UN POCO DE SABIDURÍA POPULAR: QUIEN SIEMPRE ME MIENTE, NUNCA ME ENGAÑA (I)


 

Sarah Palin fue escogida por John McCain como su candidata a la vicepresidencia deprisa y corriendo.

Y como quiera que las prisas nunca son buenas consejeras, la precipitación a la hora de seleccionar a su compañero de ticket provocó que se escogiera a alguien claramente inadecuado con el resultado que se podría prever: montones de sorpresas sobre ella, todas desagradables. Tsk, tsk, tsk, si es que estos republicanos cada día están más de capa caída, ¿eh?

palin-smear-stick

Esta chorrada es común a todos los medios de (des)información: Sarah no fue adecuadamente cribada cuando se abrió el proceso de selección del compañero de McCain en el ticket republicano. De hecho, ni McCain ni su equipo sabían nada acerca del embarazo de Bristol, la hija mayor de Sarah (¡bombazo que les estalló en la cara!), la multa de tráfico impuesta a Todd por conducir borracho hace veinte años (¡otro bombazo!) y demás noticias que fueron apareciendo sobre ella durante la campaña electoral.

Pero la culpa no es toda de Sarah por tener un pasado siniestro y un presente vergonzante, sino también del viejo chocho de McCain por no ser capaz de organizar adecuadamente un equipo de selección que se informara convenientemente sobre todos y cada uno de los candidatos propuestos. Según parece, McCain sólo había hablado brevemente una vez con Sarah antes de que le ofreciera el puesto. Fuera de eso, nadie tuvo la idea de ir a Alaska a informarse un poco siquiera sobre ella.

¡Oh, cielos! ¡Cuánta tontería! Me dan náuseas… ¿Dónde habré dejado el Primperan?

palin-truth-stick

McCain será medio demócrata, pero tonto del bote no. Por supuesto que tenía un equipo dedicado a la selección de su candidato a la vicepresidencia. Un equipo encabezado por Arthur B. Culvahouse, Jr., antiguo asesor de Ronald Reagan (¡bendita sea su memoria!) y cuyos trabajos duraron entre 4 y 5 meses antes de que se pusieran de acuerdo en que Sarah era la persona idónea para acompañar a McCain y reforzar su mensaje de “cambiar Washington”.

El trabajo de selección, que fue exhaustivo, comprendió la recopilación de todas las noticias publicadas en los medios de comunicación sobre la persona de que se tratara, análisis de sus posturas políticas, asuntos de cualquier tipo en los que se hubiera visto involucrado, revisión de sus estados de cuentas, una entrevista personal y un cuestionario de 70 páginas lleno de preguntas tales como “¿Ha pagado alguna vez para tener sexo?” como traca final.

Sarah fue la única de los seis candidatos finales que llegó a superar todas estas fases y, por tanto, la elegida por McCain y su equipo. Por cierto, que estos candidatos fueron, según la mayoría de las fuentes, los siguientes:

Mitt Romney, ex-gobernador de Massachussets.
Joe Lieberman, senador junior por Connecticut.
Charlie Crist, gobernador de Florida.
Tim Pawlenty, gobernador de Minnesota.
Sarah Palin, gobernadora de Alaska.
Tom Ridge, ex–gobernador de Pennsylvania.

Sarah proporcionó libremente toda la información referida a ella y a su familia al equipo de McCain, el cual a su vez proporcionó esa información a los medios de (des)información, que pusieron el grito en el cielo cuando se enteraron, afectando estar escandalizados como monjitas asaltadas por un exhibicionista callejero por semejantes revelaciones.

¡Ay, Señor! Sólo que se hubieran dado una vuelta por el Chicago del entonces candidato demócrata a la presidencia, la multa de tráfico de las narices de Todd hubiera resultado risible en comparación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: