UN POCO DE SABIDURÍA POPULAR: QUIEN DICE DE MÍ, MÍRESE A SÍ (I)


 

Sarah no vendió el jet del gobernador de Alaska en eBay

Recordemos que uno de los momentos estelares del discurso de aceptación de Sarah durante la pasada convención republicana de septiembre de 2008 fue éste precisamente:

While I was at it, I got rid of a few things in the Governor’s Office that I didn’t believe our citizens should have to pay for. That luxury jet was over the top. I put it on eBay.

(Cuando conseguí el cargo [de gobernadora], me libré de unas cuantas cosas del puesto que no creía que nuestros ciudadanos tuvieran que pagar por ellas. Ese avión de lujo era lo primero de la lista. Lo puse en eBay).

Los dementes esos que se pasan el día persiguiendo a Sarah a ver si pueden pillarla en un renuncio rápidamente saltaron clamando que era mentira y que de ninguna manera había vendido el avión que compró el antiguo gobernador, Frank “Mucholujo” Murkowski, en eBay. ¿Y saben qué? Por una vez tenían razón. Por una vez estaban en lo cierto. Y por una vez, no voy a poner el rótulo de “Palin Smear” porque no se trata de ninguna calumnia. Lo que sí que hay es mala intención al no explicar el final de la historia: Sarah puso el avión en venta en eBay, pero no logró venderlo por ese medio… ¡así que lo vendió por otro! Y para repasar la historia del avión ese de las narices, voy a autocitarme, algo que me hace mucha ilusión porque esta historia ya la traté cuando repasé la biografía de Sarah. Hela aquí:

Además, Sarah cumplió con otra de sus propuestas de campaña al deshacerse del avión, un Westwind II, que el anterior gobernador, Frank Murkowski, había comprado en 2005 por 2,7 millones de dólares para sus viajes a través del estado en contra de la opinión de los legisladores y de la opinión pública. En agosto de 2007, el avión fue anunciado en eBay al precio de 2,5 millones de dólares, pero al no poder venderse se recurrió finalmente a los servicios de una empresa privada, Turbo North Aviation, quien sí que logró venderlo por 2,1 millones de dólares a Larry Reynolds, un hombre de negocios. (Una nota sobre el asunto del avión: Alaska es un estado enorme y en su mayor parte no urbanizado y con pocas carreteras, por lo que no es en absoluto extraño que los miembros de la administración utilicen un avión para sus viajes; lo que sí que es inusual es que reclamen para ello un avión de lujo como lo es el Westwind II en lugar de conformarse con los aviones más pequeños y sencillos de que dispone la administración; eso es lo que irritó a todos: la arrogancia de Murkowski, no el hecho en sí de viajar en avión). Y como quiera que Murkowski era un hombre a quien le gustaba vivir realmente bien, Sarah prescindió también de los servicios del chef personal del gobernador y de su chófer.

Pues ya está. Qué fácil, ¿no?

avion

La verdad es que es un pedazo de avión. He puesto otra vez la foto a ver si hay suerte y la ve Murkowski, que todavía tiene que estar furioso por no poder disfrutarlo, y le da una pataleta: “¡Yo quiero mi avión, yo quiero mi avión, yo quiero mi avión…!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: