MÁS SOBRE SARAH PALIN ES SARAH PALIN


 

Una de las premisas del periodismo es que la actualidad manda. Y es cierto. Todos queremos saber qué es lo que está sucediendo y lo queremos saber ahora, no dentro de una semana, un mes o un año, cuando todo esté claro y se puedan sacar las oportunas conclusiones y comprender qué causas produjeron qué consecuencias. Con la dimisión como gobernadora de Alaska de Sarah Palin pasa lo mismo. Todos queremos saber qué es lo que ha sucedido realmente; no exactamente el hecho de su dimisión sino por qué ha dimitido. Desde el pasado día 3 de julio, todos los bloguistas pro-palinistas estamos desesperados intentando responder a esa pregunta. Y yo el primero. A mí la noticia me llegó el domingo por la mañana y ese día y el lunes por la mañana los dediqué a averiguar todo lo posible. El resultado fue una entrada titulada “Sarah Palin es Sarah Palin” y que publiqué el lunes por la noche. En ella doy mi opinión sobre lo que ha pasado y me aventuro un poco sobre lo que va a pasar. Sin embargo, al haberla escrito con precipitación, no pude incluir algunos datos que me parecen bastante relevantes, pero que en aquel momento no veía como encajar en lo que estaba escribiendo. Podría optar por una actualización de esa entrada, pero no me convence porque se trataría de una actualización demasiado extensa, así que he decidido publicar una nueva entrada, ésta, y ofrecer a todos esos datos que, en su momento, se quedaron en el tintero.

La entrada anterior ya fue demasiado extensa. No me gusta alargarme tanto; ése fue uno de los motivos de que no incluyera finalmente esos datos de los que les hablo. En ésta no quiero hacer lo mismo y voy a tomarme la libertad de no escribir un texto convencional, sino lo que voy a llamar una entrada “impresionista”. Presentaré los datos sueltos con mis comentarios, pero no los hilvanaré en una narración clásica. Serán pequeñas pinceladas que, juntamente con mi entrada anterior, confío en que lleguen a transmitir con fidelidad la que cada vez más se está convirtiendo en una certeza para mí: que el 3 de julio de 2009 empezó todo realmente y que el envite esta vez es definitivo. Será todo o nada. Y Sarah lo sabe. ¿Estaremos a su lado en este momento cuando más nos necesita o vamos a abandonarla? Por si acaso alguien tiene alguna duda todavía, ella nos lo ha dicho muy claramente: “I’m not a quitter”. Y yo le creo y le pido perdón por haber podido pensar que sí lo era. Y estaré a su lado ahora que por fin la lucha va en serio. I’m not a quitter either.

PRIMERA IMPRESIÓN

A comienzos de 2003, tras su fallido intento de obtener la nominación republicana al cargo de lieutenant governor (vicegobernador) en 2002, Sarah Palin fue nombrada por el entonces gobernador de Alaska, Frank Murkowski, chair (presidente) de la Alaska Oil and Gas Conservation Commission (Comisión para la salvaguarda del Petróleo y el Gas de Alaska), su primer cargo político importante. Hasta entonces, su historial político se limitaba a dos mandatos como alcaldesa de Wasilla, lo que no es realmente mucho ya que Wasilla está lejos de ser una localidad importante de Alaska. Así pues, el cargo era una bicoca y Sarah tenía que ser consciente de que podía ser un trampolín perfecto para ella. Sin embargo, apenas un año después, en enero de 2004, Sarah dimitió sorprendentemente en protesta por lo que ella misma calificó como “lack of ethics” de sus compañeros de comisión (y de partido). Incluso presentó una protesta formal contra uno de ellos, Randy Ruedrich, que, para más inri, era entonces el chair (presidente) del Partido Republicano en Alaska, acusándole de trabajar para el partido durante su jornada laboral como miembro de la comisión y de compadreo con una empresa a la que se suponía que debía controlar. Como resultado de la investigación, unos meses más tarde Ruedrich accedió a reconocerse culpable de haber violado la ley y pagar una multa de 12.000 dólares.

Evidentemente, cualquiera que hubiera leído los periódicos entonces hubiera pronosticado sin el menor asomo de duda que su carrera política estaba acabada. No sólo echaba a perder su primer cargo político importante sino que además se embarcaba en una campaña de denuncias acusándoles de “falta de ética”. El establishment no se lo iba a perdonar y para todos estos sesudos expertos, Sarah ya podía pedir perdón lo antes posible o no conseguiría ni un puesto de ordenanza en la administración de Alaska.

¿Qué pasó realmente? Seremos breves: en agosto de 2006, Sarah se presentó como candidata a gobernador en las primarias del Partido Republicano, venciendo al entonces gobernador Frank Murkowski, que optaba a la reelección, y a otros tres candidatos más. Más tarde, Sarah hizo tándem con el senador estatal Sean Parnell, quien había ganado la nominación al puesto de lieutenant governor¸ y se presentó a las elecciones, ganándolas a pesar de no contar siquiera con el apoyo de su propio partido.

¿Realmente cree alguien que a Sarah le importa un pito lo que opinen sobre ella los comentaristas políticos y cuáles son sus “recetas” supuestamente infalibles para llegar a presidente? Políticamente, Sarah nunca estuvo más “muerta” que cuando dimitió del cargo de presidente de la Alaska Oil and Gas Conservation Commission y, sin embargo, su reacción a ello fue doblar la apuesta: no sólo dimito y tiro de la manta sino que encima me presento a las elecciones a gobernadora en contra incluso de mi propio partido. Y ganó esa apuesta cuando nadie se hubiera atrevido a ello. Algún crédito habrá que concederle entonces, ¿no? Además, ya lo dijo ella en su comunicado: “I’ve never believed that I, nor anyone else, needs a title to do this – to make a difference… to help people” (Nunca he creído que ni yo ni nadie necesite un título para hacer esto – para cambiar las cosas… para ayudar a la gente).

SEGUNDA IMPRESIÓN

El pasado día 16 de abril, Sarah Palin viajó a Evansville (Indiana), una localidad demócrata en un estado demócrata, para asistir a la cena de la asociación pro-vida Vanderburgh County Right to Life. Su presencia desató un enorme entusiasmo, agotando inmediatamente los 2.180 boletos para asistir a la cena, además de otros 21.500 para poder seguir la cena en el exterior a través de una pantalla gigante de televisión. Sin embargo, con ser una importante demostración del poder de convocatoria de Sarah (¿qué otro líder republicano sería capaz de hacer lo mismo?), lo más impresionante fue que aunque los líderes republicanos de Indiana le ofrecieron organizar un acto de recaudación de fondos para SarahPAC, su comité de acción político, ella rechazó la oferta porque no quería que su presencia en apoyo del derecho a la vida se viera enturbiado por mezquinas acusaciones de interés económico. Casi 24.000 personas ansiosas de verla. Imagínense una cuestación y que cada uno de ellos hubiera apoquinado una media de 10 dólares, una cifra ridícula, lo que hubiera supuesto 240.000 dólares para el SarahPAC. Pero no quiso. ¿Quién más que ella podría haberse negado? Y encima para aparecer públicamente como una abanderada de la causa pro-vida, una cuestión sobre la cual la gran mayoría de políticos prefieren pasar de puntillas (especialmente sus supuestos rivales por la nominación republicana en 2012). Y es que tal y como dijo entonces el director de la asociación Vanderburgh County Right to Life:

[Palin] walks the walk and talks the talk. She could… be doing other things, but she chose to do this.

[Palin] hace lo que dice y dice lo que piensa. Podría… estar haciendo otras cosas, pero escogió hacer esta.

Ciertamente, Sarah hace lo que dice y dice lo que piensa. Y se escribe sus propios discursos (muchos de ellos los piensa mientras corre, algo que a mí también me gusta hacer con estas entradas). Y si sus discursos levantan olas de entusiasmo es porque son sinceros y están escritos para ser entendidos por todos y no sólo por esa elitista minoría que cada vez más está apoderándose de los resortes del Estado en su propio beneficio. Es por ello que la gente corriente la adoramos: porque nos sentimos plenamente identificada con ella. Sabemos que es una de nosotros y que podemos confiar en ella porque no nos va a decepcionar. Como ha escrito recientemente Jay Valentine en American Thinker (ver aquí):

The fight is between an out of control government led by media and government elites and common sense Americans, of both parties, who have had enough. Sarah Palin is in the enviable, although personally painful position, of being the “anti elite” voice of common sense and shared American values.

(La lucha es entre un gobierno fuera de control dirigido por los medios de comunicación y una serie de elites y los americanos con sentido común, de ambos partidos, que ya han tenido bastante. Sarah Palin está en la envidiable, aunque para mí personalmente dolorosa posición, de ser la “anti elite” voz del sentido común y de los compartidos valores americanos).

Y como señala un poco después:

Ayn Rand said that there is right and there is wrong and everything in the middle is evil. Sarah Palin is not a person from the middle. She has her beliefs and lives them in her daily life. Her children are her life’s work, they are not accessories.

(Ayn Rand dijo que existe el bien y el mal y que todo lo que está en el medio es malo. Sarah Palin no es una persona para estar en el medio. Tiene sus creencias y vive su vida de acuerdo a ellas. Sus hijos son el trabajo de su vida, no son unos meros complementos).

Con Sarah no hay lugar para compromisos o medias tintas; con ella es todo o nada. Por eso podemos estar seguros de que es una de los nuestros.

TERCERA IMPRESIÓN

En su primera entrevista televisada (en la cadena Fox precisamente) después de la derrota electoral del 4 de noviembre de 2008, Sarah hizo unas declaraciones que en su momento levantaron ampollas, pero que a mí personalmente me parecieron muy valientes y de alguna manera me ataron aún más estrechamente a ella. Son estas (ver aquí el vídeo):

I’m like. OK, God. If there is an open door for me somewhere, this is what I always pray, I’m like. Don’t let me miss the open door. Show me where the open door is. Even if it’s cracked up a little bit, maybe I’ll plough right on through that and maybe prematurely plough through it. But don’t let me miss an open door.

(Estoy lista. OK, Dios. Si hay alguna puerta abierta para mí en algún sitio, esto es lo que siempre ruego, estoy lista. No permitas que pase de largo una puerta abierta. Enséñame dónde está esa puerta abierta. Incluso si está un poco rota, tal vez la empuje y tal vez la empuje prematuramente. Pero no permitas que pase de largo una puerta abierta).

Sarah cree en Dios. Sí, ya sé que eso no es nada nuevo, pero es que ella cree verdaderamente en Dios. No como muchos de nosotros que decimos que creemos en Dios, pero a la hora de la verdad actuamos como si Él no existiera. Sarah cree en Dios y ciertamente piensa que si Dios tiene decidido que ella sea presidente de los Estados Unidos, nada de lo que ella haga o deje de hacer podrá impedirlo, y a la inversa, si Dios no tiene decidido ese destino para ella, ya puede desgañitarse dando discursos y cortejando votantes, que nunca lo será. Es por ello que le trae sin cuidado todo lo que puedan decirle sobre cuál es la mejor manera de llegar a la Casa Blanca. Ella actuará siempre como crea que debe hacerlo: rigiéndose únicamente por su fe, sus principios y el bienestar de su familia ante todo. Y no venderá su alma al diablo por la presidencia. Con esto no pretendo decir que Sarah vaya a sentarse cómodamente en el sofá de su casa de Wasilla y esperar a que la elijan sin presentarse siquiera, sino que la certeza que tiene ella de que no está realmente en sus manos el ser presidente sino en las manos de Dios le permite desentenderse de todo aquello que tanto odiamos en la política: trampas, mentiras, cambalaches e hipocresías y que esa es la fuerza secreta que le permite ser siempre ella misma y no pretender moldearse al gusto del asesor político de turno. Ojalá mi propia fe fuera la mitad solo de firme que la suya. Lo confieso. Con una fe así, la vida alcanza toda su plenitud.

CONCLUSIÓN

Creo que ya he escrito bastante y confío en haber podido dar a mis lectores la impresión que pretendo dar sobre Sarah. Una impresión que se puede resumir en una frase de The Aged P, uno de mis bloguistas favoritos, que además sirve de título a uno de sus últimas entradas en Conservatives4Palin (ver aquí):

Sharpen those sabres – The day has come.

Afilad esos sables – El día ha llegado.

Y es cierto. El desconcierto de los primeros momentos no tiene ya ninguna razón de ser y aquellos que hayan caído en la desesperación deberían plantearse si su fe en Sarah es lo suficientemente firme como para continuar a su lado, tal y como ella misma nos ha pedido a todos sus partidarios en su página de Facebook (ver aquí):

I shared with you yesterday my heartfelt and candid reasons for this change; I’ve never thought I needed a title before one’s name to forge progress in America. I am now looking ahead and how we can advance this country together with our values of less government intervention, greater energy independence, stronger national security, and much-needed fiscal restraint. I hope you will join me. Now is the time to rebuild and help our nation achieve greatness!

God bless you! And I look forward to making a difference – with you!

(Compartí ayer con vosotros mis sinceras y francas razones para este cambio; nunca he creído que necesitara de un título antes de mi nombre para forjar el progreso de América. Voy a mirar adelante y ver cómo podemos hacer avanzar juntos este país con nuestros valores de menos intervención del gobierno, mayor independencia energética, una seguridad nacional más fuerte y una muy necesitada moderación fiscal. Confío en que os uniréis a mí. Ha llegado el momento de reconstruir y ayudar a nuestra nación a alcanzar la grandeza.

Que Dios os bendiga. ¡Estoy deseando poder cambiar las cosas – con vosotros!)

Por mi parte, aquí estoy. Y ahora con el doble de ganas que antes. Por fin ha llegado la hora. Estoy listo, you betcha!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: