LA MADRE DE TODAS LAS CALUMNIAS: EL TROOPERGATE (IX)


 

Las conclusiones del informe Branchflower

El investigador contratado por el Alaska Legislative Council (Consejo Legislativo de Alaska), Stephen Branchflower, entregó su informe al Consejo el día 10 de octubre de 2008 y, tras un día de deliberaciones por parte de los miembros de éste, se decidió por unanimidad hacer público ese informe. Para quien quiera ampliar su información o sufra de insomnio, puede consultar aquí el texto completo. Fue éste el informe que tanta expectación levantó durante la pasada campaña electoral, cuando todos los medios de (des)información abrieron sus ediciones con el vomitivo titular: “Palin, culpable de abuso de poder en Alaska”.

Sin embargo, como siempre, entre la verdad y lo que los medios de (des)información dicen que es la verdad suele haber un trecho. En este caso no podía ser menos y así, algunas puntualizaciones deberían ser hechas. La primera, que nadie había declarado todavía culpable de nada a Sarah porque lo que el Consejo había hecho en realidad es simplemente recibir el informe de Branchflower y acordar hacer público su contenido a la espera de que se reúna el Poder Legislativo de Alaska (que no lo haría hasta enero de 2009) para aprobar dicho informe o no. La segunda puntualización estriba en que no se trata realmente del informe completo sino de su primer volumen de 263 páginas, constando el informe completo de varios volúmenes y varios miles de páginas; ése será el “Informe Branchflower” de verdad y ése será el que será estudiado por el Poder Legislativo de Alaska y aprobado o no en su debido momento. La tercer puntualización se refiere a que, precisamente debido a que no se ha hecho entrega de todo el informe, muchos de sus documentos siguen siendo secretos y no han sido hecho públicos. La Oficina de la Gobernadora, de acuerdo con sus declaraciones desde el principio de la investigación, ha ofrecido toda su colaboración en este aspecto y ha ofrecido toda la documentación que se le había requerido libremente, publicándola incluso en Internet cuando ha sido posible para que todos los alasqueños puedan consultarla y sacar sus propias conclusiones, tal y como lo he hecho yo durante la redacción de esta serie.

Lo que sí es cierto es que el primer volumen de ese informe incluye sus conclusiones y que son esas las que han servido para condenar a Sarah antes de tiempo. En concreto, el dichoso informe incluye en sus páginas estas dos conclusiones (además de otras dos que no nos interesan realmente ya que se refieren a la veracidad o no de una baja por enfermedad presentada en su momento por Wooten):

Primera conclusión:

For the reasons explained below, I [Branchflower] find that Governor Sarah Palin abused her power by violating Alaska Statute 39.52.110(a) of the Alaska Executive Branch Ethics Act. Alaska Statute 39.52.110(a) provides

“The legislature reaffirms that each public officer holds office as a public trust, and any effort to benefit a personal or financial interest through official action is a violation of that trust.”

(Por las razones explicadas más adelante, yo [Branchflower] creo que la gobernadora Sarah Palin abusó de su poder al violar el Estatuto de Alaska  39.52.110(a) de la Ley Ética del Poder Ejecutivo de Alaska. El Estatuto de Alaska  39.52.110(a) señala que:

“El Poder Legislativo se reafirma en que todo funcionario público ejercer su cargo disfrutando de la confianza pública y cualquier esfuerzo destinado a la obtención de un beneficio personal o un interés económico a través de su actuación oficial supone una violación de dicha confianza”).

Segunda conclusión:

I [Branchflower] find that, although Walt Monegan’s refusal to fire Trooper Michael Wooten was not the sole reason he was fired by Governor Sarah Palin, it was likely a contributing factor to his termination as Commissioner of Public Safety. In spite of that, Governor Palin’s firing of Commissioner Monegan was a proper and lawful exercise of her constitutional and statutory authority to hire and fire executive branch department heads.

(Yo [Branchflower] encuentro que, a pesar  de que la negativa de Walt Monegan a despedir al Patrullero Michael Wooten no fue la única razón de que fuera despedido por la Gobernadora Sarah Palin, sí que fue probablemente un factor añadido a los que llevaron a su destitución como comisionado de Seguridad Pública. A pesar de ello, el despido por parte de la gobernadora Palin del comisionado Monegan fue un buen y legítimo ejercicio de su autoridad constitucional y estatutaria para nombrar y separar a los jefes ejecutivos de departamento).

En definitiva, que Sarah hizo bien en destituir a Monegan si no le gustaba la manera como ejercía su cargo, pero que como quiera que entre los motivos que pueden haber pesado en su ánimo a la hora de decidirse a ello había uno personal, su actuación fue legal pero abusona. Hizo lo correcto, pero lo que hizo fue feo y puesto que la gente no lee las noticias ni mucho menos se preocupa por leer por su cuenta informes como el de Branchflower para saber si les están dando gato por liebre, sino que les basta con los titulares, pues eso: “Palin, culpable de abuso de poder en Alaska”. A veinte días escasos de las elecciones. Para que la gente se quede con esa idea.

Tenía la intención de poner aquí mis propias conclusiones sobre el informe de marras, pero mientras las redactaba me he dado cuenta de que coinciden palabra por palabra con las que en su momento publicó Rillot en su magistral blog “Sarah Palin en español” (12 de octubre de 2008), así que me he tomado la libertad de copiarlas, agradeciéndole al autor su amabilidad pues estoy seguro de que no le molestará.

La lectura del informe deja una sensación extraña. Parece que Branchflower ha superpuesto una conjetura (Palin quería que se despidiese a Wooten, y no que se le amonestase, retirase temporalmente, trasladase…), una inferencia o deducción sobre pruebas frágiles (cuando Todd Palin le manifestó a Monegan su preocupación por Wooten, lo que estaban haciendo era amenazar a Monegan con su despido si no despedía a Wooten), y una insinuación (Palin despidió a Monegan al menos en parte por no haber despedido a Wooten). Todas las intervenciones, conversaciones, contactos de la Gobernadora Palin y de su marido Todd que recoge este primer informe son transparentes: en ninguna se pide el despido de Wooten a nadie. Algunas de ellas son las que ya se conocían, y son muy anteriores a la elección de Palin. En la página 67 del informe, Branchflower otra vez hace una inferencia:

“estas afirmaciones de que tenían miedo no fueron hechas de buena fe y se ofrecieron para proporcionar cobertura para los motivos reales de la familia Palin: conseguir que despidiesen al Patrullero Wooten por motivos familiares personales”.

Estas interpretaciones a mí personalmente me sorprenden. Más si tenemos en cuenta que el Cuerpo de Seguridad de la Gobernadora sí se tomó en serio las amenazas e inició una investigación por su cuenta sobre Wooten.

Además, Branchflower interpreta el Estatuto sobre Ética de forma estricta: un funcionario del Estado no puede tomar ninguna decisión que beneficie al Estado o al público en general si esa decisión beneficia también al funcionario sin romper el Estatuto de Etica.

Pero las cosas no quedaron así. Sarah tenía un as en la manga: la investigación del State Personnel Board (Junta de Personal del Estado). A ella me referiré en mi próxima entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: