EL MENSAJE DE SARAH PALIN EMPIEZA A CRUZAR LAS FRONTERAS


 

Si le preguntamos a cualquier progre cuál es su ideal de sociedad, la inmensa mayoría de ellos se inclinarán por los celebérrimos países escandinavos, el paraíso de la socialdemocracia europea. Admirados, hablarán maravillas de ellos (aunque muy posiblemente serán incapaces de citar ni uno sólo de ellos por su nombre o de situarlos siquiera en el mapa) y terminarán su perorata con un suspiro de pena por no haber nacido allí que casi levantará el techo. ¡Pues muy bien! Vamos a darnos una vuelta por uno de esos supuestamente tan afortunados países, Noruega, y vamos a comprobar a quien admiran ellos. Y el resultado mejor no se lo decimos a nuestro progre-vikingo honorario porque si se llega a enterar de que ellos admiran a Sarah Palin igual le da un ataque… ¿O sí se lo decimos?

Jensen

Siv Jensen, de cuya existencia me enteré gracias a Adam Brickley de Conservatives for Palin (¡gracias, Adam!). Un soplo de aire fresco en el enrarecido ambiente de los países escandinavos donde no es todo tan bonito como parece. Créanme, conozco uno de ellos, Dinamarca en concreto, y siempre he pensado que si Europa estalla por algún lado, no será precisamente por el Sur sino por el Norte. Son una serie de países bajo cuya limpísima fachada, late un auténtico polvorín. Y seguir con las recetas socialdemócratas supone darle a un pirómano un bidón de gasolina y una cerilla para que juegue.

Nacida en Oslo el 1 de junio de 1969, Siv Jensen tiene un año menos que yo, lo cual no es que sea demasiado importante pero me hace ilusión decirlo y dicho queda. Actualmente es la líder de su partido, el Partido del Progreso (Fremskrittspartiet en noruego o simplemente FrP) y su reciente segundo puesto en las elecciones generales celebradas el pasado 14 de septiembre ha hecho que muchos noruegos empiecen a ser conscientes de que muy probablemente ella será su próxima Primera Ministra. Y quizás antes de 2013, que es cuando está previsto que se celebren las próximas elecciones generales.

El nombre de Siv Jensen saltó por primera vez a la luz en 1998 cuando fue nombrada primer vicepresidente por el entonces líder del partido, Carl I. Hagen. En 2005 su buen hacer le llevó a ocuparse además de la supervisión de la tarea de todos los parlamentarios del partido en el Storting (el parlamento noruego). Al año siguiente, Hagen, líder del partido desde 1978, dimitió y se retiró de la vida pública, pasando Jensen a asumir el liderazgo del Partido del Progreso, por aquel entonces el segundo partido en importancia en Noruega con el 22% de los votos y 38 escaños en el Storting de un total de 169. En 2008, tras el congreso de su partido, Jensen fue elegida formalmente líder del partido y, en consecuencia, su candidata al puesto de Primer Ministro en las próximas elecciones generales de 2009.

Así pues, Jensen heredó un partido en buena forma y con fundadas posibilidades de llegar al poder en un corto plazo de tiempo. El caso es que Noruega, como en casi todas las naciones democráticas, el sistema electoral es algo curioso: aquí prima el voto rural sobre el urbano concentrado fundamentalmente en la capital, Oslo. El resultado es la casi imposibilidad de que un único partido logre la mayoría absoluta en las elecciones, obligando a los partidos políticos a pactar alianzas de gobierno. Desde las elecciones generales de 2005, la alianza de partidos que ocupa el gobierno noruego es la llamada “coalición verdirroja”, formada por el Partido Laborista Noruego (Det Norske Arbeiderparti), el Partido Socialista de la Izquierda (Sosialistisk Venstreparti) y el Partido del Centro (Senterpartiet), todos ellos entusiastas partidarios de la socialdemocracia al mejor (¿peor?) estilo europeo.

El liderazgo de Jensen al frente del Partido del Progreso empezó a notarse cuando decidió que había que empezar a tener mejores relaciones con el resto de partidos no socialdemócratas de Noruega, tales como el Partido Conservador (Hoyre), con la esperanza de lograr trabar una alianza que les permita alcanzar algún día el gobierno del país. Los conservadores se han mostrado receptivos a los esfuerzos de Jensen y, como resultado, el resto de partidos han emprendido una campaña de descrédito del Partido del Progreso con la intención de minar su apoyo electoral aprovechando que Jensen es una mujer que no le tiene el más mínimo miedo a dar la batalla de las ideas en un país, Noruega, en el cual cualquier intento de cuestionar la socialdemocracia imperante es tabú.

¿Y qué es lo que cuestiona Jensen que le ha valido el odio de sus adversarios? Pues lo razonable: que la lasitud de las leyes noruegas en la cuestión de la inmigración procedente de países musulmanes supone un peligro para la estabilidad del país, que los impuestos deben bajar para que sean los propios ciudadanos quienes decidan qué prefieren hacer con su propio dinero y que el omnipresente estado socialdemócrata debe reducirse al mínimo nivel posible y, para empezar, debe dejar de intervenir en la economía noruega. Como pueden ver, anatema todo y merecedor de la pena de hoguera por hereje. ¡Bravo Siv!

Pero lo peor de todo, visto desde el punto de vista del cegato socialdemócrata, es que Jensen es una firme defensora del derecho de Israel a existir y a hacerlo en paz y seguridad. Así, el pasado 8 de enero, Jensen fue una de las oradoras en un meeting en apoyo de Israel celebrado en Oslo, en plena ofensiva del ejército israelí en Gaza. El meeting pretendía apoyar a Israel, comprendiendo las razones que tenía para efectuar esa acción, al tiempo que pedían que se lograra un alto el fuego lo antes posible y que se permitiera el reparto de ayuda humanitaria a la población civil de Gaza. El resultado fue un monumental altercado cuando una multitud hostil se enfrentó a los asistentes. En palabras del doctor Asle Toje, asesor en política exterior del Partido del Progreso, y uno de los asistentes al acto al periódico Jerusalem Post (ver la fuente aquí):

“I have never experienced this kind of hatred in Norway. There were people throwing stones at and spitting on rally-goers. Afterward, people carrying Israeli flags were randomly attacked in the streets”.


(Nunca había experimentado este tipo de odio en Noruega. Había gente tirando piedras y escupiendo a los asistentes. Después, la gente que llevaba banderas israelíes fueron agredidos al azar en las calles.)

Como resultado de todo ello, Jensen empezó a recibir amenazas de muerte y ahora tiene que llevar protección policial las 24 horas del día. ¡Para que luego digan de la pacífica Escandinavia! Y esto no es un caso aislado, sino lo acostumbrado. El doctor Asle Toje lo confirma en la misma entrevista:

“Norway, a country that used to be very pro-Israel, has turned into one of the most anti-Israel countries in Europe today,” within both government and public opinion”.

(Noruega, un país que solía ser muy proisraelí, se ha convertido en uno de los más antiisraelíes de Europa hoy en día, tanto en el gobierno como en la opinión pública.)

Gracias a Dios, Jensen no es cobarde y nada le impide seguir diciendo alto y claro que la orientación socialdemócrata del gobierno que dirige Noruega está llevando el país al desastre, acusándole de “ingenuo”. La mejor manera de acceder a su pensamiento está en esta amplia entrevista realizada el pasado 21 de enero por Bruce Bawer (uno de mis escritores favoritos, por cierto) y Daniel Johnson para, de nuevo, el periódico Jerusalem Post (léala aquí). Se trata de una entrevista magnífica en la que Jensen no sólo se demuestra como una política sólida y responsable sino también como una mujer íntegra y consciente. Y valiente, muy valiente. Y merecedora de todo mi respeto y de una entrada en este blog sólo por esta respuesta:

Who are the other politicians you admire in Europe – or indeed, in the US? I see Sarah Palin as a very strong and vital woman who can do good things for the US in future years. I think that Sarkozy is a strong and good leader for France, with the ability and strength to reform his country. It’s absolutely necessary to do that. I’m curious about the renewal of the Tories. It’s interesting what is happening there these days, and I have had the pleasure of meeting with a few of their politicians. They have good ideas, good plans, good reforms, and what I see is that they have gotten back some of the guts that you saw under Margaret Thatcher, who is one of my political heroes. She stood up as so strong in everything that she did, and she fought fights – all necessary ones. This made the UK into a better country, and it made it better for the average British woman after the reforms that she made.

(¿Quiénes son los otros políticos a los que usted admira en Europa –o incluso en los Estados Unidos? Veo a Sarah Palin como una mujer muy fuerte y vital que puede hacer grandes cosas por los Estados Unidos en los años que vienen. Creo que Sarkozy es un líder bueno y fuerte para Francia, con la habilidad y la capacidad de reformar su país. Es absolutamente necesario que haga eso. Tengo curiosidad por la renovación de los tories. Es interesante lo que está pasando estos día y he tenido el placer de encontrarme con algunos de sus políticos. Tienen buenas ideas, buenos planes, buenas reformas y lo que yo ve es que han recuperado algunos de los arrestos que uno veía cuando Margaret Thatcher, que es uno de mis héroes políticos. Ella se mantuvo todo lo firme que se podía en todo lo que hizo y luchó siempre que fue necesario. Ella hizo que Reino Unido fuera un país mejor y a la mujer británica corriente le fue mejor tras sus reformas.)

Admiradora de Sarah Palin, admiradora de Margaret Thatcher, sin miedo al enfrentamiento… Esta mujer se merece un respeto y mi atención a partir de ahora. Prometo seguir su trayectoria atentamente.

¿Y qué ha pasado en las recientes elecciones generales noruegas? Porque Jensen no ha ganado, ¿verdad? Ciertamente. Los tres partidos actualmente en el poder, la coalición verdirroja, ha logrado la mayoría de los escaños del Storting: 86, perdiendo uno con respecto a 2005. Los otros cuatro partidos han conseguido los 83 restantes. Por la cuenta que nos trae, el Partido del Progreso de Jensen ha obtenido su mejor resultado en toda su historia: 41 escaños, subiendo 3 con respecto a 2005.

Pero lo más interesante es lo que ha pasado con los otros tres partidos no pertenecientes a la coalición de gobierno: el Partido Conservador (Hoyre), que ha ganado 7 escaños y ahora dispone de 30 en total; el Partido Cristiano Democrático (Kristelig Folkeparti), que ha perdido 1 y ahora dispone de 10; y el Partido Liberal (Venstre), que ha perdido 8 y se ha quedado con solo 2. ¿Recuerdan que les comenté al principio que uno de las características del nuevo Partido del Progreso dirigido por Jensen era su apertura hacia otros partidos con la intención de empezar a perfilar una futura coalición de gobierno? Pues bien, a esta apertura sólo respondió favorablemente el Partido Conservador mientras que los otros dos se negaron en redondo a sentarse siquiera en la misma mesa que ella. Pues a la vista están los resultados: los dos han perdido votos y escaños que han ido a parar al Partido Conservador, el único que ha aceptado la mano tendida por Jensen. El líder del Partido Liberal, Lars Spondheim, ya ha presentado su dimisión. Bien merecido lo tiene.

En definitiva, que una nueva generación de líderes mundiales está empezando a surgir y esa generación tiene clara una cosa: tienen ojos para ver y agallas para tomar decisiones. No necesitan las anteojeras (ideológicas) que con tanto orgullo lucen dirigentes como el presidente de Estados Unidos. Justo lo que necesitamos en estos tiempos tan convulsos que vivimos cuando cada día que pasa parece que es un día menos para el desastre final. Veo el final de una época, tal vez la definitiva muerte del monstruo marxista que aún anda por ahí camuflado, y el inicio de otra nueva y esa época la inaugurarán personajes como Siv Jensen en Noruega y, Dios lo quiera, Sarah Palin en Estados Unidos. Recemos por ello.

2 respuestas a EL MENSAJE DE SARAH PALIN EMPIEZA A CRUZAR LAS FRONTERAS

  1. Santiago dice:

    Pues parece un horizonte más maduro que el martilleo ideologico que soportamos aqui el hecho de que Liv Jensen, mujer y al parecer con madera de estadista, defienda unos postulados que se alejen del tardo marxismo. Ese que ha creado una camarilla de estomagos agradecidos, de progres de pacotilla subvencionados, de chusma de la SGAE. En fin hasta me parece atractiva para los años que tiene

  2. Santi dice:

    Espero que las cosas cambien en los países nórdicos y se desarme la falacia socialdemócrata, basada en altísimos impuestos y control estatal axfisiante. Creo que esto ya ha ocurrido en Suecia (no sigo muy de cerca las noticias de esos países) y ojalá le siga Noruega con esta mujer y el resto.

    Espero que Siv Jensen y Sarah Palin lleguen al poder en las próximas elecciones y se produzca ese gran cambio político e ideológico. Curioso que ambas sean mujeres y estén imbuidas de las mismas ideas liberadoras del individuo frente al estado. Son una bocanada de aire fresco frente al aire viciado de los políticos socializantes. Las cosas están cambiando con estas nuevas figuras en ciernes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: