EL MOVIMIENTO TEA PARTY: MAIN STREET SE ECHA A LA CALLE EN BUSCA DE… ¿SARAH PALIN? (II)


 

Cogiendo carrerilla

El 15 de abril es un día difícil para todos los estadounidenses (menos para los políticos, claro); es el último día hábil para presentar lo que en España sería la declaración del IRPF (el impuesto sobre la renta). ¿Qué mejor fecha pues para convocar una Tea Party protest? Dicho y hecho, este pasado día 15 de abril se convocaron alrededor de 750 protestas en otras tantas ciudades repartidas por todo Estados Unidos. Es difícil calcular cuántas personas acudieron en total, sobre todo teniendo en cuenta que las únicas protestas que llamaron la atención de la prensa fueron las que se produjeron en las capitales de los estados y en las grandes ciudades mientras que las producidas en pequeñas localidades muchas veces pasaron desapercibidas para esos mismos medios de comunicación. Como aproximación, podemos decir que la más numerosa fue la que se produjo en Atlanta (Georgia) que congregó entre 7.000 y 15.000 personas. Por supuesto, esto no es relevante porque muchas otras reunieron apenas unas docenas de manifestantes, pero de lo que no hay duda es de que, se mire como se mire, el total de manifestantes en todo el país pudo estar cerca del medio millón de personas.

 Tea Party protest 2

La “Tea party protest” del día 15 de abril en Louisville (Kentucky). La misma imagen, con pequeñas diferencias, se repitió en más de 750 localidades diferentes en todo el país. Main Street sale a la calle a decir “¡basta!”.

Incluso se dio el caso de que la “Tea Party protest” que se produjo en Washington y que tuvo lugar frente a la Casa Blanca, reuniendo alrededor de un millar de manifestantes, un guasón tiró por encima de la verja una caja conteniendo bolsitas de té. Los del Servicio Secreto se pusieron histéricos, sellaron todo el área y evacuaron a una cierta cantidad de personas hasta que un robot desactivador de explosivos comprobó que no se trataba de una bomba (aunque bien pensado, sí que es una bomba sólo que de efectos retardados porque estallará durante las próximas elecciones presidenciales). Un buen susto para el presidente (ver el relato de la noticia aquí).

La siguiente fecha importante en el calendario estadounidense es el Día de la Independencia, el 4 de julio. Hasta entonces, las protestas continuaron por todo el país hasta llegar a la del 29 de junio en Nashville (Tennessee), donde 4.000 personas se opusieron a la ley de derechos de emisión de CO2  y, recién aparecido en el ruedo político, el proyecto de reforma de la Sanidad. El 4 de julio se celebró una nueva convocatoria nacional de la cual no hay datos fiables acerca del número de protestas que tuvieron lugar en todo el país, pero que seguramente no fue pequeño.
 
El 17 de julio, un grupo organizado llamado Tea Party Patriots, organizó una serie de protestas por todo el país esta vez enfocadas a expresar su oposición al proyecto de reforma de la Sanidad presentada por el gobierno. Como novedad, destacar que la mayoría de estas protestas fueron convocadas justo enfrente de las oficinas de los representantes del Estado en la Cámara de Representantes o el Senado, para que se enterasen.

Durante todo agosto continuaron produciéndose Tea Party protests por todo el país, muchas de las cuales llegaron a superar los varios miles de manifestantes. El 22 de agosto, en pleno debate sobre el proyecto de reforma de la Sanidad, se convocaron protestas delante de las oficinas locales de al menos 100 representantes estatales en rechazo del proyecto.

Como medio adicional de protesta, se organiza un “Tea Party Express”, un convoy de autocares que recorre parte de Estados Unidos deteniéndose en 33 ciudades y cuya parada final es Washington, DC, el día 12 de septiembre. Su objetivo era animar a los estadounidenses a  concentrarse en Washington ese día para protestar  contra “el gasto fuera de control del gobierno, la subida de impuestos, las leyes de rescate y el aumento en tamaño y poder del gobierno federal”.  Incluso se habla ya de organizar un segundo “Tea Party Express” para las fechas entre el 25 de octubre y el 11 de noviembre.

El gran salto adelante

Por fin llegamos a la fecha del 12 de septiembre cuando tuvo lugar la Taxpayer March on Washington (o “Marcha de los contribuyentes sobre Washington”, también conocida como “9/12 Protest”). Organizada por organizaciones tan diversas como Freedom Works, la National Taxpayers Union, The Heartland Institute, Americans for Tax Reform, Tea Party Patriots, ResistNet y algunas otras, la marcha fue respaldada expresamente por Glenn Beck, el comentarista político de Fox News Channel, lo que le proporcionó un inmediato eco que llegó a toda la nación.

El resultado fue la mayor manifestación producida hasta la fecha contra el actual gobierno de Estados Unidos, calculándose que entre 200.000 y 800.000 personas acudieron a ella, aunque hay quien considera (como mi admirada Michelle Malkin) que fueron hasta más de 1 millón, coincidiendo con una serie de protestas en muchas otras ciudades. El objetivo: hacer llegar a los políticos de Washington la oposición popular al “gran gobierno” que está desarrollando la actual administración, el temor porque se pueda desmantelar el sistema capitalista de libre mercado en Estados Unidos, así como su negativa a seguir financiando el colosal despilfarro de fondos públicos que está practicando el gobierno.

MarchDC

Una imagen de la marcha. Desde la Freedom Plaza, los manifestantes siguieron por Pennsylvania Avenue y llegaron hasta Capitol Hill, la sede del Congreso de Estados Unidos.

A la 1.11 pm, la manifestación había llegado a Capitol Hill y Jenny Beth Martin, cofundadora de Tea Party Patriots y su coordinadora nacional pronunció el discurso de bienvenida. Entre los siguientes en hacer uso de la palabra se encontraban el antiguo líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes y chairman de Freedom Works, Richard “Dick” Armey, y un cierto número de representantes republicanos tales como Tom Price de Georgia, Marsha Blackburn de Tennessee y el senador republicano Jim DeMint de South Carolina. Otro representante republicano, Joe Wilson de South Carolina asistió también pero no hizo uso de la palabra. Como dato curioso, cabe señalar que Michael Steele, chairman del GOP, pidió ser uno de los oradores y fue vetado expresamente porque y tal como dijo Eric Odom, cofundador de la organización DontGo, otra de las organizadoras de la marcha (ver la fuente aquí):

This is a protest that has been in government the last few years (…) Bush himself was guilty of socialist policies (…) It’s obvious they’re [the republican party] trying to ride on the brand that we created. It’s somewhat insulting.

Ésta es una protesta que se ha ganado el gobierno durante los últimos años (…) El propio Bush fue culpable de políticas socialistas (…) Es obvio que están [el partido republicano] intentando aprovecharse de la marca que hemos creado. Es algo insultante.

Tras el desplante, el Comité Nacional Republicano hizo pública una nota (ver la fuente aquí) diciendo que era mentira eso de que Steele hubiera pedido ser uno de los oradores y que los de la marcha “simplemente se están divirtiendo un poco”.

No es esta la misma opinión que tienen otros miembros de su partido tales como Newt Gingrich, cuyo apoyo desde el principio a las Tea Party protests ha sido público y notorio, llegando a ser uno de los oradores en la protesta celebrada en Nueva York el pasado día 15 de abril. Según él, las protestas suponen:

(…) our chance to communicate our anger and opposition to the irresponsible policies of politicians in Washington who have failed to solve problems.

(…) nuestra oportunidad de comunicar nuestra enfado y nuestra oposición a las irresponsables políticas de políticos de Washington que han fracasado a la hora de solucionar los problemas.

El gobernador de Texas, Rick Perry, también las apoyó púbicamente, habiendo acudido a una celebrada en Austin (Texas). El representante Tom Price de Georgia señaló que estas protestas demuestran que “this land is still owned by the people” (esta tierra es todavía propiedad del pueblo), así como el representante Jeb Hensarling de Texas que calificó a todo el movimiento Tea Party como “helpful” (útil) y “genuine” (auténtico).

Desde entonces, las protestas siguen sucediéndose una tras otra, cada vez con más motivos y así, las últimas de las que tenemos noticias se produjeron el 10 de octubre pasado en sitios tales como Harrison County (Ohio), Oshkosh (Wisconsin) y Tucson (Arizona), ésta última llegando a congregar a unas 6.000 personas. Por cierto, y como curiosidad, en la protesta de Oshkosh habló Joe the Plumber (Joe el Fontanero), aquel personaje audaz como pocos que se atrevió a encararse con el entonces candidato demócrata a la presidencia durante la campaña electoral y ponerle en aprietos.

La respuesta

¿Y el otro bando? ¿Qué piensan ellos de todo esto? Pues nada bueno ciertamente. El primero en reaccionar fue David Axelrod, asesor de la Casa Blanca y antiguo cerebro de la campaña electoral del presidente, quien declaró el 19 de abril pasado que (ver la fuente aquí):

I think any time that you have severe economic conditions, there is always an element of disaffection that can mutate into something that’s unhealthy. The thing that bewilders me is this President just cut taxes for 95% of the American people. So I think the tea bags should be directed elsewhere, because he certainly understands the burden that people face.

Creo que cada vez que se producen condiciones económicas severas, existe siempre un elemento de desafección que puede mutar en algo que es insano. Lo que me sorprende es que este presidente acaba de recortar los impuestos al 95% del pueblo americano. Así que yo creo que las bolsitas de té deberían dirigirse a algún otro sitio porque él ciertamente comprende la carga que soporta la gente.

El 29 de abril fue el propio presidente de Estados Unidos quien hizo pública su opinión (ver la fuente aquí) durante una reunión en el ayuntamiento de Arnold (Missouri), diciendo:

So, you know, when you see – those of you who are watching certain news channels on which I’m not very popular and you see folks waving tea bags around, let me just remind them that I am happy to have a serious conversation about how we are going to cut our health care costs down over the long term, how we’re going to stabilize Social Security. Claire McCaskill and I are working diligently to do basically a thorough audit of federal spending. But let’s not play games and pretend that the reason is because of the Recovery Act, because that’s just a fraction of the overall problem that we’ve got. We are going to have to tighten our belts, but we’re going to have to do it in an intelligent way. And we’ve got to make sure that the people who are helped are working American families, and we’re not suddenly saying that the way to do this is to eliminate programs that help ordinary people and give more tax cuts to the wealthy. We tried that formula for eight years, and it did not work, and I don’t intend to go back to it.

Así pues, ya saben, cuando ustedes ven – aquellos de ustedes que ven las noticias en ciertos canales de televisión donde no soy muy popular y ven a gente agitando bolsas de té, déjenme que les recuerde a ellos que me siento feliz de tener una conversación seria acerca de cómo vamos a recortar a largo plazo nuestros gastos en cuidado sanitario, cómo vamos a estabilizar la Seguridad Social. Claire McCaskill [la representante demócrata por Missouri] y yo estamos trabajando esforzadamente para hacer básicamente una profunda auditoría de todo el gasto federal. Pero no nos pongamos a jugar y pretendamos  que la culpa es de la Ley de Estímulo porque ésa es sólo una parte de todo el problema que tenemos. Vamos a tener que apretarnos el cinturón, pero vamos a hacerlo de una manera inteligente. Y vamos a asegurarnos de que la gente a la que ayudemos sean familias trabajadoras americanas y no estamos diciendo que para ello el modo de hacerlo sea eliminando programas que ayudan a la gente corriente y dando más recortes fiscales a los ricos. Hemos probado esa fórmula durante los últimos ocho años y no ha funcionado y no tengo ninguna intención de volver a ella.

Además de estas declaraciones, una inmediata campaña de descrédito se desató en contra del movimiento Tea Party pretendiendo que todo el asunto no era más que una sofisticada campaña de relaciones públicas cuidadosamente organizada por algunos magnates de la derecha y que en absoluto se trataba de manifestaciones espontáneas de ciudadanos corrientes, tildándolas despectivamente de “astroturf” en lugar de “grassroots” (con la expresión “grassroots” uno se refiere a algo popular, algo que está arraigado a la tierra que podemos pisar todos mientras que con la expresión “astroturf” uno se refiere a todo lo contrario, a algo propio de los extremadamente cuidados jardines de los millonarios). Por supuesto, los participantes en las Tea Party protests rechazan estas acusaciones. Glenn Reynolds, más conocido por su blog Instapundit, declaró el pasado 13 de abril en el The New York Post que (ver la fuente aquí):

These aren’t the usual semiprofessional protesters who attend antiwar and pro-union marches. These are people with real jobs; most have never attended a protest march before. They represent a kind of energy that our politics hasn’t seen lately, and an influx of new activists.

Estos no son los habituales manifestantes semiprofesionales que acuden a todas las marchas contra la guerra y a favor de los sindicatos. Estas son personas con empleos de verdad; la mayoría no habían acudido nunca a una marcha de protesta antes. Representan un tipo de energía que nuestros políticos no habían visto últimamente y son una infusión de nuevos activistas.

Finalmente, y poniendo el dedo en la llaga, Tim Phillips, dirigente de Americans for Prosperity, declaró que el actual Partido Republicano está “too disorganized and unsure of itself to pull this off” (está demasiado desorganizado e inseguro de sí mismo para tirar adelante con esto), por lo que es una tontería pensar en cualquier tipo de conspiración (ver la fuente aquí).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: