EL MOVIMIENTO TEA PARTY: MAIN STREET SE ECHA A LA CALLE EN BUSCA DE… ¿SARAH PALIN? (I)


 

¿Main Street? ¿Qué es eso? Me suena esa expresión… Es cierto que algunos de mis lectores no conocen bien el inglés, lo cual no es en absoluto ninguna vergüenza, así que no tengo ningún inconveniente en explicárselo: la expresión “Main Street” se utiliza en el inglés estadounidense para referirse a la gente corriente de un pueblo, una ciudad o incluso de toda la nación. Gente como usted y como yo que tenemos que trabajar cada día para ganarnos el pan nuestro y de nuestra familia. “Main Street” (que podría ser traducido al español como “calle Mayor”) es el nombre que suele tener la calle principal en la gran mayoría de localidades estadounidenses y, por analogía, ha acabado convirtiéndose en una manera fácil y lógica de referirse a sus ciudadanos, a los que ya no gozan de otro privilegio que el de pagar cada día más y más impuestos.

Tea Party protest 1

Una imagen de una Tea Party protest, concretamente la celebrada el pasado día 15 de abril en Hartford (Connecticut). Al mismo tiempo que se celebraba esta protesta, se celebraban otras 750 más por todo Estados Unidos. Como ya he dicho antes, Main Street se ha echado a la calle. Sí, ¿pero por qué?

El inicio de todo hace doscientos treinta y seis años… ¡glups!

Empecemos con un poco de historia, tal y como me gusta a mí. Estamos en 1773 en Boston (Massachusetts, Nueva Inglaterra), concretamente es el día 16 de diciembre. Tres barcos de la Compañía de las Indias Orientales cargados con un total de 342 cajas de té están fondeados en el puerto a la espera de que los importadores satisfagan el impuesto correspondiente, un impuesto aprobado en su momento por el Parlamento británico sin la participación de ningún representante de las colonias. Como quiera que esos importadores se negaban a satisfacer dicho impuesto, que consideraban no sólo abusivo al haberles sido impuesto (valga la redundancia) sin el consentimiento de sus representantes, sino que además, al tener la Compañía de las Indias Orientales el monopolio del comercio del té en las colonias, frenaba el desarrollo de su economía, los barcos estaban ya a punto de regresar a Londres sin haber descargado su mercancía cuando un irritado grupo de bostonianos disfrazados de indios asaltaron los barcos y arrojaron toda la carga al mar: es el Boston Tea Party. Un acto de rebeldía que levantó ampollas en la metrópoli.

Y es que semejante suceso fue algo que era previsible que acabara sucediendo tarde o temprano: la consecuencia inevitable de una crisis anterior mal resuelta, la de la “Matanza de Boston”. Ésta se produjo tres años antes, en 1770, concretamente el día 5 de marzo. Ése día, frente a la Custom House (las aduanas de la ciudad), un soldado británico que estaba de guardia en el edificio fue acosado por la gente de tal modo que terminó por pedir socorro, acudiendo en su ayuda un pelotón de soldados. Estos, al ser recibidos con una lluvia de piedras por parte de la multitud, abrieron fuego y mataron a cinco manifestantes. La indignación entre la población de Boston fue tal que los soldados y el oficial que los mandaba fueron sometidos a juicio acusados de asesinato. Curiosamente, su defensa fue asumida por John Adams, uno de los líderes del movimiento antibritánico, quien logró su absolución.

El motivo de todo este malestar radicaba, por una parte, en la aprobación el año anterior por parte del Parlamento británico de las “leyes Townshend” que gravaban a las colonias con nuevos impuestos además de incrementar los ya existentes. Los enfrentamientos entre los colonos y los soldados británicos empezaron a producirse ya desde julio de 1769, culminando en 1770 con los acontecimientos producidos en Boston que, por su gravedad, obligaron al gobierno de la metrópoli a retirar no sólo las tropas a las islas del puerto, fuera de la población, sino también a derogar las odiadas “leyes Townshend” con la excepción del impuesto sobre el té, pequeño y mezquino acto de soberbia que tres años después iba a dar lugar a un nuevo altercado.

La consecuencia inmediata del Boston Tea Party fue la clausura por parte del indignado gobierno británico del puerto de Boston en tanto no se indemnizase a la Compañía de las Indias Occidentales por daños y perjuicios, así como el envío de buques de guerra a Nueva Inglaterra. La dureza de tales medidas fue contraproducente y, por lo que se refiere a las colonias, volcó la opinión pública a favor de la independencia, algo que hasta entonces no era un sentimiento mayoritario entre la población.

El inicio de todo hace apenas nueve meses… ¡sopla!

Llamamos “Tea Party protests” (protestas Tea Party) a una serie de manifestaciones que se vienen produciendo por todo Estados Unidos desde principios de este año y que se caracterizan por haberse organizado improvisada e independientemente unas de otras, pero que de alguna manera han acabado coordinándose a escala nacional. El motivo principal de protesta es, al igual que hace doscientos treinta y seis años, la onerosa subida de impuestos a la que conducirá inevitablemente el enorme gasto al que se está comprometiendo el gobierno demócrata surgido de las elecciones de 2008, un gobierno al que la expresión “big government” (gran gobierno), de poder llevar a cabo finalmente sus planes, acabará quedándosele tan pequeña que habrá que empezar a considerar entonces, tal vez, la expresión “all government” (todo gobierno o gobierno total).

El espectacular aumento del déficit federal, así como todas y cada una de las distintas leyes aprobadas para hacer frente a la crisis económica en el mejor estilo “echar gasolina al fuego” (estímulo de la economía, rescate bancario, rescate de las compañías automovilísticas, etc.), han provocado un hondo malestar entre una parte creciente de la población que comprende que todas las alegrías que se está tomando ahora el gobierno federal con su dinero acabarán repercutiendo sobre ellos, hipotecando su futuro y el de sus hijos por muchos años. Y no están dispuestos a aceptarlo calladamente, sino que van a alzar su voz y dejar muy claro a sus representantes en Washington que, al igual que en 1773, si hay que salir a la calle, se saldrá. Como muestra, digamos que con la palabra “TEA” se ha ya formado el ingenioso acrónimo “Taxed Enough Already” (que podría traducirse como “demasiado cargado de impuestos ya”).

¿Cómo empezó todo? Es difícil decirlo ya que no hubo una única línea de actuación sino que se trata de una serie de actuaciones dispersas, algo que acabó fructificando por sí mismo. Aún así, los hitos principales podrían ser los siguientes:

27 de enero de 2009: Rush Limabaugh, uno de los locutores radiofónicos más querido por los conservadores estadounidenses, criticó la American Recovery and Reinvestment Act (Ley de Estímulo Económico) entonces en trámite en el Congreso en un artículo en el The Wall Street Journal (ver la fuente aquí), tildándola de ley “porkulus” para lo que hacía un ingenioso juego de palabras entre “pork” (de “pork barrel spending” o “earmarks”, la manera como se conoce en Estados Unidos a las asignaciones presupuestarias para proyectos concretos presentados por los diferentes congresistas y que sirven para asegurar (casi “comprar”) su apoyo a una ley determinada a cambio de que en su articulado se incluya esa previsión) y “stimulus”. Con ello, Limbaugh quería hacer constar que existían tal cantidad de previsiones de ese tipo (“pork”) dentro de la Ley de Estímulo que ésta era prácticamente nada más que eso: favores económicos a los políticos demócratas para que empezaran a construir una red de clientes por todo el país que les ayudara a fraguar una nueva mayoría electoral que apartase a los republicanos del poder durante los próximos mil años. La expresión tuvo mucho éxito y los políticos y comentaristas conservadores estadounidenses empezaron a utilizarla abundantemente, lo que no dejó de servir de ayuda para que encontraran un punto en común sobre el cual empezar su tarea de oposición a la nueva administración.

10 de febrero de 2009: Mary Rakovich, activista de la organización Freedom Works, aprovechó un townhall meeting (reunión en el ayuntamiento) en Fort Myers (Florida) en el que estaba presente el presidente de Estados Unidos para exhibir un letrero de protesta contra la Ley de Estímulo Económico. Pocas protestas públicas contra el recién electo presidente se habían producido a esas alturas y por eso los periodistas se lanzaron sobre ella a la salida de la reunión para preguntarle el porqué de su actitud. Rakovich explicó que en su opinión el gobierno está gastando demasiado dinero en cosas superfluas (como, por ejemplo, ayudas a la recepción de la televisión de alta definición) y que el presidente estaba caminando hacia un régimen socialista por mucho que él no lo llamara así (ver la fuente aquí). Invitada al programa de Neil Cavuto en Fox News Channel, Your World, Rakovich tuvo la oportunidad de exponer sus ideas a todo el país (ver la fuente aquí).

16 de febrero de 2009: El día antes de que el presidente de Estados Unidos firmara finalmente la Ley de Estímulo Económico, un colega bloguista llamado Liberty Bell hizo un llamamiento a organizar una protesta contra la ley “porkulus” en Seattle (Washington), reuniendo a varias docenas de personas. La iniciativa tuvo eco y al día siguiente, 17 de febrero, se organizó otra en Denver (Colorado) y al siguiente, 18 de febrero, otra en Mesa (Arizona), que congregó a casi 500 manifestantes.

19 de febrero de 2009: El comentarista bursátil de la CNBC (la NBC por cable, ferozmente partidaria de los demócratas ella), Rick Santelli, transmitiendo en directo desde el Chicago Mercantile Exchange (Mercado de Futuros y Opciones de Chicago), criticó abiertamente al gobierno demócrata por su plan de rescate de las hipotecas por “promover el mal comportamiento” de los consumidores y dejó caer la posibilidad de un Chicago Tea Party, lo que de alguna manera bautizó definitivamente el movimiento (ver la fuente aquí).  Gracias a Rillot, de Sarah Palin en Español, contamos con una traducción del gran momento.

Becky Quick (desde el estudio): (…) ¿Rick, has escuchado [la conversación anterior]?
Rick Santelli (desde la Bolsa): ¿Escucharla? He estado pegado a ella porque Mr. Ross lo ha clavado. ¿Saben? El gobierno está promoviendo el mal comportamiento porque no queremos ciertamente poner en marcha el Estímulo y darle a la gente unos increíbles ocho o diez dólares en un cheque y pensar que deben ahorrarlo. Y hablando de modificaciones, les diré algo. Yo tengo una idea. Ya saben que la nueva administración juega a lo grande en ordenadores y la tecnología. ¿Qué les parece esto, presidente y nueva administración? ¿Por qué no crean una página web para obtener el voto de la gente en Intenet como un referéndum para ver si queremos realmente subvencionar las hipotecas de los perdedores o si nos gustaría, por lo menos, comprar coches y casas con hipotecas ejecutadas y dárselos a la gente que puede realmente tener una ocasión de prosperar en el futuro y así recompensar a la gente que podría transportar el agua en vez de bebérsela?
(Broker cercano a RS): ¡Una idea nueva! ¿Qué? ¡Quién pensó en eso! (Brokers al fondo que aplauden y que animan).
Joe Kernen (desde el estudio): Rick, son como plastilina en tus manos. ¿Has oído?
RS: No, no lo son, Joe. ¡No son como plastilina en mis manos! ¡Esto es América! (RS se gira a los brokers) ¿Cuántos de ustedes quieren pagar la hipoteca de sus vecinos que tienen un cuarto de baño adicional y no pueden pagar sus facturas? Levanten la mano. (Abucheos. RS se gira de nuevo para hablar a la cámara de la CNBC). Presidente Obama, ¿está usted escuchando?
(Broker cerca de RS que habla al micrófono): ¿Y qué tal si todos nosotros dejamos de pagar nuestra hipoteca? Es un riesgo moral.
JK: Eso es el gobierno de la ley de la calle. Están asustándome. Me alegro…
RS: No te asustes, Joe. Ya te están asustando. ¿Sabes? Cuba tenía mansiones y una economía relativamente decente. Cambiaron del individuo a la colectividad. Ahora están conduciendo Chevys del 54, quizás el último gran coche que salió de Detroit.
JK: Y los conducen sobre el agua también, lo que no es algo raro de ver, ocasionalmente.
RS: Ahí lo tienes.
JK: Hey, Rick. ¿Qué hay sobre la moción que Wilbur precisaba de que se puede rebajar hasta el 2% sobre la hipoteca?
RS: ¡Se puede bajar hasta al menos el 2%, no pueden permitirse la casa!
JK: Y todavía tenemos que el 40% no puedan pagarla, así que ¿por qué estamos intentando que mantengan la casa?
RS: Sé que Mr. Summers es un gran economista, pero, muchacho, me encantaría responderte a eso. (Palabras ininteligibles).
BQ: ¡Guau! Estás excitando a la gente.
RS: Estamos pensando en tener una Chicago Tea Party en julio. A todos los capitalistas que quieran aparecer en el lago Michigan, voy a comenzar a organizarla.
BQ: ¿Qué vais a tirar por la borda esta vez?
RS: Vamos a tirar algunos títulos de derivados. ¿Qué piensan de eso?
Wilbur Ross (desde el estudio): El Alcalde Daley estará formando a la policía ahora.
JK: Los agitadores.
WR: La Guardia Nacional. ¿Sabes, Rick? Uno de nuestros productores dice que si Roland Burris dimite… Hombre, senador Santelli, el senador junior de Illinois. Es una posibilidad. Sólo digo…
RS: ¿Cree que quiero darme una ducha cada hora? El último lugar al que iré jamás a vivir o trabajar es a Washington.
JK: ¿Ha recaudado dinero para Blago? (Risas).
RS: No, pero creo que alguien va a tener que comenzar a recaudar dinero para nosotros. Escuchad, todo lo que sé es que hay solamente cerca del 5% de la población de esta sala aquí ahora y hablo lo suficientemente alto para que puedan oírme todos. Si queréis preguntarles cualquier cosa, hacédmelo saber. Estos individuos son bastante directos y creo que son una sección representativa estadística bastante buena de América, la mayoría silenciosa.
BQ: Mayoría no tan silenciosa hoy.
JK: Sí, no tan silenciosa.
BQ: Así que, Rick, ¿se oponen a la cosa de las casas, al paquete de estímulo, a todo lo que hay ahí fuera?
RS: ¿Sabes? Creen mucho en la noción de que uno no puede comprar su evolución hacia la prosperidad y si el multiplicador que todos estos economistas de Washington nos están vendiendo fuese mayor que uno, nunca tendremos que preocuparnos de la economía otra vez. El gobierno debería gastar un billón de dólares por hora porque conseguiremos 1,5 billones después.
BQ: ¿Wilbur?
WR: Rick, te felicito en tu nueva encarnación como líder revolucionario.
RS: Alguien necesita uno. Te diré algo, si se lee a nuestros fundadores, gente como Benjamin Franklin y Jefferson, lo que estamos haciendo ahora en este país estará haciendo que se retuerzan en sus tumbas.

Inmediatamente empezaron a surgir sitios en Internet con la denominación “ChicagoTeaParty” y la idea lanzada algo alocadamente por Rick Santelli, pero representativa de un estado de ánimo cada vez más extendido entre la gente normal, empezó a tomar forma. Así, algunos de esos sitios web recién creados empezaron a trabajar en la coordinación de una serie de protestas previstas en principio para el 4 de julio, aniversario de la independencia.

27 de febrero de 2009: En una primera prueba, se organiza una “Nationwide Chicago Tea Party” que acaba coordinando un total de 48 protestas en diversos lugares del país, algunas de las cuales como las celebradas en Fort Worth (Texas), Sant Louis (Missouri) o Lansing (Michigan) llegaron a reunir hasta a 500 personas en total.

Durante los meses de marzo y principios de abril, las Tea Party protests continuaron produciéndose a lo largo de todo el país, destacando las celebradas el 14 de marzo en Cincinnati (Ohio), el 21 de marzo en Orlando (Florida) y el 11 de abril en Pittsburgh (Pennsylvania) que congregaron a varios miles de personas cada una de ellas.

Una respuesta a EL MOVIMIENTO TEA PARTY: MAIN STREET SE ECHA A LA CALLE EN BUSCA DE… ¿SARAH PALIN? (I)

  1. […] Hace un tiempo escribí una entrada en la que reflexionaba un poco sobre el movimiento Tea Party y decía que era un movimiento en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: