LA MADRE DE TODAS LAS CALUMNIAS: EL TROOPERGATE (VII)


 

Comienzan las investigaciones

Como ya hemos explicado, el 17 de julio de 2008 saltó a la luz pública el Troopergate. Pronto empezó la catarata habitual en los medios de comunicación de revelaciones más o menos ciertas y de vestiduras rasgadas más o menos sinceramente. Sarah no tardó apenas un día en intentar cortar esta avalancha con su declaración pública del 18 de julio, pero fue inútil. Los buitres habían husmeado la carroña y no estaban en absoluto dispuestos a abandonar su presa.

 El 28 de julio, once días después de que se revelara todo el asunto, el Alaska Legislative Council (Consejo Legislativo de Alaska) que, recordemos, es un órgano bipartidista compuesto por miembros de la Cámara de Representantes y del Senado estatales y que se ocupa de adoptar las decisiones necesarias mientras las Cámaras no están en período de sesiones, convocó una reunión para tratar específicamente este tema y decidió por unanimidad (el Consejo se componía en ese momento de ocho republicanos y cuatro demócratas) contratar los servicios de un investigador independiente para que comprobase si realmente había existido abuso de poder por parte de la gobernadora Palin en relación con la destitución del Public Safety Commisioner (comisionado de Seguridad Pública), Walt Monegan.

El encargo de escoger y contratar a ese investigador se delegó en el Council Chairman (presidente del Consejo), el senador Kim Elton (demócrata). Éste, a su vez, nombró al senador Hollis French (demócrata también), entonces chair (presidente) del Senate Judiciary Committee (Comité judicial del Senado), Project Director (director de trabajos), encargándole la elección del investigador, la redacción del contrato correspondiente y la supervisión de toda la investigación. French, de quien ya hemos oído hablar, contrató por tres meses al fiscal retirado Stephen Branchflower y  el contrato fue firmado el 31 de julio de 2008, iniciándose la cuenta del plazo de tres meses a partir del día siguiente. La investigación se suponía que iba a ser, según reza el propio mandato del Consejo:

… profesional, unbiased, independent, objective and conducted at arm’s length from the political process.

(… professional, imparcial, independiente, objetiva y conducida a una distancia prudencial del proceder político).

elton

El senador estatal Kim Elton. Titiritero segundo en toda la trama del Troopergate. El titiritero principal fue el otro senador estatal, Hollis French. Y el muñeco de guiñol, Monegan (¡maldita sea su estampa!)

Una vez conocida la apertura de la investigación por parte de Branchflower, Sarah declara públicamente su apoyo a la misma y se ofrece a colaborar en todo lo que sea preciso. Sin embargo, no se limita a esperar acontecimientos y le encarga a Talis Colberg, Alaska Attorney General (fiscal general de Alaska), que abra su propia investigación interna, la cual dio comienzo a finales de julio también.

La investigación del fiscal general de Alaska

Los resultados de dicha investigación fueron hechos públicos tan pronto como concluyó la investigación, el 13 de agosto de 2008. En ellos, el fiscal general había identificado un total de dos docenas de contactos entre miembros de la Administración Palin y responsables del departamento de Seguridad Pública relacionados con el asunto Wooten, entre ellos la famosa llamada de Frank Bailey al teniente Dial, que fue la única que el fiscal general consideró “inadecuada”. Sarah declaró posteriormente que la mayoría de esos contactos eran desconocidos para ella y que en ningún momento había dado instrucciones a sus colaboradores para que los entablaran. En sus propias palabras:

Many of these inquiries were completely appropriate. However, the serial nature of the contacts could be perceived as some kind of pressure, presumably at my direction.
(…)
I do now have to tell Alaskans that such pressure could have been perceived to exist although I have only now become aware of it.

(Muchos de esos contactos fueron completamente adecuados. Sin embargo, la persistencia de estos podría interpretarse como algún tipo de presión, presumiblemente bajo mi dirección.
(…)
Ahora sí que tengo que confesar a los alasqueños que tal presión pudo haberse interpretado como existente aunque es sólo ahora cuando me doy cuenta de ello).

Como consecuencia de dicha investigación, Frank Bailey fue suspendido de sus funciones como Governor’s Director of Boards and Commissions (director de Consejos y Comisiones de la Gobernadora), quedando a la espera de conocerse el resultado de la investigación legislativa para tomar una ulterior decisión sobre él. Si no fue destituido inmediatamente fue, en palabras de una portavoz de la gobernadora Palin, para que ésta “pueda darle las indicaciones oportunas de cara a prestar toda su colaboración al Sr. Branchflower”.

POSTDATA

Las sospechas sobre Branchflower

Una comisión de investigación dirigida por un conocido rival político de la gobernadora actualmente en el cargo resulta difícil de creer que pueda ser imparcial. Al menos en España no estamos acostumbrados a ello. En el caso de la investigación sobre el Troopergate, todas las alarmas saltaron inmediatamente tan pronto como se supo que el escogido para llevarla a cabo iba a ser Stephen Branchflower.

¿Por qué esa suspicacia? Porque simplemente con echarle un vistazo al currículo de Branchflower uno ya puede imaginarse el motivo por el cual fue escogido. Recordemos que Monegan había sido policía en Anchorage, llegando incluso a ser el jefe superior en 2001, antes de ser nombrado comisionado de Seguridad Pública por Sarah. Pues resulta que Branchflower había sido ayudante del Fiscal del Distrito en Anchorage desde 1974 hasta 1998, siendo prácticamente imposible que no haya colaborado de una u otra manera con él en algún momento. Es más, su esposa trabajó también como detective (inspectora) en la policía de Anchorage, llegando a servir incluso bajo el mando de Monegan, pues no se jubiló hasta 2002. De hecho, existe un artículo en el Anchorage Daily News del 31 de enero de 2001 en la que se reproducen citas suyas alabando al nuevo jefe de Policía.

Con este historial, resulta increíble su elección para esta investigación habiendo tantas y tantas personas capacitadas que no habían tenido en toda su carrera el más mínimo contacto con Monegan. Lógicamente, muchas personas pensaron que con ello quedaba inmediatamente descartada cualquier posibilidad de una investigación imparcial y que, al contrario, se iba a tratar de una “caza de brujas” en la cual la presa iba a ser la gobernadora.

Y es que de la misma manera que contratar para la investigación a un compañero de patrullas de Wooten hubiera sido visto como impropio, hacerlo con alguien que levantaba tantas sospechas de haber tenido relaciones profesionales previas con Monegan (y no sabemos si hasta de amistad) no parecía ser la mejor de las elecciones. Fue en ese momento cuando muchos alasqueños pensaron que iba a ser todo inútil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: