LLEGÓ LA PRIMAVERA… ¡Y CON ELLA, LAS PRIMARIAS!


 

La reforma (a peor) de la Sanidad ya es cosa hecha. Y tanto el contenido de la reforma como la manera de lograr su aprobación, con más trampas que en una película de chinos, ha provocado tal ola de indignación entre la mayoría de los estadounidenses que la izquierda, temerosa de la que se puede liar, no sabe cómo encauzar ese sentimiento para evitar que se convierte en un auténtico maremoto que se los lleve a todos por delante este próximo noviembre. Para empezar, sus aliados en los medios de comunicación han empezado a repartir estopa alegando amenazas, escupitajos, insultos racistas y demás elementos habituales de su propaganda a ver si así consiguen desacreditar a quienes están levantando su voz y haciéndose oír más de lo que a la Casa Blanca le gustaría. Sin embargo, por mucho que pretendan sembrar el miedo entre los estadounidenses, estos ya han tenido bastante de sus mentiras y de sus manipulaciones como para picar otra vez. ¿O qué se creen acaso que es realmente el movimiento Tea Party? Pues ni más ni menos que la unión de todos los estadounidenses hartos de ser tratados como monigotes por parte de quienes se supone que deben representarlos. El Tea Party, y nunca me cansaré de repetirlo, supone una verdadera revolución en el panorama político porque, por primera vez, los votantes están reclamando su derecho efectivo a pasar cuentas a sus representantes, algo a lo que estos no están en absoluto habituados y que les tiene muy desazonados no vaya a ser que hablen en serio y acaben todos ellos en la calle de una patada en el culo. Y es que no están los tiempos como para perder el empleo, ¿verdad? Pero tranquilos, ya los recolocará a todos el presidente como recompensa por los servicios prestados. Y es que, tal y como comenta nuestro amigo educantabro, cuenta con 159 nuevas agencias gubernamentales precisamente para ello, ¿o no? Como si no los conociéramos ya.

Frente al Capitolio de Washington, una mujer expresa muy bien la opinión que nos merece la mayoría de la clase política actual y sus intenciones de cara al próximo mes de noviembre: “No puedes curar a un tonto, pero sí que puedes echarlo no votándole más”. Tomamos buena nota… ¡y vamos a empezar por los veinte traidores que señaló Sarah Palin el otro día! ¡Ah, quién viviera en uno de sus distritos!

¿Qué son las primarias?

El procedimiento de elección de candidatos a través del sistema de elecciones primarias (o simplemente, primarias), consistente en que los electores de una circunscripción determinada seleccionen a sus candidatos para una elección subsiguiente, fue instaurado a principios del siglo XX con la laudable intención de arrebatar el derecho a decidir quiénes serían los sucesivos candidatos presidenciales de manos de las elites políticas y devolvérselo a todos los ciudadanos, además de pretender acabar de esta manera con la ola de corrupción que sacudía Washington por aquel entonces (¿sólo por aquel entonces?). Desde entonces, las primarias son gestionadas por el gobierno en nombre de los partidos.

Sin embargo, lo que era bueno para elegir al candidato a presidente también lo es para elegir a los restantes candidatos a otros cargos públicos, ya sea de senador, representante o gobernador incluso. Y así pues, hoy en día, cualquier persona que aspire a lanzar su candidatura a un cargo público, a menos que pretenda presentarse por su cuenta y riesgo sin contar con un partido político que le respalde, deberá ganar primero la nominación por el partido de que se trate, compitiendo con cualesquiera otros candidatos que puedan haberse presentado (y a veces son muchos). Y es en ello en lo que nos encontramos ahora mismo, a punto de empezar la temporada de las primarias por mucho que en el caso del Partido Republicano, las primarias en los estados de Illinois y de Texas ya se hayan celebrado.

¿Cómo funciona el sistema? Muy fácilmente. Lo único que hay que saber es que las primarias pueden ser abiertas o cerradas.

  • En las abiertas, cualquier persona registrada como votante puede votar en las primarias de cualquiera de los dos grandes partidos, sin que importe cuál sea su propia afiliación política, bastando por lo general con que esa persona declare públicamente en el colegio electoral que le corresponda cuál es el partido por el que está interesado en votar. Inmediatamente recibe una papeleta con los nombres de todos los candidatos de ese partido, escoge a sus preferidos, vota y ya está. Dada la naturaleza de este sistema, se puede producir una circunstancia que se denomina “raiding” y que consiste en que votantes de un partido determinado voten en las primarias del partido rival, pero haciéndolo por el que ellos consideran que es el candidato más débil de cuantos se presentan a esas primarias con el fin de favorecer al suyo propio.
  • En las cerradas, en cambio, sólo las personas registradas de antemano como votantes de un determinado partido pueden votar por los candidatos de ese partido. En este último caso, los votantes independientes, es decir, aquellos que están efectivamente registrados como votantes pero que no están adscritos a ningún partido, no pueden votar a menos que las normas de votación de uno u otro partido lo permitan específicamente (en este caso, se denominan semicerradas y dependiendo del estado de que se trate, el votante independiente debe hacer pública su elección de partido en cuyas primarias desea votar o no). Conviene hacer notar que dado que existen algunos partidos en Estados Unidos que se denominan “independientes”, el término más común para referirse a los votantes no adscritos a ningún partido en particular es el de “sin partido” (non-partisan).
  • Existen también las primarias denominadas run-off y se caracterizan porque la papeleta de votación no está restringida a los candidatos de un solo partido, además del hecho de que los dos candidatos más votados pasan a una segunda ronda, la cual sólo es necesaria si ningún candidato obtiene la mayoría absoluta en la primera ronda. En 2010, este sistema se utilizará en los estados de Alabama, Arkansas, Georgia, Louisiana, Mississippi, North Carolina, Oklahoma, South Carolina y South Dakota.

Fundamentalmente, se trata de que los votantes y los candidatos se interrelacionen unos con otros dado que cada uno tiene algo que le interesa al otro: los votantes, sus votos y los candidatos, sus candidaturas. De esta manera, los candidatos se ven forzados a hacer campaña a una escala, la estatal, y dentro de un ámbito, el de los votantes de su propio partido, lo bastante pequeña como para poder entrar en contacto con ellos y conocer así de primera mano sus problemas y sus inquietudes. Luego, el candidato que logra la nominación por su partido es declarado oficialmente candidato al cargo que sea por el partido de que se trate y acto seguido empieza a prepararse para una nueva campaña, esta vez contra el candidato del partido rival.

Calendario de primarias

La siguiente lista relaciona todas y cada una de las primarias republicanas de 2010 por meses, proceso que concluirá el próximo martes 2 de noviembre, que será cuando se celebren las elecciones generales.

Como ya hemos dicho, las primarias republicanas de Illinois y de Texas ya se han celebrado. En el caso de Illinois, madrugadores ellos, se ha escogido a los candidatos a senador (Mark Kirk), gobernador (Bill Brady) y a los 19 escaños en la Cámara de Representantes que le corresponden al estado. En el caso de Texas, se ha escogido a los candidatos a gobernador (Rick Perry) y a los 32 escaños en la Cámara de Representantes que le corresponden al estado.

Cuatro candidatas (¡y qué candidatas!)

Tal vez la carrera más interesante en 2010 sea la del Senado, que es donde se concentran las mejores candidaturas, sin que eso suponga en absoluto el menospreciar las carreras a representante o a gobernador. Sin embargo, es evidente que es el Senado el que marca la actualidad y que el margen de 18 escaños del que disfruta actualmente la mayoría demócrata no es en absoluto insalvable para la que se anuncia en noviembre. En ese caso, la Casa Blanca se las vería y se las desearía para pasar cualquier pieza de legislación (especialmente si lo pretende hacer como hasta ahora) al menos hasta 2012, en que ya veríamos cuáles son las perspectivas de cara a la cada vez más improbable reelección del presidente de Estados Unidos.

De entre todas las carreras en liza, he seleccionado las cuatro de New Hampshire, Utah, Nevada y Colorado fundamentalmente por sus candidatas que, en los cuatro casos, comparten el hecho de ser mujeres, conservadoras y de las que no se privan de decirlo. Alguna de ellas tiene prácticamente ganada ya la nominación republicana mientras que las otras no y tal vez no la consigan finalmente, pero el sólo hecho de atreverse a saltar a la palestra demuestra que algunas cosas están cambiando dentro del Partido Republicano y que esas cosas que están cambiando no van precisamente en dirección al centro, como tanto les gustaría a los RINO, sino antes al contrario, hacia la derecha viento en popa y a toda vela. Vamos a ver pues a esas cuatro valientes.

Kelly Ayotte, candidata al Senado por New Hampshire

El actual ocupante del escaño es el republicano Judd Gregg, quien lleva ya tres mandatos consecutivos como senador por New Hampshire y había anunciado su intención de presentarse a la reelección, lo cual teniendo en cuenta que en 2004 fue reelegido con un 66% de los votos no era en absoluto una quimera. Sin embargo, en febrero de 2009, el presidente de Estados Unidos nombró a Gregg secretario de Estado de Comercio y éste aceptó, sólo para rehusar su nombramiento a los pocos días alegando “diferencias irreconciliables” sobre la que iba a ser la futura política del departamento de Comercio. Fue entonces cuando Gregg declaró que no se presentaría de nuevo a la reelección como senador, dado el mal regusto que había dejado entre sus compañeros republicanos.

De entre todas las candidaturas que surgieron dentro del Partido Republicano para sustituirlo, la más prometedora es la de Kelly A. Ayotte (nacida en 1968), fiscal general de New Hampshire desde 2004 y hasta julio de 2009 en que anunció oficialmente su intención de sustituir a Gregg. Su candidatura se ha encontrado con cierta rivalidad por parte de otros republicanos como Bill Binnie, Jim Bender u Ovide Lamontagne, pero ahora mismo es la candidata favorita para obtener la nominación republicana y lidera las encuestas sobre el único candidato demócrata hasta la fecha, Paul Hodes, con hasta siete puntos porcentuales de ventaja.

Ayotte  es orgullosamente pro-vida y ya en 2004, nada más tomar posesión como fiscal general, apeló ante el Tribunal Supremo una decisión de la Corte de Apelación federal que derogaba la ley de New Hampshire que requería la notificación a los padres del aborto de una menor, el caso Ayotte v. Planned Parenthood of New England, a pesar de las objeciones del propio gobernador del Estado, el demócrata John Lynch. Ayotte defendió el caso personalmente ante el Tribunal Supremo en 2006 y logró la unanimidad de éste y un veredicto favorable a sus tesis. Más en concreto sobre la cuestión del aborto: Ayotte contempla excepciones en caso de violación, incesto o emergencias médicas y se opone a la financiación federal del aborto

Sobre la cuestión del matrimonio homosexual, Ayotte se opone a éste y es partidaria de la Segunda Enmienda (la que contempla el derecho a llevar armas). En cuanto a la reforma de la Sanidad, comparte los puntos de vista de Sarah Palin, habiéndose declarado partidaria de que se permita comprar seguros fuera del estado del tomador y una reforma de la legislación sobre responsabilidad civil de los médicos, además de oponerse a que el gobierno tome el control del sistema sanitario.

Cherilyn Eagar, candidata al Senado por Utah

El actual ocupante del escaño es el republicano Bob Bennett quien ya lleva tres mandatos consecutivos en él, habiendo ganado en 2004 con el 69% de los votos. Y es que Utah no es precisamente un estado proclive a los demócratas. Bennett pretende la reelección, pero el hecho de que se trate de uno de los 10 senadores republicanos más liberales de todo el Senado (o sea, un RINO y encima con honores) no le va a ayudar en los tiempos que corren por más que en mayo del año pasado hiciera público que contaba con el apoyo expreso de Mitt Romney (¡otra razón más para echarlo!).

De cara a las primarias, Bennett tiene varios rivales, de entre los que destaca Cherilyn Eagar (nacida en 1950), vicepresidente de una compañía propiedad de su esposo en la que ha pedido la excedencia para poder dedicarse en cuerpo y alma a la campaña. Además, Eagar es mormona, lo que en Utah siempre es importante. En la carrera por la nominación están también James Russell Williams, Tim Bridgewater y Michael Lee. Por parte demócrata, la carrera está entre Sam Granato y Christopher Stout.

Nacida en Hollywood (California), Eagar es una veterana activista política y tiene una amplia experiencia que incluye haber dirigido una campaña a la Cámara de Representantes, la de Tom Draschil en 1996, y haber servido en diversas ocasiones en comités estatales para las elecciones presidenciales, como en 2004, para la campaña de George W. Bush, y en 2008, para la de Mitt Romney. Por un tiempo, colaboró con Pat Buchanan cuando éste se presentó como candidato a la presidencia, pero actualmente cree que no es necesario un tercer partido y que el sistema actual de dos partidos es el adecuado. Eso sí, Eagar cree que por lo que se refiere al Partido Republicano, ésta ha perdido de vista los principios adecuados para el gobierno y que debe rectificar su rumbo.

De momento, no dispongo de encuestas que me orienten sobre las posibilidades de Eagar de obtener la nominación republicana, pero de lo que sí dispongo es de la opinión de todas las casas especializadas en estos menesteres que dan a Utah como un estado republicano con toda seguridad por lo que muy posiblemente las elecciones aquí sean un mero “asunto de familia”, el RINO (o sea, medio demócrata) Bennett contra la conservadora Eagar.

Sue Lowden, candidata al Senado por Nevada

La mejor carrera de la temporada, en mi opinión. El actual ocupante del escaño es ni más ni menos que Harry Reid, el infame líder de la mayoría demócrata en el Senado y auténtico aprendiz de brujo (sólo hay que ver lo que ha llegado a hacer para conseguir la aprobación de la infecta reforma de la Sanidad). Con cuatro mandatos consecutivos a sus espaldas, habiendo conseguido la reelección en 2004 por un 61% de los votos, Reid pretende el quinto, pero sus bajos índices de popularidad en su propio estado abren la puerta a los republicanos para dar la sorpresa de las sorpresas y mandar al líder de la mayoría a su casa montado en su escoba voladora y mascullando juramentos por todo el camino hasta Searchlight, su pueblo natal.

Suzanne Lowden, conocida como Sue, es actualmente presidente del Partido Republicano en Nevada y antigua senadora del estado. Nacida en New Jersey, pero viviendo en Nevada desde hace más de 30 años, Lowden fue Miss New Jersey en 1973, quedando segunda en el concurso de Miss America (¿a quién me recuerda a mí esto?). Comenzó su carrera profesional como profesora de Primaria, para pasar luego a los medios de comunicación, donde desarrolló diversas tareas como periodista y presentadora de telediarios, y la dirección del Santa Fe Hotel and Casino y del Sahara Hotel and Casino (¡no, no es mafiosa, caramba! Ven ustedes demasiadas películas).

En 1992, Lowden se presentó a las elecciones al Senado de Nevada en un distrito fuertemente demócrata, ganando el escaño. En 1996, perdió la reelección, pero acto seguido fue elegida como presidente del Partido Republicano en Nevada.

Por lo que se refiere a las elecciones de noviembre, la gran favorita para obtener la nominación republicana es ella, aunque hay muchos más competidores como Robin Titus, Danny Tarkanian, Mark Amodei, Sharron Angle, Chuck Kozak, Mike Wiley, Bill Parson, John Chachas, Greg Dagani y Mark Noonan. De hecho, en todas las encuestas publicadas desde enero de este año, Lowden supera a Reid y es que Nevada es un estado que se inclina cada día más hacia el zurrón republicano (de seis encuestas nacionales recientes, en cuatro lo dan como republicano y en las otras dos lo dejan en empate).

Económicamente, Lowden es partidaria de eliminar impuestos, recortar el déficit y evitar el despilfarro que es la norma actualmente en Washington. Sobre la reforma de la Sanidad, apoya que se puedan contratar seguros fuera del estado del tomador y reformar la responsabilidad civil de los médicos. Es además pro-vida, partidaria del matrimonio tradicional y de la Segunda Enmienda (la que reconoce el derecho a llevar armas), así como una ferviente partidaria de apoyar al estado de Israel.

Jane Norton, candidata al Senado por Colorado

El ocupante original del escaño era el demócrata Ken Salazar, quien fue nombrado en 2009 Secretario del Interior por el presidente de Estados Unidos. Ante la vacante, el gobernador del estado, Bill Ritter, nombró a Michael Bennet para sustituirlo hasta 2010. Bennet ha anunciado que se presentará a las elecciones, para lo que cuenta con el respaldo expreso del presidente, por más que tenga un rival en Andrew Romanoff de cara a obtener la nominación demócrata.

Por lo que hace al bando republicano, la mejor candidata es Jane Norton (nacida en 1954), antigua vicegobernadora de Colorado entre 2003 y 2007 cuando el gobernador era el republicano Bill Owens. Dotada de una amplia experiencia política, Norton ya había ocupado cargos políticos durante los mandatos de Ronald Reagan y de George H. W. Bush, así como un breve paso por la Cámara de Representantes de Colorado. Otros candidatos republicanos son Ken Buck, Tom Wiens y Cleve Tidwell.

En cuestiones económicas, Norton se ha opuesto al plan de estímulo y apoya la reducción de impuestos, el equilibrio presupuestario y reducir el déficit. Se opone a la reforma de la Sanidad tal y como ha sido recientemente aprobada y apoya la reforma de la legislación sobre responsabilidad civil de los médicos. Se opone a la nueva fechoría que pretenden aprobar ahora los demócratas, el cap and trade (o cap and taxes que dice Sarah Palin). Conocida por su postura pro-vida, se opone al matrimonio homosexual y defiende la Segunda Enmienda, además de oponerse a la amnistía para los inmigrantes ilegales.

En las encuestas, Norton es la favorita y muy posiblemente sea la candidata del Partido Republicano, teniendo más de una opción de ganar a Bennet (de seis encuestas nacionales recientes, en todas ellas dan un empate en intención de voto).

En conclusión

¿Pues qué otra conclusión vamos a sacar si no? Que da gusto leer los currículos de estas mujeres y comprobar que todavía quedan mujeres sensatas por ahí y que están más que dispuestas a romper una lanza por los buenos principios conservadores, los que tantos y tantos estadounidenses comparten con ellas y que los bichos esos que infectan actualmente la Casa Blanca pretenden casi “exorcizar” del cuerpo de la nación estadounidense, como si fueran algo maligno. Confiemos en que todas ellas logren su objetivo este próximo mes de noviembre y que el Senado de Estados Unidos se vea fortalecido con su presencia allí. Prestaré mucha atención a todo lo que hagan y digan desde ahora, especialmente a ver cuántas de ellas gozan del respaldo de nuestra querida Sarah Palin. En principio, cualquiera de ellas podría ser perfectamente apoyada por ella, pero bien sabe ella lo que tiene que hacer y ya veremos en su momento lo que pasa. Prometo tenerles oportunamente informados sobre todas ellas.

¡Ah, y otra cosa! ¿Se han fijado en lo guapas que son todas? Si es lo que yo digo, la derecha es belleza.

P.D. Sí, ya sé que hoy tocaba mi entrada habitual de “La semana de Sarah Palin”. Sin embargo, como quiera que toda la semana se nos ha ido con lo de Obamacare, no ha habido muchas noticias estrictas sobre Sarah y para hacer una mala entrada, prefiero no hacerla. Además, tenía desde hace tiempo la intención de presentarles a estas cuatro mujeres y ésta era tan buena ocasión como cualquier otra para ello. Confío en que les haya gustado.

6 respuestas a LLEGÓ LA PRIMAVERA… ¡Y CON ELLA, LAS PRIMARIAS!

  1. rojobilbao dice:

    Quitando a Cherilyn Eagar, que no me termina de gustar el perfil que nos muestras, el resto tiene muy buena pinta.

  2. educantabro dice:

    ¡Que envidia me dan las primarias americanas y la posibilidad de elegir a los candidatos de los partidos ¡
    (Esa es la diferencia entre una democracia- con todos sus defectos, vicios y limitaciones …, que sí- y las partitocracias europeas)

    En cuanto al plantel de candidatas, ¡para España las quisiera yo ¡Sin embargo, tal y como bajan las aguas de la política americana, mejor hacer como los melones y no pronunciarse hasta catarlos, que por fuera pueden ser preciosos pero decepcionar a la hora de la verdad.

    Y a peligro de quedar como tonto (que tampoco seria nada nuevo) hay una cosa que nunca he tenido claro de las primarias abiertas. Siempre he supuesto que el votante registrado elige un partido en cuyas primarias vota. Y ya esta. ¿O, -y es mi duda- puede votar en las primarias de los dos partidos indistintamente si lo comunica? Un saludo.

    • moosecon dice:

      Estimado lector:

      De ninguna manera considero su pregunta como tonta; antes al contrario, es muy acertada y el tonto si acaso lo soy yo por no haberme percatado de que quedaba esa duda en mi exposición. La verdad es que me siento muy orgulloso de poder contar con lectores que leen con tanto detenimiento lo que escribo. Gracias por honrarme con su atención.

      Ciertamente, lo normal es que un votante registrado como republicano, por ejemplo, vote en las primarias republicanas, pero en el caso de que se trate de primarias abiertas, podría hacerlo si quisiera en las demócratas. Sin embargo, para evitar a los votantes compulsivos, sólo puede votar en unas primarias nada más. Si un republicano vota en unas primarias demócratas abiertas, ya no puede hacerlo en las republicanas para esas mismas elecciones. Y como quiera que es el gobierno federal el que gestiona el proceso de votación en las primarias en nombre de los partidos, eso queda perfectamente registrado y no pueden darse trampas.

      De nuevo, gracias por su pregunta y disculpe mi tardanza en contestarle.

      Bob

  3. educantabro dice:

    Muchas gracias por la explicación.

    Agradezca el “detenimiento” con que puedo leer sus actuales entradas a lo bien que están gestionando la crisis el Sr. Obama en los USA y nuestros queridos “socialistas de todos los partidos” en la UE. !Diez días en la ofician con casi toda la plantilla mano sobre mano sin ningún trabajo que hacer¡.
    Y algunos ven brotes verdes.

    Por Dios, ¿para cuando una Palin en USA y la esperanza de otra Palin en España?. Un saludo.

  4. Santi dice:

    Bob, echa un vistazo a este artículo sobre Sarah en el The Wall Street Journal de hoy. Hace un paralelismo interesante de ella con Reagan antes de que ganara las elecciones.

    Muy instructiva tu disertación sobre el mecanismo electoral de EEUU. Un saludo.

    http://online.wsj.com/article/SB10001424052748703909804575123773804984924.html?KEYWORDS=sarah+palin

  5. Jacky dice:

    The 2010 TIME 100!
    Sarah #9 Listado de Lideres! Mira foto y el comentario de Nugent,bello foto creo que gustara!!
    La Nancy Pelosi esta en #8, estos es to Elite Media pero lo grande es que esta como #1 Republicano no ahi uno antes que ella WOW!

    http://www.time.com/time/specials/packages/article/0,28804,1984685_1984864_1984871,00.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: