UNA ENTREVISTA A SARAH PALIN


 

Después de haber leído la transcripción de la entrevista que le hizo Oprah Winfrey a Sarah Palin, una entrevista ligera, propia de un programa de entretenimiento, a todos nos han quedado ganas de leer alguna otra más sustanciosa; una en la que Sarah hablase a fondo de lo que verdaderamente nos interesa saber a todos: sus opiniones políticas. Afortunadamente, existe una de esas entrevistas: la realizada el 17 de noviembre pasado por National Review Online (puede leer la entrevista original aquí), una entrevista en la que Sarah comenta la actualidad política estadounidense. Es corta, pero en absoluto carente de interés. Disfrútenla.

Continúo con la serie de fotos del álbum de Sarah. En ésta, Sarah aparece haciendo gansadas en su habitación de la Universidad de Idaho, mientras estudiaba allí. Da gusto verla tan jovencita y en una habitación hecha una leonera, ¿eh? Imagínense cada vez que le dice a su hija Willow que ordene su habitación…

La que va por libre, a registro
Un chat con Sarah

Por Rich Lowry [editor de National Review] y Robert Costa [titular de la cátedra William F. Buckley en el National Review Institute].

Piensa que la reverencia del presidente Obama al emperador de Japón refleja una actitud de que Estados Unidos debería “subordinarse a otros países”; caracteriza el pensamiento de Newt Gingrich sobre NY-23 como reflejo de una “máquina política”; piensa que los votantes de Carolina del Sur deberían considerar el enviar al senador Lindsey Graham un mensaje mediante el apoyo a un rival conservador en las primaria; considera “injusto” el tratamiento de los medios de comunicación a Carrie Prejean y dice que le concedería a John McCain “el beneficio de la duda” en su disputa sobre las facturas que le fueron impuestas por su proceso de selección . Y, oh, sí – sus críticos anónimos no tienen “agallas” y ella no es fan de David Brooks.
 
“Eso fue un error”, dice Palin sobre la reverencia de Obama. “Fue simbólica de, tal vez, del deseo de llevar a nuestro país a creer que estamos subordinados a otros países”. Ella dice que le “gustaría que nos dirigiéramos más en la dirección del pensamiento de Ronald Reagan – a sabiendas de que somos una muy, muy bendita nación y una superpotencia”. Y añade: “Podemos llegar a ello a través de una posición de fuerza y no creyendo que tenemos que rendir pleitesía o inclinarnos ante nadie”. Preguntada sobre si ella se habría inclinado, responde:” No, señor”.

Palin intervino reconocidamente en las famosas elecciones congresionales NY-23, apoyando a Doug Hoffman. Newt Gingrich apoyó al otro candidato. La toma de postura de Gingrich “fue un reflejo de la forma en que algunos dentro de la maquinaria política, ya sea demócrata o republicano, actúan”, sostiene Palin. “Hay, sin embargo, un deseo de cambio en nuestro país para alejarse de ese tipo de maquinarias dentro de un partido”.
 
Y continúa: “Muchos de los estadounidenses se están moviendo hacia un conservadurismo más independiente, pero de sentido común. Nosotros no vamos a ir necesariamente tragarnos sencillamente lo que nos dice la maquinaria del partido que es lo mejor para nuestros distritos. Eso se hizo evidente por lo bien que Doug Hoffman lo hizo. Considero que es un gran éxito suyo – saliendo de casi la nada, con una financiación insuficiente y influyendo de la manera en que lo hizo en las elecciones. Van a ver un montón más de casos similares por todo el país”.
 
¿Y en Carolina del Sur, donde el amigo de McCain, Lindsey Graham, ha enfurecido a los conservadores con sus diversas apostasías? “Lo que me entusiasma del Partido Republicano es como animamos – o al menos deberíamos animar – a que haya una sana competencia en nuestras primarias”, dice Palin. “Eso hace a cada candidato más sincero, más verdadero y así llevan realmente sus posiciones y sus valores escritas en la cara”.
 
“En cuanto a Lindsey, personalmente, me gusta él”, dice. “Sus electores pueden querer enviarle un mensaje que diga “echa el freno” y regresa al sentido común, a los ideales conservadores”.
 
Sugiere, por su parte, que sería estimulante que hubiera noticias provenientes de la dirección de Marco Rubio. Dice que ha tenido la oportunidad de mirar la competición entre Crist y Rubio “sólo en la superficie”. Pero añade, “sólo me preguntarán seriamente acerca de ello en la última semana o dos, así que voy a profundizar un poco más en ello. Voy a averiguar lo que los chicos están sosteniendo en término de posturas y ver dónde podría yo ayudar”.
 
En 2010, en general, “me gustaría ayudar a quien sea lo suficientemente atrevido y tenga una columna vertebral lo suficientemente derecha para tomar las decisiones correctas”, dice ella. “Estaría encantada de ayudar a escala de distrito y estatal, y local también. El cambio empieza a escala local – eso es imperativo. Y yo voy a ayudar a cualquiera que me lo pida”.
 
Palin está firmemente del lado de Carrie Prejean, la ex Miss California que enfureció a la izquierda diciendo que se oponía al matrimonio gay y se ha visto envuelta en una polémica cinta de sexo durante su gira de presentación. “Creo que ella ha tenido un trato injusto”, dice Palin. “Creo que si no hubiera hablado con toda franqueza en el escenario de ese concurso – donde habló con sinceridad y verdad – entonces no habría sido apalizada por la prensa”.
 
“El doble rasero aplicado a Carrie es atroz. También es algo bastante indicativo de la situación de los medios de comunicación de hoy en día, lo que ya no me sorprende”.
 
John McCain ha discutido la afirmación de Palin de que se le endilgó la factura por el proceso de selección sosteniendo que la factura fue por los gastos relacionados con el Troopergate. “No sé cuáles son sus declaraciones”, dice ella, “pero sé que hay una factura esperando ahí por el proceso de selección y por muchas otras cosas que la campaña pidió a mi abogado particular que redactara, como resultado de un trabajo, para ellos”.
 
“Sé que se me ha endilgado esa factura”, continúa Palin. “Ésa es la única verdad”.

Preguntada sobre si puede haber una inocente confusión entre Palin y McCain sobre lo que fueron los gastos de su proceso de selección y el Troopergate, dice: “Vamos a suponer que sólo hay una cierta confusión, pero yo sé que a mi abogado le dijeron que si el senador McCain y yo ganábamos las elecciones, entonces esa factura por el proceso de selección hubiera sido pagada. Dado que no ganamos, ahora se me dice que es mi responsabilidad el pagarla”.
 
Ella no es un fanática del anonimato en el que sus críticos de dentro de la campaña de McCain casi siempre se esconden. ¿Qué piensa ella de ese anonimato? “No pienso mucho en ello”, dice Palin. “Es algo así como las críticas de los bloguistas anónimos, de las que me desentiendo por completo. Si no tienen agallas para poner su nombre, entonces no valen mucho para mí”.

El columnista del New York Times, David Brooks, no ha sido apenas un crítico anónimo. “Cualquiera que sea”, se ríe Palin sobre su despido por parte de Brooks durante el fin de semana como “una broma”. “Ojalá ese tipo volviera atrás y mirara mi historial y viera mis logros y el sentido común, los principios conservadores que apliqué como miembro del consejo municipal, alcalde, gobernadora, supervisora del petróleo, etc. Tuvimos mucho éxito y progresamos. Ojalá me juzgara por eso. Su comentario, añade, “es sólo uno de esos disparos políticos en los que sólo tengo que dejar que yerre en el blanco y seguir adelante. Si estuviera preocupada por lo que él y todos los demás dicen de mí, entonces estaría de cuclillas en Alaska, escondida”.

Ha llegado a acostumbrarse a este tipo de ataques: “Si las élites y los medios de comunicación no se sienten cómodos con la media, los estadounidenses teniendo todos los días una voz, entonces por supuesto que van a atacar a quien resulta que es la que tiene el megáfono”. Estipula:”Voy a tener que probarme ante ciertas personas – si tienen una mente abierta – con acciones y no sólo palabras”.
 
No sería una entrevista a Palin sin preguntarle acerca de los “paneles de la muerte.” ¿Cómo se le ocurrió la expresión? “Para mí, al leer esa sección del proyecto de ley, se hizo tan evidente que habría un grupo de burócratas que decidiría sobre los niveles de atención de salud, decidir sobre aquellos que son dignos o no de recibir alguna cobertura controlada por el gobierno”, explica. “Puesto que el cuidado de la salud tendría que ser racionado si les fuera prometido a todos, por lo tanto provocaría daños a muchas personas incapaces de recibir la atención del gobierno. Eso conduce, por supuesto, a la muerte”.

“El término que utilicé para describir el panel que tomaría esas decisiones no debería ser tomado literalmente”, dice Palin. La frase es “muy parecida a cuando el presidente Reagan solía referirse a la Unión Soviética como el “imperio del mal”. Tuvo su éxito. Puso la gente a pensar y a investigar sobre lo que estaba hablando. Fue muy eficaz. Lo mismo con los “paneles de la muerte”. Yo los caracterizaría así de nuevo, en un instante”.
   
Éstos son algunos otros temas que surgieron. Sobre la marihuana medicinal, que ha sido noticia recientemente. Dice que no apoya su plena legalización, pero “yo no voy a entrar en la potestad de un médico para recetar algo que él o ella cree que ayudará a un paciente con cáncer”.
 
Sobre Meghan McCain: “Fue muy amable con mis hijas”, dice Palin. “Lo aprecio y lo respeto. Estoy satisfecha con la relación que tuvimos con Meghan”.

Sobre Facebook, que ha convertido en un poderoso medio de comunicación política: “El tener una oficina virtual, y el trabajar simplemente desde la mesa de mi cocina, casi me forzó en esa dirección”, dice Palin. “Se ha convertido en una herramienta tan importante en el discurso político y el debate.”

“Dios les libre” a sus hijos de meterse allí, sin embargo. Dice: “Les prohíbo meterse en Facebook por ahora. Hay demasiada negatividad ahí fuera, desgraciadamente”.

Y con eso, saltó corriendo hacia su próxima entrevista. Dice que está disfrutando – pero no puede esperar a salir a la carretera.

PD: Una breve nota simplemente para anunciarles la publicación de una reseña mía en Semanario Atlántico / Atlantic Weekly. Si les interesa, pueden leerla aquí. Gracias.

Una respuesta a UNA ENTREVISTA A SARAH PALIN

  1. Santi dice:

    En la foto Sarah parece que muestra el lema de su camiseta. ¿Qué pone?

    Y gracias Bob por esta nueva entrevista, interesante aunque algo telegráfica.

    Me hace gracia su comentario rotundo de que ella no se inclinaría ante el emperador del Japón (al menos, digo yo, tan estentóreamente como Obama). Y es que ¡menuda es Sarah!

    Y son interesantes sus referencias a la prensa. Parece no tenerla en mucha estima, ¡y con razón!

    P.D.: Ese libro que reseñas en el semanario parece interesante, Bob. Y qué casualidad, oimos la misma radio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: