SARAH PALIN EN HONG KONG: UN DISCURSO “PRESIDENCIAL” (y IV)


 

Para terminar con esta larga serie sobre el discurso de Sarah en Hong Kong, paso a relatarles cuál ha sido la reacción de la prensa, sobre todo la tradicional. Como bien pueden suponer, esa reacción ha estado marcada por un único pensamiento: ¡Oh, cómo odiamos a Sarah! ¡Es tan buena y nosotros tan malos que no la podemos soportar! ¡Aaahhh!

Palin discurso

Una nueva foto de Sarah durante su discurso. Por cierto, corren por Internet algunos sitios donde se ofrece un supuesto “discurso completo” de Sarah en Hong Kong. No hagan caso. El discurso completo no lo tiene nadie más que ella. Lo más que se puede hacer es recoger transcripciones parciales de aquí y allí y juntarlas todas en una sola para construir algo parecido al discurso completo, justamente lo que he hecho yo.

La prensa apesta… ¡vaya novedad!

Antes que nada quiero dejar clara una cosa y es que cuando me refiero a esa prensa apestosa (papeles malolientes que ni siquiera cuando se usan para envolver pescado huelen tan mal), me refiero en exclusiva a los medios de comunicación tradicionales, los que yo llamo de (des)información. No me refiero a otros. La verdad es que al carecer de una transcripción completa del discurso de Sarah y hasta de un video, los que nos dedicamos a seguir la actualidad de Sarah hemos tenido que volcarnos más de lo recomendable en esos medios de comunicación para obtener la mayor cantidad posible de información. Por supuesto, lo hemos hecho convenientemente vestidos con un traje de buzo para evitar infecciones (la estupidez progre es una enfermedad altamente contagiosa, para desgracia de todos), pero aún así ha resultado lo bastante penoso como para haberme gastado una millonada en lejía para lavarme las manos y ambientadores de pino silvestre para evitar el olor a podredumbre que había invadido de pronto mi hogar.

¿Qué han dicho pues del discurso de Sarah los mentirosos habituales esos? Pues tiene gracia porque todos ellos tienen que reconocer con todo el dolor de su corazón que Sarah ha hecho un buen discurso aunque inmediatamente pretenden aguarnos la fiesta encontrándole pegas aquí y allá. Así, por ejemplo, el The New York Times, habla de “un discurso bien articulado, bien preparado y hasta emotivo”, aunque el tono de la crónica no deja de dar la impresión de que tener que reconocer semejante hecho les produce un agudo dolor de estómago. Tal vez para aliviar esa acidez se empeñan en recordarnos acto seguido que a Sarah se le reprochó durante la pasada campaña electoral que no fuera una experta en política exterior (cuando tenía como mínimo tanta como el actual presidente de Estados Unidos) y que… adivínenlo… ¿no se les ocurre? ¡Pues sí, señoras y señores, recordándonos de nuevo la maldita historia de cuando Sarah dijo que desde Alaska era posible ver territorio ruso! Por si acaso a alguien se le había olvidado, la estupidez esa vuelve a ver la luz en un penoso intento progre de aguarnos la fiesta.

Es inútil pasar a relacionar más ejemplos porque todos son similares: Sarah estuvo bien, pero… La prensa arrodillada (ante la Casa Blanca) no sabe qué hacer para disminuir el valor del logro de Sarah. Así, hay quien ofrece el testimonio (Bloomberg) de uno de los asistentes al discurso, anónimo, of course, que abandonó el auditorio antes de tiempo según él porque lo encontró “aburrido”. Otros (Time), incapaces de encontrar por su cuenta a ése tipo, que parece que fue el único asistente con un tapón de cera en los oídos, optan por mentir descaradamente y afirman que Sarah no aceptó preguntas por parte de los asistentes al final de su discurso, lo cual sí que hizo y a fe mía que daría mi mejor edición de Tocqueville por tener una transcripción de sus respuestas.

Con suerte, algunos ofrecen la opinión de Jonathan Slone, CEO de CLSA Asia-Pacific Markets, el anfitrión de Sarah, diciendo:

It was a great speech. People got a lot of information and we are now informed on Sarah Palin’s views.

Fue un gran discurso. La gente obtuvo un montón de información y ahora estamos enterados de los puntos de vista de Sarah Palin.

O como dijo, por ejemplo, Doug A. Coulter (un hombre sin miedo o tal vez pariente de Ann Coulter y tan arrojado como ella), de LGT Capital Partners:

She didn’t sound at all like a far-right-wing conservative. She seemed to be positioning herself as a libertarian or a small conservative.

Ella no sonó en absoluto como una extremista de derechas. Parecía más bien tomar postura como libertaria o una sencilla conservadora.

Resulta divertido, ¿no? Por si acaso alguien no se ha dado cuenta todavía de lo ridículo de la situación (para los medios de comunicación, por supuesto), les recuerdo que se trata de una persona, Sarah, que no es más que una simple ciudadana estadounidense más que no ostenta ningún cargo político y que simplemente hace uso de su derecho a la libertad de expresión recurriendo a internet, tal y como lo estoy haciendo yo mismo ahora. Entonces, ¿por qué esa obsesión de los medios de comunicación por ella? ¿Por qué no pueden vivir sin hablar de ella? Si según ellos es una paleta a la que no vale la pena hacer ni caso, ¿por qué estaban pendientes de su discurso en Hong Kong? Es más, ¿por qué fueron siquiera allí? A mí no me persigue ningún periodista (no me hagan caso, no es más que envidia, je, je, je) cuando doy una conferencia en el centro cultural de mi pueblo, ni siquiera cuando el tema es tan apasionante como “Sarah Palin y el futuro de la política en las sociedades libres”. Si ella no tiene más relevancia pública que yo, ambos somos ciudadanos particulares, ¿por qué a ella la persigue la prensa y a mí no? No es justo, ¿no creen?

Un discurso muy acertado

Y a todo esto, ¿qué pienso yo sobre el tema? Me cuesta imaginar que haya alguien a quien le preocupe lo que pueda yo pensar, pero vamos a hacer un esfuerzo y a pensar que sí. En ese caso, mi opinión es muy sencilla: creo que Sarah ha dado un gran paso adelante en dirección a 2012. Ni más ni menos. Pero también pienso que está todavía en una fase digamos “preliminar” de lo que intuyo que es su estrategia global. Una fase “preliminar” en la que su objetivo principal es “destruir” a la Sarah Palin de Tina Fey a la espera de poder pasar a la siguiente fase, la verdaderamente relevante, en la que se dedicará a “construir” a la verdadera Sarah Palin, la candidata Sarah Palin.

Les detallo un poco más mi pensamiento. Durante la pasada campaña electoral, abrumada por la hostilidad manifiesta de los medios de comunicación, Sarah Palin no pudo sobrevivir a la imagen distorsionada que de ella se dio y sucumbió ante la caricatura de Sarah Palin que esos mismos medios de comunicación crearon y cuyo ejemplo más destacado fue el personaje encarnado por Tina Fey en Saturday Night Live. Una política con mayor historial en la vida pública estadounidense podría haber logrado separarse un poco de esa brutal “agresión” siempre y cuando su figura y sus ideas fueran ya bien conocidas por sus compatriotas. En ese caso, la caricatura hubiera sido más o menos divertida, pero no hubiera llegado al punto de predominar sobre la persona real. Para Sarah, semejante defensa fue imposible dado que era realmente una desconocida para casi todos, procedente encima de uno de los estados menos conocidos dentro de Estados Unidos. Para desgracia suya, no había nada que pudiera interponer como defensa ante la “agresión” y como quiera que los asesores de McCain no estuvieron especialmente finos a la hora de delimitar su papel a jugar durante la campaña, quedó expuesta a la vista de todos y tuvo que aguantar el chaparrón como pudo. Resultado: fuera de las personas como nosotros que nos preocupamos por saber quién era realmente Sarah Palin, la mayoría de los estadounidenses aún creen que Sarah Palin es la Sarah Palin de Tina Fey. La caricatura se ha materializado en una persona de carne y hueso a la que los medios de comunicación siguen recurriendo constantemente. Sólo por la fuerza de la repetición, uno acaba comprendiendo el aforismo de Goebbels cuando decía que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad.

Como resultado, cuando Sarah decidió no rendirse y saltar a la palestra de la política nacional, su primera decisión debió ser del tipo: “Mis compatriotas no me conocen. Tengo que empezar desde cero. Pero hay una sombra que no les deja ver quién soy realmente. ¿Y cómo desaparecen las sombras? Con luz”. Y con tiempo, podría yo añadir. Manteniendo una presencia habitual en el paisaje político nacional, pero nunca excesiva y siempre bajo su total control (o sea, nada de apariciones en medios de comunicación manipuladores y sectarios, sino sólo Facebook y algún op-ed de vez en cuando) y lanzando sobre sus compatriotas hechos, datos y cifras que eviten que se la asocie de nuevo con un espectáculo y que obligue a la gente a verla como alguien que piensa, analiza y discute. De esta manera, Sarah está logrando poco a poco que la luz pública se enfoque expresamente sobre ella, haciendo que su sombra, esa caricaturesca Sarah Palin de Tina Fey, vaya desvaneciéndose. Para ello, lo más importante es que no se equivoque en ningún momento para lo cual es esencial reducir sus apariciones a actos y lugares donde todo esté controlado y ella pueda sacar a relucir todas sus cualidades. O sea, nunca jamás volver a pecar de ingenua como cuando pensó que porque Katie “Bruja escobera” Couric era mujer la iba a tratar con más simpatía de la que mostró.

El discurso en Hong Kong ha sido el primer acto público de Sarah desde su dimisión como gobernadora de Alaska y ha sido un buen movimiento en el tablero de ajedrez de la política con mayúsculas porque la ha presentado a la elite económica mundial, permitiéndole además el hablarles acerca de todo. Su discurso ha sido tan nacional como internacional, tan de ideas en general como de políticas en concreto, tan de asuntos exteriores como de asuntos económicos y hasta domésticos, y tan despegado de cualquier adscripción concreta dentro del GOP como para poder pensar con cierta base que Sarah ha decidido finalmente el ir por libre, asociándose al movimiento Tea Party y diciéndole al GOP algo así como: “Desisto de ganarme vuestra buena voluntad. Yo me voy a presentar como candidata; si queréis apoyarme, bienvenidos seáis y si no, que os zurzan”. Teniendo en cuenta la decepción que ha supuesto la presidencia de Michael Steele, que tanto prometía y que tan poco ha dado a la hora de la verdad, no es una mala postura, no. Una especie de “tercera vía” pero sin llegar a romper con la “segunda”. Una candidata republicana, pero al margen del partido republicano. O sea, lo que ya le sucedió en Alaska con su candidatura a gobernadora. Entonces ganó la apuesta. ¿Por qué no lo iba a hacer ahora? Total, ya tiene experiencia. Como ya les dije en su momento, no voy a pretender darle ningún consejo a Sarah. Ya es mayorcita, está bien rodeada (o empieza a estarlo) y ella sabrá lo que tiene que hacer. Yo sólo puedo darle mi apoyo en todo lo que emprenda. Y ahora lo tiene. Ojalá que no tarde mucho en regalarnos con otra magnífica semana de orgullo y satisfacción por nuestra parte y de llanto y rechinar de dientes por la parte de los de la otra acera (los demócratas, quiero decir).

Well done, Sarah!

2 respuestas a SARAH PALIN EN HONG KONG: UN DISCURSO “PRESIDENCIAL” (y IV)

  1. Santi dice:

    Sarah ha dado un paso importantísimo con este discurso y primer acto público como exgobernadora. Creo que a partir de ahora la tomarán en serio y les será muy difícil seguir con esa imagen distorsionada y cómica que injustamente crearon de ella. Sólo es un primer paso y tendrá que trabajar mucho y seguir dándose a conocer en lugares escogidos y controlados. Esperemos que siga por este camino y el gran público la conozca como es realmente, con sus apreciables conocimientos y sólidos valores, y ya les sea difícil a sus detractores y enemigos atacarla con mentiras y manipulaciones típicas de la izquierda progre.

    A ver cuanto tiempo tardan los republicanos en ver que Palin es su única esperanza de alcanzar la presidencia. Tener una candidata como ella y desperdiciarla sería la mayor estupidez que podrían cometer. Sólo tienen que ver como la siguen los medios de comunicación y los políticos demócratas, cuando, como bien dices, ahora en realidad y “oficialmente” es una ciudadana de a pié. Nadie de los republicanos tiene ese carisma y poder de convocatoria, nadie tiene esa extraordinaria proyección de futuro a poco que siga haciendo las cosas bien. Y con su inteligencia y con las personas de las que se ha rodeado no lo dudo ni un instante. ¡Sarah te espera el 2012!

  2. Palín Palín dice:

    Aquí en España nuestra Esperanza también sufrió el ataque de los progres con aquella persecución de mi conocido y muy gracioso( hasta que deja de serlo,claro )Pablito Carbonell en el programa “caiga quien caiga”.Intentaron por todos los medios colgarle el SanBenito de “tonta” y si bien en un principio no supo defenderse muy bien,actualmente los que han quedado de tontos son El Gran Wyoming, Pablito Carbonell y compañía, mientras Doña Esperanza se postula, si Dios quiere y sabe jugar sus bazas, en la que nos saque del pozo en el que nos han metido toda esta panda de farsantes, demagogos y golpistas del Psoe y la izquierda española en general.
    Afortunadamente hay mujeres cómo Palin, Aguirre, Otaola, San Gil….con principios muy fuertes y valentía para hacer frentea a este cáncer del SXXI mal llamado PROGRESISMO.
    Enhorabuena por su blog y por su artículo ” La absoluta falsedad del relativismo”. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: