¿ES MITT ROMNEY EL PRINCIPAL RIVAL DE SARAH PALIN? (I)


 

Recuerdo la primera noticia que leí sobre los posibles candidatos republicanos a suceder a George W. Bush, hace ya tiempo. Fue justo antes de que empezara todo el proceso de primarias y en ella se apuntaba a Mitt Romney como el más que posible ganador de la nominación republicana. Es cierto que el redactor le achacaba una cierta inconsistencia a la hora de tomar postura sobre determinados asuntos (vamos, que era un flip-flop que se dice allí, un “chaquetero” que decimos nosotros) y reconocía además que el hecho de ser mormón podía ser un inconveniente a la hora de obtener el apoyo de los votantes más tradicionales, pero alababa tanto su reputación como gestor, cuyos éxitos detallaba profusamente, que no se molestaba en disimular su favoritismo por él. Por su parte, a McCain lo daba directamente por descartado por viejo (de hecho, hasta insinuaba que ya estaba “un poco senil”) y, sobre todo, por haber ido siempre por libre, al margen del partido (un maverick que dicen allí). Poco informado como estaba yo por aquel entonces, pensé que ciertamente Romney sería una buena opción y debo confesar que fui partidario suyo desde entonces, aunque sin excesivo fervor, al menos hasta que vi que McCain tenía todas las de ganar, en que empecé a pensar que si finalmente no podía ser presidente, tal vez no estaría mal que fuera el vicepresidente, lo que reforzaría a McCain (aunque nunca ha sido buena idea el meter a dos gallos en el mismo corral). Pero fue entonces cuando McCain hizo algo tan increíble que nunca podremos estarle lo bastante agradecidos y escogió a Sarah Palin como compañera de ticket y a partir de entonces Romney desapareció por completo de mi mente.

La peor pesadilla de Mitt Romney: Sarah Palin. Una hermosa foto suya en medio de un paisaje de Alaska. Iba a poner un pie de foto de mi cosecha, pero como quiera que la foto me la ha enviado Santi (a quien voy a acabar nombrando coautor del blog como siga así), voy a aprovechar el mismo que me ha incluido él: Sarah Palin hace un alto en su camino para contemplar, sonriente, su destino ahora que ya está a la vista: 2012. ¿A que es un buen pie de foto? ¡Gracias, Santi!

Existe un cierto consenso entre todos los comentaristas políticos respecto a que si Sarah Palin decidiera finalmente presentarse a las elecciones presidenciales de 2012, su principal rival dentro del Partido Republicano sería Mitt Romney. Éste, por su parte, dolido sin duda no sólo por haber sido desbancado en 2008 por McCain sino también por no haber sido seleccionado siquiera como su candidato a vicepresidente, pocas dudas deja de que va a presentarse por más que haya declarado que no lo tiene decidido todavía y que no lo hará hasta que transcurran las elecciones de 2010.

Y esto es así no sólo porque nada más suspender la campaña creó un PAC llamado Free and Strong America PAC con la intención, oficialmente, de apoyar a los candidatos conservadores que considere merecedores de su apoyo, pero realmente con la de mantener en funcionamiento la vasta organización que había ensamblado durante su fallida campaña electoral con vistas a una nueva intentona en 2012. Y así, desde entonces, Romney continúa dando discursos, concediendo entrevistas, ofendiendo a Sarah Palin y recaudando dinero por todo Estados Unidos.

El próximo martes, 2 de marzo, es precisamente el día en que está previsto que se publique un libro suyo titulado No Apology: The Case for American Greatness (Sin excusas: A favor de la grandeza estadounidense), un libro que empezó a escribir en abril del año pasado y que según él tratará sobre todos los desafíos a los que se enfrenta Estados Unidos. O sea, su programa electoral para las próximas elecciones. Como no podía ser menos, Romney ha anunciado también que hará una gira por 18 estados para promocionarlo en lo que será una divertidísima comparativa con el Going Rogue Tour, a ver quién vende más libros y consigue las colas más largas ante las librerías. Por mi parte, lo tengo muy claro: moví cielo y tierra para tener un ejemplar de Going Rogue; no moveré ni un dedo por tener una copia de No Apology. Después de la manera tan canallesca como Romney se ha comportado con Sarah, faltaría más.

De todas formas, tampoco es cuestión de subestimarlo así que vamos a repasar un poco la trayectoria de este hombre y, en mi siguiente entrada, les contaré cuál es mi opinión sobre lo que puede pasar si algún día se enfrentan electoralmente Sarah y él. Ya les adelanto que ardo en deseos de que eso suceda y ver al chulo de Romney regresar a casa corrido y avergonzado. Sí, ya sé que eso está mal, alegrarse de la desgracia de los demás, pero uno es así. Además, yo soy palinista feroz y a la que alguien pretende fastidiar a Sarah, voy y lo corneo, ¿vale? Advertidos quedan porque me afilo los cuernos cada noche antes de acostarme.

Mitt Romney, un republicano de la elite

Mitt Romney se llama en realidad Willard Mitt Romney y nació el 12 de marzo de 1947 (no se olviden de felicitarlo dentro de poco) en Detroit (Michigan). Su padre es George W. Romney, que fue gobernador de Michigan durante tres mandatos sucesivos además de presidente de American Motors y candidato a la nominación presidencial por el Partido Republicano en 1968 (perdió frente a Richard Nixon quien, a la postre, sería elegido presidente de Estados Unidos). Su madre es Leonore Romney, quien también se interesó por la política, llegando a presentarse como candidata al Senado por Michigan en 1970, pero sin éxito. Es el menor de cuatro hermanos; dos mujeres, Lynn y Jane, y un varón, George.

El augusto Mitt Romney. Traje impecable, camisa limpísima, corbata de seda y perfil ciceroniano… ¿Y qué? Sarah Palin le da cuarto y mitad hasta vestida con una de las gorras de beisbol de Todd y una sudadera usada de Bristol.

Romney se casó el 21 de marzo de 1969 con su novia del instituto, Ann Davies, que ha sido siempre ama de casa y con la que tiene cinco hijos: Tagg (nacido en 1970), Matt (nacido en 1971), Josh (1975), Ben (1978) y Craig (nacido en 1981). A los Palin les gustarán los nombres originales para sus hijos, pero a los Romney les gustan cortos, ¿eh? Además de estos cinco hijos, Mitt y Ann ya tienen once nietos.

Buen estudiante, Romney se licenció en Inglés por la Brigham Young University en 1971 y, posteriormente, en una licenciatura conjunta de Derecho y MBA por las Harvard Law School y Harvard Business School. Siendo como es mormón, y tal y como hacen todos los jóvenes mormones, Romney pasó dos años y medio como misionero en Francia antes de entrar en la universidad.

Tras terminar sus estudios, Romney se estableció en Massachusetts y empezó a trabajar en 1975 y lo hizo en varias empresas dedicadas a la asesoría financiera, logrando tales éxitos que cuando la ciudad de Salt Lake City vio peligrar la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno a causa de la mala gestión de su comité organizador, inmediatamente se recurrió a él para que evitara el desastre, algo que logró sin duda, incrementando su reputación de excelente gestor, capaz, imaginativo y sin miedo a tomar decisiones difíciles.

Fruto (merecido) de su éxito empresarial es la fortuna que ha logrado amasar: entre 250 y 500 millones de dólares y eso sin contar un fondo especial de 100 millones de dólares a nombre de sus hijos. Semejante fortuna le permite contemplar sin temores sus aventuras políticas, sabedor de que por falta de dinero no va a ser.

Cuando la política se lleva en la sangre

Uno de los axiomas de la política estadounidense dice que uno sólo se puede dedicar a la política cuando ha logrado resolver su vida. En el caso de Romney, esto es más que cierto. Y es que, además, con los padres que tiene, lo extraño sería que no se hubiera sentido tentado nunca a ocupar un cargo público. Así pues, Romney se planteó cuál podría ser su primer objetivo y, acostumbrado a los desafíos, eligió presentarse a las elecciones a senador por Massachusetts compitiendo ni más ni menos que con Ted Kennedy, lo cual ya es tener valor.

Su imagen joven y exitosa le supuso ganar cómodamente las primarias republicanas frente a John Lakian y pasar acto seguido a convertirse en una pesadilla para Kennedy, quien se las vio y se las deseó para lograr la victoria ante un candidato que era como un soplo de aire fresco en la enrarecida política bostoniana de los Kennedy y sólo los Kennedy. En algunos momentos de la campaña, Romney y Kennedy llegaron a estar empatados en las encuestas de intención de voto, pero finalmente Kennedy logró encontrar un hueco en la coraza de Romney al hurgar en sus cambiantes opiniones políticas en asuntos tales como el aborto. Romney se presentaba con un programa moderado en este aspecto y, como suele pasar en estos casos, no convenció ni a unos ni a otros. Al final, Kennedy revalidó su escaño con el 58% de los votos frente al 41% de Romney, lo cual fue una derrota más que honrosa dadas las circunstancias. Por cierto, que Romney se gastó más de 7 millones de dólares de su propio dinero en financiar su propia campaña, lo cual está muy bien, ¿no?

Fue en 2002, tras los Juegos Olímpicos de Salt Lake City y aprovechando el éxito de estos (éxito que Romney explotó en su favor al donar su salario de 825.000 dólares como presidente del comité organizador a la beneficencia y publicar un libro, Turnaround: Crisis, Leadership and the Olympic Games (El vuelco: crisis, liderazgo y los juegos olímpicos), en el que explica su experiencia), Romney se presentó a las elecciones a gobernador de Massachusetts con el respaldo entusiasta del Partido Republicano, quien ante la sucesión de pifias políticas y escándalos personales que acumulaba la hasta entonces gobernadora interina, la republicana Jane Swift, temían una estrepitosa derrota de ésta frente a cualquier candidatura demócrata, tan mal estaban las cosas. Swift se retiró de la carrera electoral (o la retiraron, que es lo mismo) y Romney ganó las primarias republicanas sin oposición.

Estaba claro que en ese momento Romney era un candidato ganador y que sería casi imposible evitar su victoria así que los demócratas hicieron lo que hacen los demócratas siempre que sienten la derrota merodeando por su casa: hacer trampas. Así pues, alegaron que Romney no podía presentarse a las elecciones debido a que había residido en Utah durante todo el tiempo que estuvo trabajando para el comité organizador de los Juegos Olímpicos de Salt Lake City, pero la justicia dictaminó finalmente que eso era una bobada y Romney no sólo pudo presentarse a las elecciones sino que las ganó con un 50% de los votos frente al 45% de su rival demócrata Shannon O’Brien. Como ya podemos suponer, Romney no puso pegas a gastarse su propio dinero e invirtió más de 6 millones de dólares en ella (al menos, ésta le salió más barata que la anterior y fue más fructífera también).

Como resultado de su gestión durante los cuatro años (2003-2007) en que ocupó el cargo de gobernador de Massachusetts, Romney fue capaz de darle la vuelta a un déficit estatal previsto cuando se hizo cargo de la administración de 3.000 millones de dólares y convertirlo en un superávit de 700 millones de dólares en 2006, recortando gastos y aumentando los ingresos. Una de las medidas más conocidas de su administración fue el Romneycare, un avance de lo que ahora es Obamacare. Consistió en una reforma de la Sanidad estatal que buscaba que casi todos los habitantes del Estado tuvieran un seguro de salud. El resultado, visto ya con una cierta distancia, está lejos de ser satisfactorio y una gran parte de sus beneficiarios preferirían que no se hubiera implantado.

En la cuestión entonces en plena efervescencia de si aprobar o no los matrimonios homosexuales, Romney se declaró públicamente en contra tanto de dichos matrimonios como de una versión descafeinada que sería el reconocerlos en forma de mera unión civil. Sin embargo, ante la decisión de la Corte Suprema del Estado de Massachusetts de legalizar los matrimonios homosexuales, Romney acabó optando por permitir las uniones civiles como único medio de impedir los matrimonios y no permitiendo en ningún caso que se casara a parejas no residentes en Massachusetts y que la legislación de su estado no contemplara la legalidad de la unión. Sin embargo, su opinión personal sigue siendo la misma y es partidario de que se enmiende la Constitución de Estados Unidos para establecer que el matrimonio es algo que sólo puede darse entre un hombre y una mujer.

A finales de 2005, Romney anunció que no se presentaría a la reelección y empezó a explorar la posibilidad de presentar su candidatura a las elecciones presidenciales de 2008, aprovechando que su popularidad seguía siendo buena. Así lo hizo finalmente en febrero de 2007, cuando anunció oficialmente su candidatura.

El chasco de 2008

Romney partía como el candidato con más posibilidades de llevarse la nominación republicana. En la primera cita, los caucuses de Iowa, Romney quedó segundo tras Mike Huckabee, lo cual no era ningún desastre y hasta podía preverse dado que Iowa es como es y Romney no despierta muchas simpatías que digamos entre los votantes más religiosos de Estados Unidos. La siguiente cita eran los caucuses de Wyoming y aquí sí que venció Romney, siendo segundo Fred Thompson. En New Hampshire, las primeras primarias de la serie, el vencedor fue McCain, quedando Romney en segundo lugar. Para no hacerlo muy aburrido, les detallo los resultados hasta la retirada de la campaña de Romney en la siguiente tabla:

Por lo que se refiere al Super Tuesday (supermartes), los resultados fueron los siguientes:

Tras el Super Tuesday, McCain lideraba la carrera por la nominación y era el preferido del público con más de 21 puntos porcentuales de ventaja sobre Romney. Evidentemente, las primarias no estaban siendo el paseo triunfal que se había imaginado éste y ante la certeza de que no sería él el nominado, Romney decidió el 7 de febrero de 2008 suspender su campaña y dar todo su respaldo a John McCain. Hasta entonces, había ganado en 11 estados y tenía 291 delegados, habiendo invertido unos 40 millones de dólares de su propio dinero en su campaña. En definitiva, que fue un chasco. Volveremos sobre ello en la siguiente entrada.

3 respuestas a ¿ES MITT ROMNEY EL PRINCIPAL RIVAL DE SARAH PALIN? (I)

  1. Jacky dice:

    Dos debates politicos para la historia serán;

    2011-Romney vs Palin #1
    2012-Obama vs Palin #1

    WOW! 2/20/2013 Madame President Sarah L.Palin (comiencen hacer los ahorros para los pasaje de avion para este dia y nos encontramos frente al monumento de A. Lincoln)

  2. Santi dice:

    Espero que Sarah no tenga problemas en imponerse a este millonario Romney. Y estoy seguro de que lo hará.

    Hay más posibles adversarios para ella además de Rommey. En la encuesta que hicieron en el CPAC republicana, al que despreció Sarah negándose siquiera a asistir, salió esto:

    Ron Paul 31%

    Mitt Romney 22%

    Sarah Palin 7%

    Tim Pawlenty 6%

    Mik Pence 6%

    Newt Gingrich 4%

    Mike Huckabee 4%

    2.395 votaron, la mayoría en la historia de la CPAC.

    Una encuesta totalmente prescindible porque las bases republicanas van claramente, como todos sabemos, por otro lado. Pero que nos puede indicar a quien se enfrentará Palin dentro de su partido. Y de la que Sarah saldrá victoriosa, si no al tiempo.

  3. El primo tonto dice:

    Muy interesante la información que suministras sobre Mitt Romney. En España toda la información está totalmente tergiversada.
    Tendría que desembarar la Fox en Europa y darles caña a los planfleteros, porque es impresionante la cantidad de tonterías cuentan de Estados Unidos, los Republicanos en particular y de Sara en especial.

    Lo último fue en un diario nacional, “El Mundo” donde contaron que la fiesta del te, los republicanos dieron de lado a Sara, a pesar de haber confirmado en un principio su asistencia.
    ¿Cómo hacer para que editen su libro en España o en Español bueno?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: