran cantidad de citas, comentarios y puntos de vista suyos.
  • Guilty: Liberal “Victims” And Their Assault On America (2009): En el séptimo y más reciente, Coulter pasa revista al estado de la política, la cultura y la sociedad estadounidenses… y encuentra que su estado está más cerca del comatoso que de otra cosa.

A pesar de haber mantenido varias relaciones sentimentales, Coulter no se ha casado nunca y no tiene hijos. De hecho, la más “escandalosa” de todas ellas fue la que mantuvo en 2007 con Andrew Stein, un político demócrata de los más liberales quien reconocía que “ella ha atacado a un montón de amigos míos, pero qué puedo decir: ¡Los opuestos se atraen!”. Afortunadamente, la relación se rompió poco después y Stein alegó “diferencias irreconciliables” para ello. ¡Qué menos!

¿Que por qué me gusta Ann Coulter? Fundamentalmente podría dar tres razones: la primera, que es una mujer con las ideas muy claras y sin el más mínimo temor de exponerlas y defenderlas ante quien haga falta; la segunda, que es una abogada muy bien preparada cuyos análisis sobre la Constitución de Estados Unidos, la legislación en trámite en el Congreso y sus futuras consecuencias si se aprueba dan siempre en el clavo; y la tercera, que me agrada su ácido sentido del humor, especialmente cuando no tiene el más mínimo problema en decirle a un idiota que es un idiota (o a un liberal que es un liberal, lo que viene a ser lo mismo).

La chiquita pero matona: Michelle Malkin

Otra mujer también muy odiada por la izquierda estadounidense y un vivo ejemplo de que Estados Unidos sigue siendo la tierra del “sueño americano”. Con una lengua tan afilada como la de su colega, Ann Coulter, Michelle saca de quicio a los progres que no logran entender que una mujer de su raza pueda ser conservadora y además decirlo en voz alta. Y es que como quiera que la izquierda es incapaz de pensar en las personas como seres individuales dotados de voluntad propia y capacidad de elección, los etiquetan a todos como pertenecientes a una clase, raza o circunstancia personal y los aborregan, metiéndolos todos en el mismo saco. ¿Y aún hay quién piensa que con semejantes tipejos uno puede progresar? Como no sea hacia el despeñadero.

Una imagen del blog de Michelle Malkin (para verlo, pulse aquí). Cuidado porque es realmente adictivo. Además, ¿saben ustedes que Malkin fue una de las fundadoras del blog conservador Hot Air junto con Allahpundit y Bryan Preston –más tarde reemplazado por Ed Morrissey? Pues sí, así es. Sin embargo, en febrero de 2010 Hot Air fue comprado por Salem Communications y Malkin ya no tiene relación alguna con él. 

Nuestra siguiente heroína se llama realmente Michelle Maglalang y nació en Philadelphia (Pennsylvania) el 2 de octubre de 1970, hija de Apolo y Rafaela Maglalang, ciudadanos filipinos que emigraron a Estados Unidos ese mismo año. Creció en Absecon (New Jersey), planeando en un principio en convertirse en concertista de piano. Sin embargo, cuando empezó a estudiar en el Oberlin College (Ohio), Maglalang cambió sus planes y dejó la música a favor de la literatura, empezando a escribir en un periódico independiente cuyo editor era su futuro marido, Jesse Malkin. Es de destacar que en su primer artículo atacó la “política de discriminación positiva”, lo que le valió una fuerte respuesta negativa por parte de sus compañeras estudiantes. En 1993, Maglalang y Malkin se casaron después de que él trabajara por un tiempo como analista político y económico para la Rand Corporation. El matrimonio tiene dos hijos y, en un gesto no demasiado habitual pero que no puedo dejar de aplaudir porque es lo que me gustaría hacer a mí, Jesse ha optado por ser él quien se quede en casa para ocuparse debidamente de los niños mientras Michelle cumple con sus compromisos profesionales donde quiera que haga falta, algo que la mantiene muy ocupada porque además de su columna semanal en la prensa, tiene un blog y colabora asiduamente en radio y televisión además de publicar libros.

Malkin empezó su carrera profesional en Los Angeles Daily News, pasando poco después al Competitive Enterprise Institute en Washington, DC, y al The Seattle Times, antes de llegar a ser comentarista en Fox News Channel y parte del equipo de The O’Reilly Factor, programa que dejó en medio de una cierta polémica por considerar que la habían perjudicado en una controversia con otro periodista del The Boston Globe que había hecho comentarios despectivos hacia ella.

De momento, Malkin ha publicado cuatro libros, todos ellos, al igual que los de su colega Ann Coulter éxitos de ventas. Y al igual que ella, Malkin también es de las que piensan que el título de un libro debe decirlo todo acerca de su contenido:

  • How America Still Welcomes Terrorists, Criminals And Other Foreign Menaces (2002): En su primer libro, Malkin denuncia la dejadez de la administración estadounidense a la hora de enfrentarse con los terroristas por mor de lo “políticamente correcto”, que inhabilita todos los esfuerzos que se puedan hacer para luchar contra ellos.
  • In Defense Of Internment: The Case For “Racial Profiling” In World War II And The War On Terror (2004): En el segundo, Malkin defiende la política de internamiento en campos de los ciudadanos japoneses en Estados Unidos durante la II Guerra Mundial y planteándola como una posibilidad a tener en cuenta en la actualidad con respecto a los ciudadanos árabes y musulmanes presentes en el país.
  • Unhinged: Exposing Liberals Gone Wild (2005): En el tercero, Malkin ofrece una visión conservadora del Partido Demócrata y de los liberales en general en Estados Unidos.
  • Culture Of Corruption: Obama And His Team Of Tax Cheats, Crooks And Croonies (2009): En el cuarto, Malkin retira el velo que cubre los mitos de “hope” y “change” con los que se han llenado la boca la nueva administración demócrata y analiza los seis primeros meses de actuación de ésta para descubrir que han traicionado cada principio y cada promesa que hicieron en su momento.

De nuevo, la misma pregunta: ¿por qué me gusta Michelle Malkin? La verdad es que podría dar la misma respuesta que en el caso de Ann Coulter, pero con respecto a Malkin, lo que más me gusta de ella es que así como Coulter no tiene ningún problema en decir las cosas claras sin temor a que la acusen de racista por ser blanca, anglosajona y protestante (el viejo acrónimo WASP), Malkin hace lo mismo sin temor a que la acusen de traidora a su raza por ser de origen filipino. De hecho, creo haber leído en algún sitio unas declaraciones suyas (ahora mismo no recuerdo dónde) contestando a alguien que la calificaba de “asiático-americana” en el sentido que ella de “asiático-americana” nada y que ella era “americana”.

La más elegante… incluso cuando se enfada: Andrea Tantaros

Difícil dar detalles sobre esta mujer: Andrea Tantaros. De hecho, ni siquiera existe una página en la Wikipedia sobre ella, como sí que las hay sobre sus otras dos colegas: Ann Coulter y Michelle Malkin. La descubrí por casualidad durante la pasada campaña electoral, leyendo un artículo que había escrito sobre Sarah Palin y que me pareció muy interesante. Sí, sí, luego busqué su blog, vi su foto y pensé lo que pensamos todos los hombres ante semejante sonrisa: ¡Guau! Es joven, bonita, inteligente, conservadora… ¡Lo tiene todo! Por favor, ¿alguien conoce su número de teléfono?

Una imagen del blog de Andrea Tantaros (para verlo, pulse aquí). Como comentarista de Fox News Channel que es, Tantaros repasa diariamente toda la actualidad. Yo la conocí buscando cosas sobre Sarah Palin y es cierto que en su blog tiene una serie de artículos sobre ella, pero la verdad es que su opinión es interesante sobre todos los temas. Por cierto, y ahora que hablamos sobre Palin, Tantaros opina en su último artículo sobre ella que Sarah debería olvidarse de ser la próxima presidente de Estados Unidos y luchar en cambio por ser la nueva Oprah Winfrey, que es donde haría realmente un bien a Estados Unidos. Una opinión que me sorprendió pero que no puedo decir que la descarte completamente. Tengo que pensar en ello más detenidamente.

Ya he dicho que es muy difícil encontrar datos sobre la vida personal de Andrea Tantaros. De hecho, los únicos que he podido encontrar fiables son los que ella misma aporta en su blog y son los siguientes:

Andrea Tantaros es una comentarista política nacional y columnista en Fox News Channel, Fox Business Channel, CNN, CNBC y MSNBC y a veces trabaja como presentadora invitada en Fox News Radio. Es ampliamente conocida como profesional de la comunicación con una experiencia duramente ganada que va desde las campañas políticas de alto nivel hasta la consultoría de medios de comunicación y las crisis de comunicación en el sector privado.

En su carrera, ha trabajado en puestos de comunicación con responsabilidad en una serie de campañas políticas de alto nivel que incluyen el haber sido la directora de Comunicaciones del antiguo gobernador de Massachusetts Bill Weld, donde se hizo cargo de la actuación en los medios de comunicación contra el oponente de Weld, el antiguo fiscal General de New York Eliot Spitzer, así como la de campaña de la antigua fiscal del distrito de Westchester (New York) Jeanine Pirro contra la senadora por New York Hilary Clinton. Tantaros es también conocida por haber ayudado al antiguo chairman del National Republican Congressional Committe Thomas Reynolds a asegurar su victoria una estrecha reelección durante el ciclo electoral plagado de escándalos de 2006.

Antes que eso, Tantaros trabajó en Capitol Hill donde sirvió como secretaria de Prensa del liderazgo republicano en la Cámara de Representantes. Durante su tiempo con el liderazgo de la Cámara, Tantaros se responsabilizó de ayudar a crear y ejecutar la estrategia de medios de comunicación de la mayoría republicana. Tantaros trabajó también en Crossfire de la CNN, para el antiguo encuestador de Reagan Richard Wirthlin y como vicesecretaria de Prensa del antiguo congresista Patrick Toomey.

Actualmente, Tantaros es vicepresidente de Sloane y Compañía donde se especializa en crisis de comunicaciones, cuidado de la salud y asuntos públicos de sus clientes. Antes de incorporarse a Sloane, lanzó Tantaros Media, donde aconsejaba a empresas del Fortune 500 y campañas políticas enfrentadas a desafíos a su reputación sobre gestión de crisis y estrategia de medios.

Nativa de Allentown, Pennsylvania, es licenciada de la Lehigh University y de la Universidad de París en París, Francia. Habla con fluidez español, francés y griego y vive en New York City.

Sí, ya sé que es una lástima el no tener más que un currículo para publicar. Confidencialmente, tengo noticias no confirmadas de que tiene un hermano que padece una grave discapacidad (pero no sé de qué tipo) y de que ella no está casada, pero ya les digo que eso no está confirmado. Y es que siendo como es una experta en medios de comunicación, si ella no quiere que se sepa algo sobre su vida privada, seguro que no se sabrá, ¿verdad? ¡Ah, se me olvidaba! También salió en un número de Marie Claire posando como modelo.

¡Ah, qué mujeres más extraordinarias! ¡Ah, qué envidia siento de los estadounidenses que pueden contar con ellas! Aquí en España había veces en que disfrutábamos de la traducción de alguno de sus artículos en Libertad Digital, pero hace mucho tiempo que no veo ninguno suyo allí. Es una lástima porque eran siempre muy interesantes y nos mantenían en contacto con lo que estaba sucediendo al otro lado del charco. Ahora publican de vez en cuando algo de un tipo llamado Bob Moosecon que, la verdad sea dicha, no les llega a la suela del zapato a ellas dos. Es una lástima, lo reconozco. Casi estoy por escribir una carta al director quejándome: “Sr. Director: Bob Moosecon tiene menos gracia que una mona con los labios pintados que quiere darnos un beso. Haga el favor de echarlo y traiga de nuevo a Ann Coulter y a Michelle Malkin. Sus lectores se lo agradeceremos. Atentamente, Un amante del buen periodismo”. Pueden hacer copias de la carta y enviarlas ustedes también, ¿eh?

Y en la próxima entrada dedicada a esta serie conoceremos a los dos negros (iba a decir “afroamericanos”, pero eso es una chorrada; yo soy blanco y ellos son negros y ya está): Larry Elder y Thomas Sowell. Pero eso será la semana que viene; el domingo, nos dedicaremos a sacar la basura. Preparen el traje de buzo porque nos vamos a manchar de lo lindo.

4 respuestas a TOMANDO EJEMPLO: MIS COMENTARISTAS POLÍTICOS FAVORITOS (I)

  1. El primo tonto dice:

    Si edita un libro con los artículos que ha escrito, se sabrá quién es y perderá el anonimato.

    Ann Coulter, ohh, cáspita.

  2. Santi dice:

    ¡Córcholis, qué mujeres! Son bellas por dentro (sus ideas) y por fuera. Creo que merecen un especial seguimiento.

    Y sí, a mí también me tiene intrigado quién será nuestro amigo Bob. Y si escribiera ese libro tendría que firmarlo en la Feria del Libro, ja,ja,ja.

  3. Santi dice:

    No funcionan los enlaces, Bob.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: