UN POCO DE SABIDURÍA POPULAR: QUIEN DICE DE MÍ, MÍRESE A SÍ (V)


 

Sarah exigió que en las escuelas públicas de Alaska los programas de educación sexual sólo contemplaran el recurso a la abstinencia.

Esta calumnia supone el tercer intento por parte de los izquierdistas de lograr algo de “justicia poética” en el caso de Sarah, ya que si esto hubiera sido cierto, bien que podrían haberle reprochado el embarazo de su propia hija adolescente, Bristol, y culparla de ello por no haber permitido que se informara lo suficientemente sobre métodos anticonceptivos (porque está claro que cuando eres joven y las hormonas se disparan, la abstinencia –con o sin duchas frías- no es una solución), lo que le hubiera evitado un embarazado no deseado. ¿Saben? Lo peor de estos tipos no es que mientan mucho y con todo el descaro, sino su pretensión de que encima lo hacen por nuestro bien.

palin-smear-stick

Como siempre, la calumnia fue lanzada anónimamente y rápidamente llegó a los medios de (des)información nacionales, donde parece que todos sus componentes faltaron a clase el día en que se explicó cómo contrastar una información y asegurarse de que es cierta. Debió de tratarse de una verdadera epidemia, ¿no?

abstinence

Un medio de (des)información haciendo lo que mejor sabe hacer: mentir conscientemente. Y luego me preguntan porqué no veo los telediarios.

palin-truth-stick

Vamos a por ellos. El propio Anchorage Daily News (anti-palinista feroz, recuerden) en su investigación sobre este asunto reconoció en su momento que en las escuelas de Alaska (todas ellas públicas porque la constitución del Estado no permite las privadas) se enseña educación sexual normalmente, incluyendo en su temario el concepto de abstinencia, que, siguiendo los requerimientos estatales, es aconsejada especialmente, pero sin que se obvien los métodos de control de natalidad. En concreto, en el instituto de Wasilla donde estudiaba Bristol cuando se quedó embarazada, se enseña lo mismo que en el resto de institutos, lo que en palabras de uno de los propios padres se puede resumir como:

Don’t do it, but if you do, use birth control… risks… blah, blah, blah.

(No lo hagas, pero si lo haces, usa métodos anticonceptivos… riesgos… bla, bla, bla).

Cuando Sarah se presentó como candidata a gobernadora en 2006, tuvo que rellenar un cuestionario en el Anchorage Daily News en el que se le preguntaba, entre otras cosas, si preferirá financiar programas pro-abstinencia antes que programas de educación sexual explícita. Su respuesta fue:

Yes, the explicit sex-ed programs will not find my suport.

(Sí, los programas de educación sexual explícita no tendrán mi apoyo).

Al mes siguiente, en una entrevista radiofónica, Sarah aclaró a qué se refería cuando hablaba de “sexo explícito”. Interrogada sobre si eso abarcaba la explicación del uso de condones, Sarah respondió que no y que considera esas explicaciones relativamente benignas Además, añadió que no se opone a los métodos anticonceptivos y que:

(…) and I think kids who may not hear about it at home should hear about it in other avenues. So I am not anti-contraception. But, yeah, abstinence is another alternative that should be discussed with kids. I don’t have a problem with that. That doesn’t scare me, so it’s something I would support also.

(… y creo que los chicos que pudiera ser que no oigan hablar sobre ello en casa deberían hacerlo en otros lugares. Así pues, no me opongo a los métodos anticonceptivos. Pero, sí, la abstinencia es otra alternativa que debería explicarse a los chicos. No supone ningún problema para mí. No me asusta, así que es algo que apoyaré también).

Así pues, podemos concluir que Sarah no es en absoluto lo que han pretendido hacernos creer. Ni sueña con regalar un cinturón de castidad a cada joven de Alaska ni pretende establecer la castidad por ley. Sencillamente, quiere que todos los jóvenes de Alaska dispongan de toda la información posible y, sobre todo, quiere que entiendan que la sexualidad es algo más que un mero disfrute carnal y que implica muchas más cosas que un momento de placer. Por supuesto, a la izquierda, la idea de que se enseñe a los jóvenes cosas tales como responsabilidad, capacidad de decisión, autodominio y conciencia del compromiso con otra persona, le aterra porque si llegaran a aprendérselo dejarían inmediatamente de ser presa fácil para ellos.

¡Caramba, cómo odia la izquierda la libertad! ¡Y aún pretenden darnos lecciones de ello!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: