SARAH PALIN PONE LOS PUNTOS SOBRE LAS ÍES DE CUATRO EN CUATRO


 

Y lo de cuatro en cuatro se refiere a la velocidad con la que Sarah publica sus notas en Facebook: cuatro de golpe. ¡Uf, cuánto trabajo da esta mujer! Pero no importa; cuando el trabajo se hace a gusto no es siquiera trabajo. Por cierto, les anuncio que muy pronto voy a iniciar una serie reseñando Going Rogue, el libro de Sarah, capítulo por capítulo. Ciertamente lo he devorado durante este fin de semana (¡va por ti, Santi!) y les avanzo que lo considero un buen libro escrito con sencillez y sinceridad y que me ha gustado mucho. Ya sé que mi opinión no es objetiva, pero al demonio con la objetividad, especialmente si es al estilo progre. El que busque eso que se vaya a algún basuriblog de esos que circulan por ahí; yo soy palinista 100% y aquí no hay objetividad que valga: el libro es bueno a rabiar y el que no lo quiera ver así es un analfabeto funcional, un izquierdista envidioso y un ignorante sin remedio. ¡Sarah, Sarah, Sarah! ¡Palin 2012!

Volvemos a las fotos históricas: ésta no sale en su libro (que incluye un buen montón de fotos desconocidas hasta ahora). Es la foto de Sarah durante su participación en aquel concurso de belleza en Wasilla que acabó ganando. Está muy guapa, ¿verdad? Sonriente, pero sin descaro. Posando con alegría, pero sin desvergüenza. Me gusta mucho esta foto. Es cierto que lo hizo sólo para obtener dinero con el que pagarse la universidad, pero es una jovencita muy atractiva. No me extraña que Todd le echara el ojo en seguida.

Sarah Palin en Facebook, 3 de diciembre de 2009
El ethos de la ética
(ver la nota original aquí)

Cuando la gobernadora anunció su decisión de dimitir el 3 de julio, recordó entonces las quince frívolas denuncias éticas que habían sido presentadas en su contra y rechazadas. Su intención era explicar, en parte, su decisión de dimitir así como instruir al público sobre el abuso de la Ley de Ética de Alaska a través de una secuencia repetitiva de infundadas acusaciones partidistas, cada una aparentemente más inútil y frívola que la anterior. El mensaje de la gobernadora no fue pensado como una invitación a echar a correr con el dedo en el gatillo y presentar más denuncias éticas sin fundamento, pero no todo el mundo entendió el mensaje -o quiso entenderlo. En agosto de 2009, en gran parte como respuesta a los abusos de la Ley de Ética de Alaska por cómplices partidistas y lacayos de bajo nivel, el Fiscal General emitió un dictamen recomendando cambios en la Ley de Ética “para evitar otro daño potencial -el abuso del procedimiento. Algunos alasqueños han argumentado que la Ley de Ética ha sido usada de manera inapropiada en algunas circunstancias para dañar políticamente al sujeto de la denuncia” (5 de agosto de 2009, dictamen del Fiscal General). Ese argumento fue sostenido por el diario Anchorage Daily News. “Nuestra opinión: El abuso de de las denuncias éticas convierten una buena ley en una mala política” (Anchorage Daily News, 3 de mayo de 2009). El Fiscal General recomendó además “otra salvaguardia para impedir la queja habitual de los contribuyentes que utilizan el procedimiento de la Ley de Ética para hostigar a los empleados del poder ejecutivo. Unas modificaciones estatutarias podrían dotar de autoridad a la junta de personal para rechazar la tramitación de más quejas presentadas por una persona que ha abusado de la Ley de esta manera”. Aunque es alentador ver una evaluación imparcial del problema, es en última instancia a la Legislatura a quien corresponde poner en práctica cualquiera de estos cambios recomendados. La gobernadora Palin ha sido objeto de veinticuatro denuncias éticas, varios juicios y docenas y docenas de solicitudes de información pública, pocas de las cuales tenían incluso una chispa de buena fe, y la mayoría de las cuales se hace simplemente para cosechar un titular o promover la investigación de la oposición en orden a obtener beneficios políticos.

Recientemente nos hemos enterado de que dos denuncias más sobre ética contra la gobernadora Palin han sido rechazadas -denuncias que fueron presentadas después de que la gobernadora anunciara su intención de dimitir. Una denuncia afirmaba que no es ético que el Estado siguiera sus propias disposiciones sobre dietas y se las pagara a la gobernadora según lo establecido por la ley. Por supuesto, el denunciante pasó convenientemente por alto que la gobernadora y su familia recibieron menos dietas de las que les correspondían en virtud de la ley del Estado -¿por qué dejar que estos detalles se interpusieran en el camino de una denuncia ética? La otra queja rechazada afirmaba que la gobernadora, a través de mí, supuestamente violó la Constitución porque informamos a una persona que insinuaba falsamente que la gobernador estaba siendo “objeto de investigación” por parte del FBI de que dichas declaraciones son difamatorias. Es notable observar a todos los que removían estas cosas sobre Palin -a escala local e incluso a través del Atlántico, camuflando sus falsedades acerca de Sarah Palin con el pretexto de la libertad de expresión, lo que nos lleva a aprender muchas cosas. Con demasiada frecuencia oímos acerca de los derechos constitucionales -como debe ser, pero muchos se olvidas de las responsabilidades constitucionales. Como ciudadanos tenemos derechos y responsabilidades. Aunque tenemos el derecho a ejercer la libertad de expresión, tenemos la responsabilidad de ejercer ese derecho sin difamar a las personas. Me gusta la forma en que nuestra Constitución de Alaska lo describe: “Toda persona puede libremente hablar, escribir y publicar sobre todas las cuestiones, siendo responsable por el abuso de ese derecho” (Constitución de Alaska, art. I, sec. 5). Lo irónico de presentar una denuncia ética como recordatorio de los parámetros constitucionales de la libertad de expresión es, sin duda, algo olvidado por aquellos consumidos por la irracionalidad cuando se trata de Sarah Palin; pero uno no necesita de una ley de ética para saber que el discurso político positivo depende de un fuerte debate sobre los hechos y las implicaciones políticas derivadas de tales hechos. No se ayuda a la nación con ataques calumniosos ad hominem contra Sarah Palin, teorías de conspiración matrilineal y nociones aberrantes de ética.

Thomas Van Flein, abogado particular de Sarah Palin

Comentario: Que yo recuerde, ésta es la primera vez que Sarah permite que una nota en su página de Facebook vaya firmada por otra persona distinta de ella misma. En este caso, se trata de Thomas Van Flein, su abogado particular y a quien los lectores habituales de este blog conocerán bien porque ya tuve ocasión de presentárselo a todos ustedes cuando traté el asunto del Troopergate (ver aquí la entrada correspondiente) y luego, posteriormente, las denuncias éticas (ver aquí  y aquí también).

Por aquel entonces, recuerdo que tenía una tabla en mi ordenador titulada “Turuta McLeod, Celtic Diva y demás carroñeros” recopilando todas y cada una de las denuncias presentadas (y varios espacios en blanco previstos para las que indudablemente iban a seguir) y una columna detallando el resultado final de la denuncia. Éste siempre era el mismo: desestimada. Nunca se aprobó una siquiera. Durante las primeras semanas después de que publicara la entrada correspondiente a las denuncias éticas, me divertía actualizando la entrada de forma que recogiera los últimos resultados conocidos. Pronto, sin embargo, saltó la noticia de la dimisión de Sarah como gobernadora de Alaska y lo primero que pensé es que de alguna manera, los carroñeros habían triunfado y logrado que Sarah arrojara la toalla. Gracias a Dios, esa sensación de vacío duró sólo unos pocos minutos; los justos hasta que pude leer tres veces seguidas el comunicado hecho público por la propia Sarah detallando los motivos de su dimisión. Fue sobre todo su frase final, aquella en la que recordaba las palabras del general MacArthur negando que se estuviera retirando, sino que avanzaba en otra dirección la que me dio esperanzas de que Sarah hubiera hecho algo tan genial que ni siquiera sus más entusiastas seguidores podíamos comprender todavía, como así fue finalmente.

A partir de entonces, me desentendí de la tabla ésa y dejé de actualizar los datos de la entrada correspondiente porque ya no tenía la  más mínima importancia. Al dejar Sarah de ser gobernadora de Alaska, la cuestión de las denuncias éticas se convertía en papel mojado; un recurso inútil. Confío en que las locas aquellas, McLeod, Celtic Diva y demás carroñeros hayan sucumbido a un ataque de rabia al no poder fastidiar más a Sarah y hayan sido prontamente internadas en una perrera, convenientemente aisladas del resto de animales para evitar que la emprendan a dentelladas contra ellos.

A estas alturas, reconozco que ya ni me acordaba de todo el asunto y que ni siquiera mientras traducía la reciente entrevista de Greta Van Susteren a Sarah en la que ésta última menciona que acababan de rechazar la denuncia ética más famosa de todas, la del anorak que llevaba puesto con el logotipo de Arctic Cat (¡toma publicidad, a ver si me demandan a mí también!), caí en la cuenta de que hacía mucho tiempo que no trataba el tema.

Finalmente, el abogado de Sarah ha hecho pública esta comunicación referida al asunto recordándonos a todos que Sarah ha tenido que bregar con veinticuatro denuncias en total y que su defensa en todos y cada uno de los casos ha tenido que pagársela de su bolsillo con un coste realmente oneroso para una familia que no es rica: medio millón de dólares. Recuerden que la situación para Sarah fue tan peliaguda que finalmente tuvo que solicitar ayuda a todos sus seguidores para hacer frente a ello creando el The Alaska Fund Trust (ver la página web correspondiente aquí) para poder recaudar contribuciones. Afortunadamente, gracias a su nueva situación como no-gobernadora de Alaska, a los ingresos que está teniendo como conferenciante y, especialmente, a los ingresos que ya ha percibido y que pueda percibir en el futuro por las ventas de su libro, esa deuda quedará (si es que no lo está ya) completamente saldada y pasará a ser solamente un mal recuerdo en la memoria de la familia Palin. Sin embargo, no deberíamos olvidar una cosa que Van Flein señala muy oportunamente: el libre ejercicio de sus derechos por parte de una persona implica también la asunción de las responsabilidades en las que pueda incurrir. Algo que en estos tiempos, cuando todo el mundo clama por sus derechos, cada vez más derechos y algunos tan sospechosos como el derecho a matar a un no nacido o a vivir de la sopa boba del Estado por toda la vida, estaría bien que se pusiera el mismo énfasis en las responsabilidades de la pereza, la mala fe o simplemente la estupidez de quien tanto grita y con tan poca razón. En el caso de los carroñeros esos que trataron de amargar la vida a Sarah y hasta de llevarla a la ruina a ella y a su familia, confío en que la jaula en la que estén encerrados sea capaz de resistir sus zarpazos y que los demás perros se pasen el día riéndose de ellos por ridículos, que es lo menos que se merecen.

Sarah Palin en Facebook, 3 de diciembre de 2009
Sr. Presidente: Boicotee Copenhague; investigue a sus “expertos” en el cambio climático
(ver la nota original aquí)

La decisión del presidente de asistir a la Conferencia internacional sobre el clima en Copenhague debe ser reconsiderada a la luz del reciente escándalo Climagate. La filtración de e-mails relacionados con el Climagate expone el comportamiento anticientífico de expertos líderes en cambio climático que deliberadamente destruyeron registros para bloquear las solicitudes de información, manipularon datos para “ocultar el declive” de las temperaturas globales y conspiraron para silenciar a los críticos del calentamiento global causado por el hombre. Apoyo el llamamiento del senador James Inhofe para una investigación completa sobre este escándalo. Porque implica a muchas de las mismas personalidades y entidades que están detrás de la conferencia de Copenhague, Climagate pone en entredicho muchas de las propuestas que van a ser impulsadas allí, incluyendo cualquiera que conduzca a un plan de cupos e impuestos.

La política debe basarse en principios científicos sólidos, no en elixir de serpiente. Yo tomé postura en contra de tal ciencia de elixir de serpiente cuando demandé al gobierno federal por su decisión de incluir al oso polar como especie en peligro de extinción a pesar de que la población de osos polares había aumentado. Yo nunca he negado la realidad del cambio climático; de hecho, yo fui la primera gobernadora en crear un puesto subgubernamental que se ocupara específicamente de la cuestión. Vi el impacto de los cambios climáticos de primera mano mientras me desempeñaba como gobernadora de nuestro único estado ártico. Pero si bien reconocemos los efectos de los cambios en los niveles de agua, los patrones de erosión y el derretimiento del hielo de los glaciares, no podemos culpar principalmente a las actividades del hombre por los cambios climáticos cíclicos de la Tierra. Las medidas económicas drásticas que están siendo forzadas por ecologistas dogmáticos no van a cambiar el clima, pero cambiarán drásticamente nuestra economía para peor.

Las decisiones políticas requieren ciencia real y soluciones reales, no de ciencia-basura y tácticas alarmistas del fin del mundo impulsadas por un sacerdocio del medio ambiente que capitaliza en la preocupación del público y les hace sentir que poseer un 4×4 es un “pecado” contra el planeta. En su discurso inaugural, el presidente Obama declaró su intención de “restaurar la ciencia al lugar que le corresponde”. Boicotear Copenhague mientras este escándalo es investigado a fondo enviaría un fuerte mensaje de que el gobierno de Estados Unidos no va a ser parte en las prácticas fraudulentas científicas. Decir no a Copenhague y a los cupos e impuestos son los primeros pasos en “la restauración de la ciencia al lugar que le corresponde”.

Sarah Palin

Comentario: No soporto a los calentólogos, lo reconozco. Desde que empezó Al Gore a dar la tabarra todo el santo día con su estúpido mensaje alarmista de que nos hundimos, nos hundimos, cada vez que me viene alguien a advertir de que debo fotocopiar sólo a doble cara para ahorrar papel o que tengo que parar el motor del coche en cada semáforo en rojo que me encuentro, me vienen unas ganas de sacudir al tipo eso y tirarlo a un contenedor (para materia orgánica, por supuesto) que no sé cómo me aguanto.

He pasado mucho tiempo discutiendo con mis compañeros de trabajo u otros conocidos acerca del tema y reconociendo orgullosamente que soy un “negacionista”, es decir, que niego que el cambio climático pueda ser achacado exclusivamente a la actividad humana, al mismo tiempo que advierto de que los ecologistas esos que pretenden devolvernos a la Edad de Piedra son los mismos que no se privan de viajar en avión, ir en limusina y cobrar sus buenos sueldos a cambio de empobrecernos a los demás. ¿Estaría usted dispuesto a prescindir de la fontanería de su casa y tener que ir a hacer sus necesidades debajo de un árbol al mejor estilo Neanderthal? ¿Estaría usted dispuesto a prescindir de las aspirinas y a que fuera un brujo quien curara (o pretendiera curar) sus enfermedades o las de sus familiares con una cataplasma de boñiga de vaca y unos cantos al Gran Espíritu de la Naturaleza? ¿Estaría usted dispuesto a prescindir de su televisor, su ordenador, su MP3, su DVD y todos los demás artilugios electrónicos que tanto nos agradan a todos en aras de ahorrar energía porque, dado que no podemos construir más centrales nucleares, el molino de viento instalado en la azotea del edificio no da para más que alimentar dos bombillas (de bajo consumo, claro) al mismo tiempo? ¿Estaría usted dispuesto? ¿Sí? Pues yo no. Y como alguien pretenda decirme que no tengo derecho a poner el aire acondicionado de mi casa a la temperatura que me da la real gana, aquí vamos a tener un problema porque voy a defenestrar al comisario político-ambiental que se atreva a subir a mi casa a comprobarlo.

¿Por qué los malditos medios de comunicación no se han hecho eco como es debido del caso Climagate? Si se hubiera tratado de un caso Palingate, ¿hubieran mostrado igual pereza a la hora de llevarlo a sus portadas? ¿Por qué los malditos medios de comunicación no hablan una y otra de vez de tantas y tantas especies animales o vegetales nuevas que se descubren cotidianamente en una muestra de que la Naturaleza es sabia y se renueva constantemente? ¿Los medios de comunicación desearían que los dinosaurios siguieran dominando la Tierra? ¿Desearían que siguiéramos en el Período Glaciar? ¿Qué sería más valioso para un medio de comunicación: preservar una especie de cucarachas o construir una fábrica que diera trabajo a varios miles de personas y les proporcionara una posibilidad real de mejorar sus vidas y las de sus hijos? ¿Un orangután es más valioso que un ser humano?

Durante el siglo XIX, la Revolución Industrial empezó haciendo uso intensivo del carbón como fuente de energía. Londres sufrió sus efectos de tal modo que se hizo proverbial el smog londinense, una especie de neblina permanente producida por partículas de carbón en suspensión. Evidentemente, los ecologistas hubieran puesto el grito en el cielo y clamado por volver a los buenos tiempos, a la Merry England que sólo podía disponer de la madera como fuente de energía. Sin embargo, el smog londinense terminó desapareciendo cuando el carbón dejó su sitio al petróleo como fuente de energía y ahora sus efectos son un simple recuerdo pintoresco presente en las novelas de Sherlock Holmes. Por mi parte, soy un partidario convencido de optar por la energía nuclear como alternativa al petróleo y de ninguna manera por volver a las estufas de leña o al brasero. Y en cuanto a los medios de comunicación, que les zurzan: por algo hace años que no los leo.

Sarah Palin en Facebook, 3 de diciembre de 2009
Conspiraciones estúpidas
(ver la nota original aquí)

Los votantes tienen todo el derecho a pedir a los candidatos información si así lo desean. He señalado que fue aparentemente juego limpio el que durante las elecciones del 2008 muchos de la izquierda importunaran a mi médico y a mi abogado por las pruebas de que Trig es en realidad mi hijo. Los periodistas de mente conspirativa y los votantes tenían derecho a preguntar… lo que hicieron en repetidas ocasiones. Pero en ningún momento -ni durante la campaña ni durante las recientes entrevistas, he pedido yo al presidente que presentara su certificado de nacimiento o sugerido que él no nació en los Estados Unidos.

Sarah Palin

Comentario: Sarah es buena, pero yo no. Yo sí que quisiera ver ese certificado de nacimiento. ¿Alguien se imagina la que se hubiera armado si hubiera habido la más mínima duda acerca del lugar de nacimiento de Sarah Palin o de John McCain incluso? Si es que lo peor de la izquierda no es que sea estúpida, mala e ignorante, sino su convencimiento de que su doble rasero a la hora de tratar a la gente está más que justificado porque ellos son los buenos y todos los demás los malos. Son dignos hijos del gulag soviético; ciertamente no es de extrañar que hubiera imbéciles allí que aún encerrados por veinte años pensaran que Stalin tenía razón y que algo debían haber hecho aunque ellos no pudieran recordar qué era. Quien nace para ser esclavo, encuentra la manera de serlo tarde o temprano. Pero los que hemos nacido con la firme voluntad de ser libres, jamás nos dejaremos esclavizar. Nunca.

Sarah Palin en Facebook, 3 de diciembre de 2009
Valiosos héroes estadounidenses – Recordándonos lo que realmente tiene importancia
(ver la nota original aquí)

Estoy preparada y ansiosa por ver a los mejores de Estados Unidos en Fort Hood mañana. Mi corazón está con todas las mamás de militares, papás, esposas, hijos, abuelos… con todos los partidarios de nuestros orgullosos hombres y mujeres en uniforme.

Mi hermano me ha pasado lo siguiente porque pensaba que me gustaría y tenía razón. Disfrútenlo… Y por favor honren a los mejores de Estados Unidos.

Sarah Palin

La edad media de un militar es de 19 años. Es una persona de pelo corto y fuertes músculos que, en circunstancias normales, es considerado por la sociedad como mitad hombre, mitad niño. Aún sin experiencia de la vida, sin la edad suficiente para comprar una cerveza, pero con la edad suficiente para morir por su país. Nunca se preocupó mucho realmente por el trabajo y preferiría encerar su propio coche a lavar el de su padre, pero nunca se ha apuntado al paro.

Es un graduado reciente de la secundaria, era probablemente un estudiante mediano, practicante de algún tipo de actividades deportivas, conduce un cacharro de diez años y tiene una novia estable que rompió con él cuando se fue o jura que le esperará hasta que regrese de a medio mundo de distancia. Escucha rock o hip-hop o rap o jazz o swing y el sonido de un obús de 155 mm.

Pesa 10 ó 15 kilos menos ahora que cuando estaba en casa porque está trabajando o luchando desde antes del amanecer hasta bien después del anochecer. Tiene problemas con la ortografía por lo que la escritura de cartas es un dolor para él, pero puede desmontar un rifle en combate en 30 segundos y volver a montarlo en menos tiempo en la oscuridad. Puede recitar la nomenclatura de una ametralladora o un lanzagranadas y utilizar cualquiera de ellas de manera eficaz si es necesario.

Cava trincheras y letrinas y puede aplicar los primeros auxilios como un profesional.

Puede marchar hasta que le digan que se detenga o estarse quieto hasta que le digan que marche.

Obedece las órdenes de inmediato y sin vacilar, pero no carece de  espíritu ni de dignidad individual. Es autosuficiente.

Tiene dos juegos de uniformes: se lava uno y lleva la otra. Mantiene su cantimplora llena y los pies secos.

A veces se olvida de lavarse los dientes, pero nunca de limpiar su rifle. Puede cocinar su propia comida, arreglar su propia ropa y curar sus propias heridas.

Si usted tiene sed, compartirá su agua con usted; si usted tiene hambre, su comida. Incluso repartió sus municiones con usted en medio de la batalla cuando empezaron a escasearle.

Ha aprendido a usar sus manos como armas y las armas como si fueran sus manos.

Puede salvar su vida  o quitársela porque ése es su trabajo. A menudo hará el doble del trabajo de un civil, cobrará la mitad de su paga y aún verá el lado irónico en todo ello. Ha visto más sufrimiento y muerte de lo que debería en su corta vida. Ha llorado en público y en privado por los amigos que han caído en combate y no le avergüenza.

Siente cada nota del Himno Nacional vibrar a través de su cuerpo mientras está en posición de firmes, atemperando el ardiente deseo de enseñar modales a aquellos de los que le rodean que no se han molestado en ponerse en pie, quitarse el sombrero o incluso dejar de hablar.

En un giro extraño, día tras día, lejos de casa, defiende su derecho a ser irrespetuosos.

Al igual que hizo su padre, abuelo o bisabuelo, está pagando el precio por nuestra libertad. Con o sin barba, no es un niño. Es un guerrero americano que ha mantenido a este país libre por más de 200 años.

No ha pedido nunca nada a cambio, excepto nuestra amistad y comprensión.

Recordadlo siempre porque se ha ganado nuestro respeto y admiración con su sangre.

Y ahora tenemos incluso a mujeres allí en peligro, participando en esta tradición de ir a la guerra cuando nuestro país nos llama a hacerlo.

Cuando se acuesten esta noche, recuerden esto. Una breve pausa, un poco de sombra y una foto de sus seres queridos en sus cascos.

Comentario: Es cierto. La descripción del hermano de Sarah, Chuck Jr., es justa y honorable. Siempre he pensado que una sociedad que desprecia a quienes se ofrecen voluntarios a defenderla hasta su último suspiro es una sociedad suicida que esconde su miedo en pretensiones humanistas. No me voy a extender demasiado sobre esta nota porque todos ustedes ya saben cuál es mi postura a este respecto. Tan sólo les comentaré lo que me dijo una vez una conocida mía: “Los soldados no son más que un montón de desgraciados que no tienen donde caerse muertos”. Y yo pensé que ciertamente sí que son desgraciados cuando tal vez alguno de ellos tenga que dar un día su vida por ella. Ojalá que nunca pase porque mi conocida no vale en absoluto la vida de uno de esos excelentes hombres y mujeres que todavía conocen el significado de la palabra “honor”. Dios bendiga a nuestros soldados; ellos son nuestra última garantía de no ser esclavos mañana.

2 respuestas a SARAH PALIN PONE LOS PUNTOS SOBRE LAS ÍES DE CUATRO EN CUATRO

  1. Santi dice:

    Jajaja Bob. No esperaba menos de tí en que no dejaras el libro hasta terminarlo. Y me alegro que te haya gustado. Yo espero conseguirlo si lo editan en España algún día.

    Respecto a lo que dice su abogado creo que está en lo cierto. Parece que Sarah ha elegido a un buen abogado que ha sabido asesorarla bien y llevar a buen puerto sus pleitos. Especialmente de acuerdo en que los derechos, de los que todo el mundo se acuerda, tienen su contrapartida en los deberes, de los que todo el mundo se olvida. La Constitución alaskeña lo dice muy bien, hay que ser responsable del abuso del derecho a la libertad de expresión. Nunca un derecho puede hacer impune la mala fe ni la difamación. Espero que las denuncias rechazadas tengan la consecuencia lógica del castigo a quienes las presentaron de mala fe.

    Coincido totalmente con Sarah (y también contigo Bob) en su postura ante la controversia del cambio climático. Porque cambio climático hay, como lo ha habido siempre a lo largo de la historia de nuestro planeta. Pero lo que puede influir el hombre en esos cambios es ridículo ante las fuerzas de la naturaleza. Creo que este asunto es el nuevo totem al que se ha agarrado la izquierda, a falta de otros, para dogmatizar, meterse en nuestras vidas más aún, asustarnos para controlarnos y dominarnos, y de paso hacerse ricos unos cuantos progres a costa de hacer más pobres al resto del mundo. Los políticos de la izquierda son así, nos quieren “salvar” de los problemas que ellos mismos crean o que se inventan directamente, a costa siempre de nuestra libertad. Y ¿qué decir de los medios de comunicación? Pues que en este caso, como en muchos otros, no dejan de ser la correa de transmisión de lo que los políticos (eso sí, de izquierda que son los de su cuerda mayoritariamente) nos quieren endosar. A los periodistas y sus medios siempre hay que verlos con mirada crítica, nada de tragarse las informaciones sin más. Hay que analizar qué es lo que dicen, por qué lo dicen, cómo lo dicen y qué es lo que callan y por qué.

    El doble rasero de la izquierda es proverbial. Pero la cuestión es que parece salirles gratis siempre. Se les perdona casi todo. Y a la derecha ni una. Y así pasa en todos lados, en EEUU y en España no digamos. Para mí resulta desesperante esta injusticia.

    Sarah está guapa en esa foto de Miss Wasilla, pero sobre todo derrocha simpatía, de hecho me parece que fue Miss Simpatía en el concurso de Miss Alaska. Y creo que ahora con los años no ha perdido un ápice de ese atractivo, más bien lo ha acrecentado. ¿Verdad palinista Bob?

  2. Gustavo dice:

    El gran problema del cambio climático, es que han exagerado tanto sus posturas han subido tantos grados la temperatura, que ya no se sabe que es verdad y que es mentira.
    Lo primero que deberían hacer es expulsar a todos los calentologos que se vea que han tergiversado, y después hablar con los que quedan cual es la verdad.
    Por que a lo mejor es cierto que podemos mejorar nuestro planeta sin gastos desorbitados a las arcas de esos farsantes.

    Primero ya no sea llama calentamiento global, “por si nos lleva la contraria y se enfría el globo” y a mi modo de ver es la enésima escusa para acabar con la libertad de las personas y cosernos a Impuestos a cuanta de algo, últimamente esta de capa caída pues la escusa para cosernos a impuestos y cuartar nuestra libertad es la crisis “UltraLiberal” de Todos los bancos nacionales, nacionalizados o controlados por Políticos.

    Alguien tendría que decir a estos Brutos que Liberal y mucho menos ultra liberal y estatal No se mezclan nunca. pero que mas da lo importante es echarle la culpa a la libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: