LA MADRE DE TODAS LAS CALUMNIAS: EL TROOPERGATE (II)


 

El divorcio

El matrimonio entre Molly y Mike Wooten se rompió definitivamente en abril de 2005, cuando Molly presentó una demanda de divorcio ante los tribunales. Este hecho se produjo el día 11 y, en consecuencia, podemos decir que ésa fue la fecha de inicio de lo que con el tiempo iba a ser conocido como el Troopergate, en un burdo intento de asimilarlo a otros escándalos políticos más o menos recientes.

La mejor manera de relatar lo que sucedió durante el proceso de divorcio de Molly y Mike Wooten es, en mi opinión, en forma de diario, indicando la fecha en que se produjo cada incidente. Comenzamos pues.

Abril de 2005

Día 11: Molly presenta ante el tribunal correspondiente una demanda de divorcio. En vista de las circunstancias alegadas, el juez dicta inmediatamente una DPVO (Domestic Violence Protection Order, orden de protección contra la violencia doméstica) temporal, con una duración de 20 días, a favor de Molly,  además de concederle la custodia de sus hijos. Dicha DPVO estaba condicionada a su revisión en una vista señalada en un principio para el 27 de abril, pero que realmente tuvo lugar el 9 de mayo, para decidir si se renovaba o no y con qué alcance. Una vez obtenida la DPVO, el padre de Molly, Chuck Heath, telefonea a la policía para que estén al corriente de ello. La llamada la recibe el sargento Burke Waldron, de los AST, quien se da por enterado de la existencia de esa DPVO y además es informado por Heath de que Wooten le ha amenazado de muerte si contrata a un abogado para que ayude a su hija Molly durante su divorcio, así como de que ha amenazado también a su otra hija, Sarah, con “arruinarla” si interviene ella también.

Cabe destacar que el motivo de que Wooten estuviera tan disgustado por la posible intervención del padre de Molly estribaba en que ésta no tenía dinero suficiente para pagarse un abogado por su cuenta y la única manera de que pudiera contar con sus servicios era que su padre se lo pagara, como éste así hizo.

Al mismo tiempo, el vecino de Molly y Mike Wooten, Paul Page, telefonea a su vez al mayor Howard Starbard, de los AST también, y le informa de varios hechos relacionados con el trooper Wooten que conoce porque Molly y su padre se los han contado. Así, Page reitera que Wooten amenazó a Heath y además revela que Wooten toma ilegalmente esteroides y testosterona, que consume alcohol abusivamente de manera habitual y que se ha visto implicado en un caso al menos de abuso de autoridad.

Ante las nuevas noticias, el sargento Waldron le devuelve la llamada a Heath, pero como quiera que Molly estaba presente cuando la recibe, el sargento Waldron habla directamente con ella quien le explica que es cierto que Wooten ha amenazado a su padre si éste le procuraba un abogado, que es precisamente lo que ha hecho. Molly reconoce que Wooten nunca le ha agredido, pero que actúa de una manera muy intimidante con ella (señalemos que Wooten mide 195 cm y pesa 117 kilos mientras que Molly mide 157,5 cm y pesa 54 kilos). Además de las amenazas a su padre, Molly reconoce que Wooten bebe demasiado, habiendo sido detenido incluso en una ocasión por el trooper David Herrell por conducir en estado de embriaguez (aunque no está claro si se trató de una detención formal o no) y que consume ilegalmente testosterona que le proporciona un amigo que practica el levantamiento de pesos.

Según Molly, esta manera de comportarse no es nueva sino que todo empezó dos años atrás, en 2003, pero que ahora está realmente asustada de lo que Wooten pueda hacer cuando descubra que efectivamente su padre ha contratado los servicios de un abogado para que la ayude.

En fecha indeterminada: Chuck Heath vuelve a ponerse en contacto con el sargento Waldron y le cuenta un nuevo incidente causado por Wooten: la agresión a su hijastro, Payton, de 11 años, con su pistola eléctrica reglamentaria (“Taser”).

Basándose en todas estas declaraciones, los AST abren una investigación interna y comienzan a interrogar a los implicados en los hechos.

Mayo de 2005

Día 2: Sarah es interrogada por el sargento Ron Wall (AST), estando presente su hermana Molly, y declara que tanto ella como su hijo mayor Track pudieron oír las amenazas de muerte proferidas por Mike Wooten el 17 de febrero de 2005, gracias a que Molly, que la había telefoneado poco antes para advertirle de que Mike estaba furioso, dejó adrede sin colgar el teléfono móvil durante una discusión entre ellos dos. En concreto, las amenazas proferidas por Wooten fueron:

If your dad helps you through this divorce, if he gets an attorney, he’s gonna eat a fucking lead bullet! I’m gonna shot him!

I’m gonna make your life Hell! I’m gonna take you down! I’m gonna take your sister down! I’m gonna ruin your family!

I know people in all the right places, in high places. I know judges. I know attorneys. I have relationships with these guys. You guys are all going down.

I’m gonna fucking kill your dad!

(¡Si tu papá te ayuda en lo del divorcio, si contrata a un abogado, se va a comer una jodida bala de plomo! ¡Le voy a pegar un tiro!

¡Voy a hacer de tu vida un infierno! ¡Voy a hundirte! ¡Voy a hundir a tu hermana! ¡Voy a arruinar a tu familia!

Conozco a gente en todos los puestos adecuados, en puestos altos. Conozco jueces. Conozco abogados. Me trato con todos esos tipos. Vosotros os vais a hundir.

¡Voy a matar de una jodida vez a tu padre!)

Después de oír esto, y sabiendo que no ha habido agresiones físicas, Sarah decide que es mejor no denunciar a Mike Wooten para no perjudicar su carrera, confiando en que no se trate más que de un berrinche morrocotudo y un montón de exabruptos. Para quien quiera ampliar información, puede leer aquí la declaración de Sarah a los AST.

Día 9: Un tribunal repasa los detalles concernientes a la DVPO temporal concedida a Molly y decide no renovarla al no poder demostrar el abogado de ésta ningún caso de violencia física, tanto explícita como implícita.

Agosto de 2005

Día 10: Sarah envía un mensaje de correo electrónico a la jefa de los AST, la coronel Julia Grimes, quejándose sobre Wooten y añadiendo dos nuevos hechos relacionados con la caza ilegal a la larga lista de incidentes ya existente. Además, incluye una lista de quince testigos de todos estos hechos recopilada por un investigador privado contratado por ella misma. En concreto, los testigos son:

  • Molly McCann (esposa de Mike Wooten)
  • Payton McCann (hijastro de Mike Wooten)
  • Sarah Palin (cuñada de Mike Wooten)
  • Bristol Palin (hija de Sarah Palin)
  • Charles Heath (suegro de Mike Wooten)
  • Paul Cossette (amigo de Mike Wooten)
  • Paul Page (vecino de Molly McCann y Mike Wooten)
  • David Herrell (AST)
  • Adrian Lane (amigo de Charles Heath)
  • Marilyn Lane (amiga de Charles Heath)
  • Steven Menard (amigo de Molly McCann)
  • Greg Goodale (supervisor de un vertedero)
  • Track Palin (hijo de Sarah Palin)
  • Barry Lowe (empleado de un vertedero)
  • Chris Brightbrill (camarero)

 Sarah describe a Wooten en su mensaje de correo electrónico como un peligro y se queja de la imagen que está dando de los Alaska State Troopers (Patrulleros del Estado de Alaska). Para quien quiera ampliar información, puede leer aquí el mensaje de correo electrónico de Sarah.

Día 18: Como consecuencia de su mensaje de correo electrónico, Sarah es entrevistada de nuevo por el sargento Ron Wall (AST), junto con su marido Todd y Chris Brightbrill, un camarero testigo de uno de los incidentes relatados por Sarah en su mensaje de correo electrónico, ratificándose todos ellos en sus denuncias. Además, Sarah aclara que no advirtió a su padre de las amenazas proferidas por  Wooten hasta dos semanas después porque no pensaba que fuera a tener intención de cumplirlas, ya que no tenía ningún motivo para odiar a su padre. Sin embargo, el propio Chuck Heath declaró que no fueron dos semanas sino un mes lo que tardaron sus hijas en advertirle. Para quien quiera ampliar información, puede leer aquí las declaraciones completas de los tres.

Octubre de 2005

En fecha indeterminada: El tribunal se pronuncia sobre el divorcio de Molly y Mike Wooten. El caso es visto por el juez John Suddock, quien reitera que la DVPO es innecesaria por falta de evidencia de que Wooten sea una persona violenta y se sorprende por los repetidos esfuerzos de la familia de Molly por conseguir que sea despedido del trabajo con lo que ello supondría de imposibilidad para hacer frente a la pensión de manutención de sus dos hijos, llegando incluso a plantearse el conceder la custodia de los hijos a Wooten si la familia de Molly no desiste de su actitud. Durante el juicio, un representante del sindicato de los AST, el PSEA (Public Safety Employees Association, Asociación de Empleados de Seguridad Pública), que no un representante oficial de los AST,  declaró a favor de Wooten, señalando que, en opinión del sindicato, la docena de quejas que la familia de Molly ha presentado contra él son una prueba del acoso a que se ha visto sometido éste con la intención de obtener unas condiciones más favorables en el divorcio.

Enero de 2006

Día 31: El divorcio de Molly y Mike Wooten es concedido finalmente, pero el juez Suddock advierte a la familia de Molly contra continuar con sus críticas a Wooten. A pesar del divorcio, los problemas entre ambas partes referidos a la custodia de sus hijos en común, su pensión de manutención y los derechos de visita continuaron a lo largo de todo 2007 y 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: