SARAH PALIN EN HONG KONG: UN DISCURSO “PRESIDENCIAL” (III)


 

Continúo traduciéndoles el discurso de Sarah durante el 16º Foro de Inversores organizado por CLSA Asia-Pacific Markets en Hong Kong. El siguiente fragmento, el más largo de todos, fue publicado por la propia Sarah en su página de Facebook por lo tanto no hay ninguna duda sobre su exactitud.

Palinspeaking

Sarah durante su discurso. Por cierto, les comento que dicho discurso fue ofrecido en el auditorio del Grand Hyatt Hotel (para que cuando vayan de viaje el verano que viene sepan dónde hospedarse) y que la audiencia estaba compuesta por unos 1.100 inversores procedentes de toda Asia, Australia y Estados Unidos, fundamentalmente gestores de fondos de inversión o directores de empresa. Y en su presentación, Jonathan Slone, director general de CLSA Asia-Pacific Markets, citó al antiguo presidente Eisenhower cuando mencionó la responsabilidad que tienen todos los ciudadanos en una democracia a la hora de debatir los asuntos que les afectan.

Tercer fragmento

Hasta ahora, les he ofrecido el punto de vista del ciudadano corriente de Estados Unidos. Pero ahora me gustaría compartir con ustedes cómo un conservador con sentido común ve el mundo en general.

A finales de este año, celebraremos el 20º aniversario de la caída del Muro de Berlín – un evento que ha cambiado no sólo Europ, sino el mundo entero. En cuestión de meses, millones de personas de las antiguas naciones prisioneras fueron libres de perseguir sus ambiciones individuales y nacionales.

La confrontación que definió la era posterior a la Segunda Guerra Mundial se terminó de repente. Lo que fue una vez llamado “el mundo libre” tenía mucho que celebrar – el final pacífico de una rivalidad entre grandes potencias y la liberación de muchas de las garras de la tiranía.

Algunos de ellos, se podría decir, llevaron la celebración demasiado lejos. Muchos hablaron de un “dividendo de paz”, de la necesidad de centrarse en temas nacionales y dedicar menos tiempo, atención y dinero en esfuerzos en el extranjero. Muchos vieron un futuro de paz, donde la globalización rompería fronteras y llevaría a una mayor prosperidad mundial. Algunos argumentaron que la soberanía del Estado se desvanecería – ¿como si fuera una buena cosa? – que los nuevos actores no gubernamentales y las viejas instituciones internacionales se convertirían en dominantes en el nuevo orden mundial.

Como todos sabemos, eso no sucedió. Desafortunadamente, no hay escasez de señales de advertencia de que el fin de la Guerra Fría no significó el fin de la historia o el fin del conflicto. En Europa, la desintegración de Yugoslavia dio lugar a guerras brutales en los Balcanes. En el Oriente Medio, una guerra se libró para contrarrestar la invasión de Saddam Hussein de Kuwait. El programa nuclear de Corea del Norte casi provocó un conflicto militar. En África, las embajadas de EE.UU. fueron bombardeados por un grupo llamado Al Qaeda.

Hace dos semanas, Estados Unidos conmemoró el 8º aniversario de la barbarie del 11 de septiembre de 2001. Los despiadados ataques terroristas de ese día dejaron claro que lo que ocurrió en tierras muy distantes de las costas de América afectan directamente a nuestra seguridad. Hemos aprendido, si es que  no lo sabíamos antes, que existen fanáticos violentos que buscan no  sólo matar a inocentes sino para poner fin a nuestra forma de vida. Sus ataques no se han limitado a los Estados Unidos.

Ellos atacaron objetivos en Europa, Norte de África y en todo el Oriente Medio. Aquí, en Asia, mataron a más de 200 en un solo ataque en Bali. Bombardearon el Hotel Marriott y la embajada de Australia en Yakarta. El año pasado, en Bombay, más de 170 murieron en ataques coordinados en el corazón de la capital financiera de India. En esta lucha con los extremistas islámicos radicales, ninguna parte del mundo está a salvo de las bombas que, mutilan y matan al  servicio de su visión torcida.

Esta guerra – y eso es lo que es, una guerra – no es, como algunos han dicho, un choque de civilizaciones. No estamos en guerra con el Islam. Esta es una guerra dentro del Islam, donde una pequeña minoría de asesinos violentos pretende imponer su punto de vista a la gran mayoría de los musulmanes que quieren las mismas cosas que todos deseamos: una oportunidad económica, educación, y la posibilidad de construir una vida mejor para sí mismos y sus familias. La realidad es que Al Qaeda y sus afiliados han matado a decenas de inocentes musulmanes, hombres, mujeres y niños.

La realidad es que los musulmanes de Argelia, Indonesia, Irak, Afganistán y muchos otros países están luchando contra Al Qaeda y sus aliados de hoy. Pero esto será una guerra larga y se requerirá mucho más que el poder militar para prevalecer. Así como lo hicimos en la Guerra Fría, tendremos que usar todas las herramientas a nuestra disposición – el poder duro y el blando. El desarrollo económico, la diplomacia pública, intercambios educativos y la ayuda exterior serán tan importantes como los instrumentos de poder militar.

Durante la campaña electoral en los EE.UU. el año pasado, ustedes pueden haber notado que había algunas diferencias sobre Irak. John McCain y yo creíamos en la fuerza de la estrategia de aumento de tropas – y debido a su éxito, Irak ya no es el frente central en la guerra contra el terrorismo. Lo es Afganistán. Afganistán es donde los ataques del 11 de septiembre fueron planeados y si no tenemos éxito en Afganistán, Al Qaeda volverá a encontrar un refugio seguro allí. Como candidato y luego ya ocupando el cargo, el presidente Obama llamó a Afganistán la “guerra necesaria” y se comprometió a proporcionar los recursos necesarios para prevalecer. Sin embargo, voces prominentes en el Partido Demócrata se oponen a las fuerzas terrestres adicionales que son claramente necesarias.

La presidenta de la Cámara, Pelosi ,el presidente del Subcomité de Defensa, Murtha, el presidente del Comité del Senado de Servicios Armados y muchos otros, ¡han expresado recientemente sus dudas sobre el envío de fuerzas adicionales! El Presidente Obama se enfrentará a una decisión pronto, cuando el comandante de EE.UU. en Afganistán reclame fuerzas adicionales para aplicar su nueva estrategia de contrainsurgencia.

Podemos ganar en Afganistán, ayudando a los afganos a construir un Estado representativo estable capaz de defenderse a sí mismo. Y debemos hacer todo lo necesario para prevalecer. Los riesgos son muy altos. El año pasado, en medio del debate sobre qué hacer en Irak, una importante voz se oyó – de un hombre sabio de Asia, el ex primer ministro de Singapur, Lee Kuan Yew, quien escribió en el Washington Post sobre el coste de la retirada de Irak . En ese artículo, que proféticamente se dirigió a la participación en Afganistán. Él escribió:

“Los talibán están cobrando fuerza de nuevo y una victoria de los talibán en Afganistán o Pakistán resonará en todo el mundo musulmán. Influiría en el gran debate entre los musulmanes sobre el futuro del Islam. Una forma extremadamente retrógrada del Islam sería percibida como la que ha derrotado dos veces a la modernidad: primero, la Unión Soviética; luego, los Estados Unidos. Habría profundas consecuencias, especialmente en la lucha contra el terrorismo”.

Las palabras de este estadista siguen siendo totalmente ciertas hoy en día. Y el ministro Lee sabe, y estoy de acuerdo con él, que nuestro éxito en Afganistán tendrá consecuencias en todo el mundo, incluida Asia. Nuestros aliados y nuestros adversarios están observando para ver si tenemos la capacidad de resistencia para proteger nuestros intereses en Afganistán. Es por eso que recientemente me uní a un grupo de americanos que urgían al presidente Obama a dedicar los recursos necesarios en el Afganistán y se comprometían a apoyarle si tomaba la decisión correcta.

Por eso, incluso en este momento de dificultades financieras, necesitamos para mantener una fuerte defensa. Todos los gastos del gobierno deberían ser sometidos a un análisis estricto. Ningún programa o agencia gubernamental debería ser automáticamente inmune a los recortes.

Tenemos que volver a la disciplina fiscal y, lamentablemente, éste no ha sido el punto de vista de la actual Administración. Ellos están gastando todas partes y sin tener en cuenta los déficits y deudas ni nuestra competitividad económica futura. Aunque estamos inmersos en dos guerras y se enfrentan a una amplia gama de amenazas, ¡es el presupuesto de defensa el que se ha visto recortado en varios programas importantes y de hecho ha sido reducido de los niveles normales!

En primer lugar, el departamento de Defensa recibió sólo la mitad del uno por ciento del casi billón de dólares del Plan de Estímulo – a pesar de que muchos proyectos militares encaja en la definición de “listos para ejecutar”. En el primer proyecto de presupuesto de Defensa de esta Administración para el año 2010,  programas importantes fueron reducidos o cancelados. Cuando la amenaza de los misiles balísticos de países como Corea del Norte e Irán crece, se reduce la defensa anti-misiles.

A pesar de la necesidad de mover tropas y material por vía aérea en teatros como el de Afganistán, la Administración de Obama buscó poner fin a la producción de nuestro C-17, el mulo de carga de nuestra capacidad para proyectar nuestro poder a larga distancia. A pesar de la Fuerza Aérea dijo que aumentaría los riesgos futuros, la administración Obama trató con éxito de finalizar la producción del F-22 – en un momento en Rusia y China están adquiriendo grandes cantidades de la próxima generación de aviones de combate. Me parece extraño que el secretario de Defensa Gates sea el único miembro del gabinete encargado de la tarea de apretarse el cinturón.

Ahora, en la región, quiero destacar hoy: La razón por la que hablo de cuestiones de defensa es porque nuestra fuerte postura de defensa en Asia ha ayudado a mantener a la región segura y le ha permitido prosperar. Nuestros aliados asiáticos se ponen nerviosos si piensan que se están debilitando nuestros compromisos de seguridad. Me preocupo por los recortes de defensa no porque espero la guerra, sino porque me muero de ganas de tener paz. Y la región ha disfrutado de paz durante tanto tiempo debido a nuestro compromiso de seguridad con nuestros históricos aliados y socios.

Asia ha sido uno de los grandes éxitos del mundo. Es una región en la que Estados Unidos necesita ayudar con una combinación adecuada de poder duro y blando. Así como tengo muchas esperanzas de un futuro brillante en Asia, en una región tan dinámica, siempre debemos estar preparados para otras contingencias. Tenemos que trabajar en esto – trabajar con nuestros aliados para garantizar la paz continuó la región y la prosperidad.

Sé que todos ustedes – como todos los asiáticos y de hecho todo el mundo – tienen un gran interés en la aparición de “China como gran potencia.” Durante los últimos decenios, el crecimiento económico de China ha sido notable. Así como el crecimiento económico y la liberalización política de todos nuestros aliados clave en Asia, Japón, Corea del Sur y Taiwán. El crecimiento económico de Asia y su desarrollo político, junto con nuestra presencia militar avanzado en la región y fuertes alianzas, han permitido a la región prosperar en paz durante mucho tiempo. Esperamos que Asia seguirá siendo un motor del crecimiento económico mundial, seguirá democratizándose y se mantendrá en paz.

Nuestro futuro está profundamente ligado al éxito de Asia. El futuro de nuestros hijos. Debemos seguir fortaleciendo nuestra alianza clave con Japón, un país atravesado por su propio cambio democrático. Juntos, EE.UU. y Japón construyeron el paraguas de seguridad bajo el que tantos asiáticos prosperaron. Aunque hay tanta atención hacia China en estos días, no podemos olvidar la importancia de Japón para ayudar a hacer de éste  “el siglo Pacífico”.

Las recientes elecciones en Japón demostraron que los votantes querían una reforma y poner fin a la deuda y el estancamiento. Contamos con una importante parte del éxito de Japón – cuya alianza debe seguir siendo el eje de la seguridad regional.

Con su sistema político abierto y vibrante democracia, Corea del Sur quiere desempeñar un papel más importante en la escena internacional. Por supuesto que quiere que trabajemos juntos hacia un futuro en el que la península quede irreversiblemente libre de armas nucleares y unificada. Pero también quiere jugar un papel global. Tenemos que trabajar junto con Japón, Corea del Sur y nuestro firme aliado en el sur, Australia, para asegurarnos de que Asia sigue siendo pacífica y próspera.

Australia acertadamente nos recuerda que debemos mantener nuestros ojos en el sureste de Asia, donde Indonesia ha demostrado que el Islam y la democracia pueden coexistir. Indonesia ha luchado contra el extremismo dentro de sus propias fronteras y es la consolidación de una democracia multiétnica que es el hogar de cientos de millones de musulmanes. Aquellos que dicen que el Islam y la democracia son incompatibles insulto a nuestros amigos de Indonesia.

Nuestro gran amigo democrático de la India está también “mirando hacia el Este”, en busca de un mayor papel en el Este de Asia. Junto con nuestros aliados debemos ayudar a integrar a la India en Asia. Si lo hacemos tendremos una nueva democracia fuerte conduciendo la economía de Asia y trabajando en problemas comunes como la proliferación y el extremismo. Y debemos seguir trabajando con la economía más dinámica de la región, China. Todos esperamos que la política declarada de China de un “ascenso pacífico” será su futuro curso.

Ustedes saben mejor que nadie los enormes cambios que han tenido lugar en China en los últimos treinta años. Cientos de millones de chinos han salido de la pobreza a medida que China ha emprendido reformas económicas que han dado lugar a un crecimiento sin precedentes. Incluso hoy, la economía de China prevé un crecimiento de alrededor del 8%. Está ayudando a sacar al mundo de la recesión.

China ha acumulado enormes reservas financieras. Los diplomáticos chinos se esfuerzan en cada continente y, a través de su voto sobre el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, China se ha vuelto esencial en la obtención de apoyo de la ONU en cuestiones multilaterales desde Darfur hasta Irán o Corea del Norte.

Hace apenas cuatro años, el entonces subsecretario de Estado, Bob Zoellick, instó a China a convertirse en un “participante responsable” en el sistema internacional. Observó los muchos beneficios para China de un “entorno internacional benigno”.

El ambiente regional pacífico que China ha disfrutado ha sido creado a través del trabajo duro de americanos, japoneses, surcoreanos y australianos. El secretario Zoellick instó a China a intensificar y desempeñar su papel también. Estamos trabajando con China para desnuclearizar Corea del Norte. Pero para ser un miembro responsable de la comunidad internacional, China debería ejercer mayor presión sobre Corea del Norte para su desnuclearización y el sometimiento a las reformas fundamentales que necesita. Zoellick instó a China a desempeñar un mayor papel en la estabilización del mercado internacional de energía mediante el cese de su apoyo a regímenes peligrosos.

China podría desempeñar un papel en la estabilización de su aliado Pakistán y trabajar por la paz en Afganistán. Hay muchos asuntos en los que EE.UU. y China pueden trabajar juntos. Y, daríamos la bienvenida a una China que quería asumir un papel más responsable y activo en la política internacional.

Pero el Secretario Zoellick también señaló que muchas de las acciones de China suponen un riesgo e incertidumbre. Estas incertidumbres han llevado a las naciones a “cubrirse las espaldas” en sus relaciones con China porque, en palabras de Zoellick: “Muchos países esperan que China persigue un “ascenso pacífico”, pero nadie apostaría su futuro en eso”.

Miren: este es el meollo de la cuestión con China: nos comprometemos con la esperanza de Beijing se convierta en un actor responsable, pero hay que toma medidas en caso de que no lo haga. ¿Ven? Todos esperamos ver una China que es estable, pacífica, próspera y libre. Pero también debemos trabajar con nuestros aliados en la región y el mundo en el caso de China vaya en una dirección que provoque inestabilidad regional.

Asia está en su mejor momento cuando no está dominada por una sola potencia. En la búsqueda de la paz y la prosperidad en Asia, debemos buscar, como hicimos en Europa, una Asia “completa y libre” – libre de la dominación por el poder de cualquiera, que prospera en los mercados abiertos y libres, y que dirime sus diferencias políticas en las urnas y las mesas de negociación.

Nosotros podemos, debemos y deberíamos trabajar con un “China creciente” para abordar cuestiones de interés mutuo. Pero también necesitamos trabajar con nuestros aliados para hacer frente a la incertidumbre creada por el ascenso de China. Nosotros simplemente no PODEMOS hacer la vista gorda a las políticas y actuaciones de China que puedan socavar la paz y la seguridad internacionales.

China tiene alrededor de 1.000 misiles apuntando a Taiwán y ningún observador serio cree que Taiwán sea una amenaza militar para Beijing. Esas mismas fuerzas chinas ponen nerviosos a nuestros amigos en Japón y en Australia. China proporciona apoyo a algunos de los regímenes más cuestionables del mundo, desde Sudán a Birmania o Zimbabwe. El crecimiento militar de China suscita preocupación desde Delhi a Tokio porque ha tenido lugar en ausencia de cualquier amenaza externa discernible.

China, junto con Rusia, ha socavado repetidamente los intentos de imponer sanciones más severas contra Irán por su desafío a la comunidad internacional en la consecución de su programa nuclear. El historial de seguridad de la comida y los productos chinos han provocado la alarma del Este de Asia y Europa hasta los Estados Unidos. Y, los disturbios internos – desde las protestas de los uigures y los tibetanos a los trabajadores chinos en todo el país nos dan todo el derecho a ponernos nerviosos.

Nos interesa mucho por nuestro bien y el bien de la estabilidad regional que China resuelva sus propias contradicciones – entre un sector privado dinámico y emprendedor, por un lado, y un Estado de partido único que no puede o que no quiere adaptarse a las crecientes necesidades de su propia sociedad y sus deseos y demandas, incluyendo el deseo innato del ser humano por la libertad.

No cito estas cuestiones por deseo de crear hostilidad hacia China. Muy por el contrario, yo y todos los estadounidenses de buena fe esperamos el éxito del pueblo chino. Acogemos con beneplácito el ascenso que puede ser tan beneficioso para toda la humanidad. Simplemente instamos a China a crecer de manera responsable. Creo, simplemente, no podemos ignorar los puntos de desacuerdo mientras tratamos de  avanzar en los puntos de acuerdo. Créanme, China no duda en decirnos cuando piensa que estamos equivocados.

He mencionado las contradicciones internas de China. Que deberían preocuparnos a todos. Hemos escuchado muchas voces de chinos en todo ese gran país llamando a una mayor libertad, y para una mayor justicia. Hace veinte años, muchos creían que como China liberalizó su economía, una mayor libertad política le seguiría naturalmente. Desafortunadamente, esto no ha sucedido.

Ummm, de hecho, parece que China ha realizado grandes esfuerzos para aprender lo que ve como “la lección” de la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética: cualquier relajación de las restricciones políticas, inevitablemente, puede salirse de control. Sin embargo, en muchos sentidos, es la esencia del sistema político de China lo que lleva a las preocupaciones acerca de su ascenso.

Piensen en ello. ¿Cuántos libros y artículos se han escrito sobre los peligros del ascenso de la India? Casi tan grande como China – y que pronto será más poblada – casi nadie se preocupa por las implicaciones de seguridad de la India convirtiéndose en un gran poder – al igual que hace un siglo, el entonces poder preeminente, Gran Bretaña, se preocupaba poco por el ascenso de América al estatus de gran potencia. Mi punto de vista es que cuanto más políticamente abierta y justa sea China, más ciudadanos chinos de todas las etnias preferirán resolver sus litigios en los tribunales y no en las calles. Cuanto más abierto sea, menos nos preocuparemos por su poderío militar y sus intenciones. Cuanto más transparente sea China, más probable será que encontremos una amistad verdadera y duradera basada en valores compartidos, así como en intereses.

No estoy hablando de una “cruzada de la democracia” liderada por Estados Unidos. No podemos imponer nuestros valores a otros países. Tampoco deberíamos intentarlo. Pero las ideas de libertad, la libertad y el respeto a los derechos humanos, no son ideas de los Estados Unidos, sino que son mucho más que eso. Están recogidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en  muchos otros convenios y tratados internacionales. Se aplican a los ciudadanos en Shanghai, tanto como lo hacen a los ciudadanos en Johannesburgo o Yakarta. Y las demandas por la libertad en China son demandas chinas, no estadounidenses. Justo el año pasado, muchos valientes chinos firmaron la Carta 08, un documento en chino basado en el modelo de la Carta 77 del gran estadista checo Vlacav Havel. La Carta 08 no sería extraña para nuestros Padres Fundadores y fue respaldada por el propio Havel. No, nosotros no necesitamos convencer a los chinos que tienen derechos inalienables. Ellos están pidiendo sus propios derechos por sí mismos. Pero tenemos que preocuparnos por una China donde el Gobierno suprime las libertades que su pueblo tiene en gran estima.

Nada de lo que estoy diciendo debería ser visto en el sentido de que el conflicto con China es inevitable. Todo lo contrario. Como he dicho, damos la bienvenida al ascenso responsable de China. Estados Unidos y China lucharon juntos contra el fascismo durante la Segunda Guerra Mundial, antes de que sus estragos se abatieran sobre China – estuvimos dispuestos a unirnos con China para dar forma a la política internacional después de la Segunda Guerra Mundial. Mucho se ha logrado desde la afortunada visita del presidente Nixon. Y una vez más, estamos dispuestos a trabajar con lo que esperamos será una China más abierta y responsable sobre los desafíos que afronta el siglo XXI.

Todos ustedes saben cuán profundamente integradas están las economías de los Estados Unidos y China. Dependemos unos de otros, a veces, lamentablemente, en formas no saludables. Estados Unidos gasta demasiado dinero que no tenemos y luego vamos  a China como primer prestamista. Nuestra política fiscal, últimamente, parece ser “gravar con impuestos, gastar, pedir préstamos, subir los impuestos un poco más, repetir”, y después se quejan de la mucha Deuda que tiene China. Estados Unidos necesita tener su propia casa fiscal en orden. Esa es la perspectiva de un conservador con sentido común. Poco podemos quejarnos de que China tenga tanta de nuestra Deuda cuando es el gastar demasiado lo que ha creado tal deuda.

Pero aquí está la realidad. Si de hecho los Estados Unidos hace lo “correcto” – si gastamos menos y ahorramos más – después China también tendrá que equilibrar su economía. Tenemos que exportar más a China – y nos gustaría que China consumiera más de nuestros bienes – al igual que tenemos que ahorrar e invertir más. Este proceso vital – tan importante para ambos países – se ve obstaculizado por problemas de acceso al mercado.

Tenemos que hablar de estos temas con más franqueza. Si China adopta políticas que mantienen a nuestros productos de mayor valor fuera de sus mercados, mediante la manipulación de las normas técnicas o requisitos de concesión de licencias, nuestra relación económica se resiente.

Nuestra interdependencia económica dirige nuestra relación con China. Veo un futuro de mayor comercio con China y más bienes americanos de alta tecnología en China. Pero para que eso suceda, necesitamos que China mejore su estado de derecho y proteja nuestra propiedad intelectual. Tenemos que evitar el proteccionismo y el coqueteo de China con la asistencia del Estado a “campeones nacionales”. Por nuestra parte, debemos ser más abiertos a la inversión china donde nuestros intereses de seguridad nacional no se vean amenazados. Al final, sin embargo, nuestra relación económica realmente prosperará cuando los ciudadanos chinos y las empresas extranjeras pueden hacer que el gobierno chino su responsabilidad cuando sus acciones sean injustas.

Veo un futuro brillante para los Estados Unidos en Asia. Uno basado en las alianzas que nos han llevado a este punto, uno basado en el mercado libre y abierto, que integra la India democrática en la vida política de Asia oriental y en el que China decida a ser un miembro responsable de la comunidad internacional y le da a su pueblo la libertad – la libertad – que tan desesperadamente desea.

Tristemente, sin embargo, nuestro más grande acuerdo de libre comercio en Asia, con Corea del Sur, se encuentra congelado en el Congreso. En contraste, China se está comportando de forma inteligente en la negociación de acuerdos de libre comercio por toda Asia. Queremos una Asia abierta a nuestros productos y servicios. Pero si no conseguimos nuestra ley de libre comercio juntos, se nos expulsará por parte de los propios asiáticos que tomarán sus acuerdos entre ellos mismos.

Todos ustedes siguen los mercados financieros mundiales y la política económica de cerca, sé que no será una sorpresa para ustedes que el liderazgo de Estados Unidos sobre el comercio mundial y la inversión esté siendo puesta acremente a prueba en este momento.

Estamos luchando en un debate monumental sobre si la disciplina fiscal, o el gasto público masivo, conducirá a una recuperación sostenida. Estamos luchando para reparar los excesos sobre los que creció nuestra propia economía y sirvió como gatillo para un colapso catastrófico del sistema financiero mundial. Y estamos tratando de hacerlo bajo el peso de un desequilibrio global de la deuda y el déficit comercial que no sólo son insoportables para la economía más poderosa del mundo, sino también inaceptable, ya que fomentan las tensiones entre los socios económicos mundiales, como Estados Unidos y China.

Me siento orgullosa de ser estadounidense. Como alguien que ha tenido la enorme oportunidad de viajar por todo Estados Unidos y escuchar las preocupaciones de los norteamericanos en pueblos y ciudades de todo el país, puedo decirles que hay una sensación de desesperación e incluso de crisis en marcha en Estados Unidos que tiene el potencial de para rediseñar nuestra inversión global y las políticas comerciales durante años e incluso décadas. Nunca ha sido la dirección de nuestro gobierno más crítica para mantener a mi país y el mundo en un camino de apertura, crecimiento y oportunidad en el comercio mundial y la inversión.

Por supuesto, sería un error poner toda la carga de restaurar la economía mundial sobre las espaldas de los líderes de Estados Unidos. Hay un montón de trabajo para todos nosotros a hacer en esta materia. Los gobiernos de todo el mundo deben resistir los cantos de sirena del proteccionismo comercial para llevar alivio a corto plazo durante un momento de crisis.

Aquellos que usan la política monetaria o de subvenciones para fomentar las exportaciones de su país debe seguir siendo muy conscientes de que si hubo alguna vez un tiempo en que tales políticas pudieron considerarse como “aceptables”, ese tiempo ya ha pasado. Todos los participantes que tratan de encontrar beneficios en el sistema mundial de comercio también deben asumir la responsabilidad de las reglas del juego.

El sector privado tiene responsabilidades también. Por ejemplo, no debería ser responsabilidad del gobierno el imponer los salarios de los banqueros o la propiedad de las empresas. Y, sin embargo, a causa de los excesos cometidos por algunos, esto es exactamente donde nos encontramos ahora porque el gobierno posee en la actualidad una proporción sustancial de la economía privada – aún, increíblemente, en los Estados Unidos.

Estos son tiempos difíciles para todos, pero en Estados Unidos debemos reconocer humildemente que si vamos a liderar y establecer la dirección para el resto del mundo, debe ser por nuestro ejemplo y no sólo por nuestras palabras. Y tenemos que avanzar con precaución al imponer nuevas cargas a las importaciones de otros países.

Bueno, CLSA: Mi país está, sin duda, en una encrucijada. Las encuestas en Estados Unidos muestran que la mayoría de los estadounidenses ya no creen que sus hijos vayan a tener un futuro mejor del que han tenido sus padres… Es la primera vez que pasa.

Cuando los miembros de la generación más grande de Estados Unidos – la generación de la Segunda Guerra Mundial – pierden sus casas y los ahorros de toda su vida debido a que sus fondos de jubilación fueron eliminados tras el colapso financiero, la gente siente una gran ira. Hay un sentimiento creciente de repente de “echar a los vagos a patadas” de Washington, DC – y por vagos quieren decir republicanos y demócratas. Los estadounidenses sufren recortes salariales y pérdidas de empleos, y quieren saber por qué sus líderes electos no están apretando el cinturón. No ha pasado desapercibido a la gente que el Congreso votó a favor de eximirse del plan de salud que están forzando al  resto de la nación. Hay un sentimiento creciente de frustración en el ciudadano corriente. Pero incluso en medio de la crisis y la desesperación, vemos signos de esperanza.

De hecho, es un cambio radical en Estados Unidos, creo. Recientemente, ha habido protestas por parte de los estadounidenses comunes y corrientes que marcharon en Washington para exigir a su gobierno que deje de hipotecar su futuro. ¿¡Un gran número de personas corrientes, de clase media, demócratas, republicanos e independientes de todo el país marchando sobre Washington!? ¡Entonces sabes que está pasando algo!

Estas son las mismas personas que acudieron a los ayuntamientos este verano para hacer frente a sus funcionarios elegidos que estaban en sus casas descansando desde la capital distante y tuvieron que enfrentarse a la gente que representan. Reuniones en la sala del ayuntamiento – hay clips de video circulando – con gente vigilantes, sintiéndose que ya no volverían a estar solos nunca más.

Los ayuntamientos y el movimiento Tea Party son parte de una creciente toma de conciencia entre los estadounidenses comunes y corrientes que ha decidido que si quieren un verdadero cambio, deben tomar la iniciativa y no esperar a ser conducidos a él. El cambio real – y, ustedes lo saben, uno no necesita de un título para hacerlo.

El movimiento Tea Party se bautizo muy apropiadamente para recordar a la gente de la revolución norteamericana – de los patriotas coloniales que se sacudieron el yugo de un gobierno lejano y declaró su libertad de la indiferente – elitista – clase gobernante que limitaba su progreso y no les mostró ningún respeto. Hoy en día, los estadounidenses corrientes ven Washington en términos similares.

Cuando mi país alcance de nuevo  la estabilidad financiera y el crecimiento económico – cuando volvamos a la vida como vamos a hacer – será en gran parte gracias a la ardua labor y el sentido común de los estadounidenses comunes y corrientes que exigen que el gobierno gaste menos y recaude menos impuestos y permita al sector privado crecer y prosperar.

No estamos interesados en los apaños del gobierno, ¡estamos interesados en la libertad! ¡Libertad! Nuestra visión es hacia el futuro. Las personas pueden sentirse frustradas ahora, pero también muy esperanzadas.

Y, después de todo, ¿por qué no deberíamos? Somos americanos. Siempre tenemos esperanzas.

Gracias por dejarme compartir parte de esa esperanza y la visión de una estadounidense corriente con ustedes. Dios les bendiga.

Mañana les comentaré las distintas reacciones a este discurso y además les daré mi opinión. Si quieren, se la adelanto: ¡SARAH, SARAH, SARAH! ¡QUE LLEGUE EL 2012 YA! PALIN FOR PRESIDENT!

3 respuestas a SARAH PALIN EN HONG KONG: UN DISCURSO “PRESIDENCIAL” (III)

  1. Santi dice:

    Me reitero una vez más en que es un extraordinario discurso de Sarah. Muy elaborado y muy trabajado, en donde se ve que Palin domina ya los temas internacionales, económicos, etc. y, sobre todo, que tiene muy claros sus valores e ideales. Y el que no lo vea es que es ciego. Por eso en el partido republicano deben aceptar ya lo obvio, que Sarah será la próxima candidata a la presidencia de EEUU. Y que batirá a un devaluado Obama, naturalmente. ¡Palin 2012!

  2. Tnelson dice:

    I usually don’t post on Blogs but ya forced me to, great info.. excellent! … I’ll add a backlink and bookmark your site.

  3. RobD dice:

    what a great site and informative posts, I will add a backlink and bookmark your site. Keep up the good work! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: